Afloran, de nuevo, los viejos odios

 
EXTRACTO GRATUITO

Pasan demasiadas cosas juntas en el país y la atención humana es limitada. Esto vale incluso para el oficio insalubre del periodista, que dedica el día a seguir la actualidad con el objeto de conferirle un orden para poder contarla. Mientras informa los cambios que se desarrollan en la superficie, el periodista advierte con los años que debajo, en el sustrato, nada cambia. Aquello que permanece adopta nuevas formas, siempre distintas, en el plano de lo visible. Eso es todo. A veces este trabajo se siente inútil, una pérdida de tiempo. Se parece a narrar las olas del mar, una tras otra. Al mismo tiempo, eso no es poco, porque las olas pueden ser mansas y tranquilas o crecer hasta adoptar el poder destructivo de un tsunami. La fuerza de la ola, sin embargo, viene de abajo. Del mar.

Hace 15 días que los argentinos miramos hacia el mar. Y en estos 15 días nada cambió. Los cambios se dieron en tierra. Una dolorosa vigilia dio paso a la resignación. Antes, la angustia de los familiares de los 44 tripulantes del fue también bronca y desconsuelo. La esperanza era poca, pero había casi 30 buques, nueve aeronaves y más de 4000 hombres de 18 países empeñados en lo improbable. Hace dos días, la Armada informó que ya no se persigue el milagro. No ha de ser fácil que la confirmación de la muerte de un ser querido llegue por decisión administrativa o por los dictados de un protocolo de rigor. Pero nada en esta historia es sencillo. La Justicia deberá investigar si los males atávicos de la corrupción han determinado, en 2014, la suerte de estos 44 marinos ahora muertos en el abnegado cumplimiento del deber. No sorprendería. Estamos acostumbrados, en este país, a que la codicia criminal de algunos poderosos represente la muerte de los anónimos que cumplen con su deber. Si así fuera, y aunque son tragedias muy distintas, la del ARA San Juan sería, en el mar tumultuoso del país, una ola similar a la de Once.

Hay, sin embargo, otra cosa que también afloró en este caso. Me refiero a la división. No hablo de saludables diferencias de opinión o de miradas, sino de posiciones abrazadas como dogmas que no dejan resquicio para el entendimiento o la tolerancia. Posiciones que implican la anulación o la aniquilación del otro. En el caso del ARA San Juan, el destino de esas vidas atrapadas en una cápsula perdida debería despertar una natural y espontánea compasión. Pero no. Las divisiones ciegas e inconciliables que marcan la historia argentina han aparecido...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA