Aerolíneas: el detrás de escena de la sanción

 
EXTRACTO GRATUITO

Las cifras son relativas, tanto que sólo toman entidad si se las compara con otra. Es por eso que 320 millones de dólares pueden parecer muchísimo, casi inimaginable o muy poco.

Hace dos semanas, el tribunal arbitral del Banco Mundial fijó su postura respecto del reclamo que desde 2009 mantenía el Grupo Marsans (en realidad, el fondo que se hizo cargo del litigio) al Estado, por la expropiación de Aerolíneas Argentinas, Austral, Jet Pak, Optar y Aero Handling.

El laudo dice que el Tesoro deberá indemnizar a los españoles con un monto de US$ 320 millones, equivalentes a alrededor de $ 5760 millones. La decisión supondrá seguramente largos momentos de estudio de cada una de las 613 páginas que tiene el laudo.

Aquel monto, casi una indemnización por la torpeza, serviría para construir tres Metrobus como el de La Matanza, recientemente inaugurado por el presidente Mauricio Macri. Los 16 kilómetros de traza tuvieron un costo de $ 1700 millones. La comparación con esa emblemática obra bonaerense hace sentir a aquellos US$ 320 millones como una fortuna. Pero si se la compara con los alrededor de US$ 6000 millones que consumió Aerolíneas Argentinas desde 2008, la cuenta toma otra dimensión.

En la Procuración del Tesoro, que conduce Bernardo Saravia Frías, reconocen que aún no decidieron cuál será el camino a seguir. No tienen tantos. El primero, es abrir una negociación con los dueños del pleito. Pero aquí el primer problema: Marsans no vendió los derechos del juicio sino que un fondo, Burford, a cambio de una comisión, solventó el proceso. Entonces, a la hora de negociar, deberían sentarse a negociar con Marsans. Pero la compañía española, que en realidad está integrada por tres sociedades, está en proceso de quiebra, y por lo tanto, los acreedores de estos juicios tienen derecho a voz y voto.

Pero pagar no es la única posibilidad. La Procuración podría apelar la decisión o, en su caso, pedir la nulidad. Si apela, no se abrirá un tribunal de alzada ya que el procedimiento del Ciadi no lo prevé. Lo que sucederá es que los mismos árbitros revisarán el laudo y, según la propia jurisprudencia, suelen haber modificaciones en los montos pero no en el fondo, salvo que aparezcan hechos nuevos. No parece ser el caso.

La tercera opción, que es la que se estudia por estos días, es pedir la nulidad del proceso. El problema de ir por este camino es que la Argentina abusó del recurso en los años anteriores y lo usó como una forma de dilatar las negociaciones y los pagos. "A diferencia de otros casos en los que se pidió absurdamente y sin mayores fundamentos, hay un fallo en disidencia que tiene algunos argumentos que nos pueden ayudar. Pero hay tiempo aún", dijo una fuente de la Procuración.

Como todo lo que sucede en cada una de las noticias sobre la aerolínea de bandera, el laudo del Ciadi encendió pasiones. "Por la inmensa torpeza y arrogancia que el gobierno anterior tuvo con Aerolíneas, el país fue condenado a pagar 320 millones de dólares más intereses", señaló Macri en un mensaje publicado en su cuenta de la red social Twitter. Seguramente, pocos leyeron las 613 páginas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA