Agobiadas por la inflación, las familias vuelven al mayorista

 
EXTRACTO GRATUITO

Café, aceite, lamparitas, papel higiénico y algunos paquetes cerrados. El carro, del tamaño de una cuna, le queda holgado a la compra familiar de Luisa, que hace unos seis meses cambió el supermercado por este galpón ubicado en el Abasto. Llenar las alacenas una vez al mes le permite un ahorro que, dice, supera cualquier promoción de los minoristas.La mujer que hacía las compras con su marido el miércoles por la mañana en el mayorista Vital, ilustra una tendencia creciente: las familias compran al por mayor para cuidar su economía. En retrospectiva, se trata de una costumbre argentina que vuelve con los ajustes domésticos. La causa, esta vez, eshttp://www.lanacion.com.ar/inflacion-t46867El presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas, Alberto Guida, reconoció "el aumento de clientes minoristas", pero indicó que "aún representa un volumen bajo en el negocio mayorista".En Vital, señaló el gerente general Eduardo Pochinki, "las ventas a consumidores finales están creciendo cada año; cada vez son más los que hacen compras de volumen, mucho más inteligentes, ya que el ahorro oscila entre 15 y 25 por ciento".Las familias que cambian su hábitat natural de compras se stockean en estas góndolas altísimas, y vuelven al súper, especialmente, por alimentos frescos. "En general, este tipo de consumidores destina la primera compra del mes al mayorista y continúa con reposiciones en cadenas minoristas", agregó Pochinki.Atentos a la afluencia de nuevos clientes, los grandes centros de venta fortalecieron su estrategia minorista, con una mejora en la oferta de productos fraccionados. "Desde hace unos meses se permite comprar casi todo fraccionado. Si antes la gente que compraba para su casa era un 10% entre los comerciantes, ahora es la mitad; lo que pasa es que en volumen y facturación siempre gana el mayorista", explicó Maximiliano, un repositor de lácteos de larga data en el mayorista de calle Gallo.A diferencia de los supermercados, los mayoristas no ofrecen porcentajes de descuentos con bancos, y, en general, sólo permiten pagos en efectivo o débito, lo que impide licuar el gasto en cuotas por el efecto de la inflación. Tampoco se ofrece allí la lista completa de 500 productos congelados...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA