Agua, ese tesoro: para paliar la escasez, más innovación

 
EXTRACTO GRATUITO

VILLA MERCEDES, San Luis.– La innovación y el análisis de datos pueden ser las llaves para paliar la que sufrirá el planeta en los próximos años. Más todavía: serán la herramienta para acelerar la cobertura mundial de saneamiento y la lucha contra

Plataformas digitales con información certera sobre acceso al agua, nuevos métodos para sanear agua contaminada y cooperación entre los sectores sociales son algunos de los mecanismos que pueden permitir encontrar las soluciones. En la Argentina es necesario poner manos a la obra: hay cinco millones de personas que no tienen acceso al agua segura, a lo que se le suma otro millón que debe caminar por lo menos 10 kilómetros para conseguirla.

Éstas son las principales conclusiones que dejó la cuarta edición del Congreso Mundial del Agua, que acaba de terminar en esta ciudad. "La innovación es muy importante, pero necesitamos algo más: la convergencia entre la innovación tecnológica y social, no hacerla sólo para aquellos que pueden pagarla", explica apasionadamente Alfredo Zolezzi Garretón, un diseñador industrial chileno.

Zolezzi Garretón inventó un método para potabilizar agua contaminada convirtiéndola en plasma, el cuarto estado de la materia.

"Toda la capacidad que se utilizó para llevar al hombre a la Luna hoy está 120 veces en un iPhone. ¿Cómo es posible que no hayamos crecido de igual manera para resolver problemas sociales?", se pregunta este inventor que no vende la patente de su invento porque quiere que se le garantice la producción a escala para que cada familia que lo necesita cuente con su propio equipo potabilizador.

Zolezzi conduce el Centro de Innovación Avanzada en Viña del Mar, formado con tecnología que era de la NASA y que el gobierno de EE.UU. le cedió. Zolezzi se propuso hacer un centro avanzado de innovación dedicado a buscar solución a los problemas humanitarios.

El Plasma Water Sanitation System es uno de los inventos. Es un tubo de vidrio conectado a unos electrodos que adentro tiene otro tubo más pequeño por el cual pasa el agua contaminada. Cuando lo prenden, el tubo se pone de un color violeta intenso, el agua se acelera a gran velocidad, produce un vacío y una descarga eléctrica hace que el líquido se convierta en plasma, y en él mueren al instante todas las bacterias y virus, antes de salir otra vez como agua del tubo.

La iniciativa, impulsada por la Fundación Avina, puede purificar 35 litros de agua en unos minutos, pero Zolezzi necesita que le aseguren que los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA