Advierten los docentes que la falta de señales del Gobierno pone en riesgo las clases

 
EXTRACTO GRATUITO

Después de una semana de silencio oficial, y cuando faltan dos semanas para el inicio de clases en casi todo el país, los gremios que participan de la paritaria nacional docente no ocultan su malestar ni su preocupación. Advierten que la negociación "está estancada" por "la falta de movimiento" del Gobierno y ven difícil poder salir del atolladero de la puja salarial si la Casa Rosada "no da señales". Atentos al paso de los días sin una convocatoria formal, vislumbran un horizonte de conflicto que podría poner en riesgo el comienzo de las clases.La negociación está frenada desde que el Gobierno rechazó el reclamo de elevar el salario inicial de 3416 a 5500 pesos (un 61%) que plantearon los gremios de la CGT oficialista (UDA, CEA, AMET y Sadop). En la última reunión con el frente gremial, el viernes 7, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el ministro de Economía, Axel Kicillof, y su par de Educación, Alberto Sileoni, también rechazaron el pedido de los maestros de discutir los sueldos dos veces en el año.Ofrecieron en cambio un aumento total del 23,5 por ciento, en tres tramos, es decir, $ 802 hasta marzo del año que viene. Todos los gremios tildaron la contraoferta de "irrisoria e inaceptable"."Esperábamos ser convocados esta semana y nada. Estamos en tiempo de descuento", sintetizó ante LA NACION Stella Maldonado, líder de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), enrolada en la CTA de Hugo Yasky, que es la quinta pata del frente gremial.La Ctera se declaró el jueves "en estado de sesión permanente" y reclamó un acuerdo retroactivo al 1° de febrero que se ejecute en el primer semestre. Coincide con los gremios de la CGT en que la paritaria debería reabrirse a mitad de año.En esta última exigencia está hoy la clave de la puja. Cristina Kirchner le hizo saber el martes pasado al jefe de la CGT, Antonio Caló, que el Gobierno sigue pretendiendo que las paritarias se cierren por un año.Los maestros se mostraron en los últimos días dispuestos a revisar el esquema semestral siempre y cuando el acuerdo incluya una "cláusula de monitoreo" que obligue a las partes a volver a discutir salarios si los precios se disparan."La cláusula distendería mucho la negociación", admiten en los gremios. Sin embargo, enseguida suman la recomposición salarial al panorama e insisten en que "el mayor problema" es por estas horas que el Gobierno no volvió a convocarlos. "Nuestro salario inicial está por debajo del salario mínimo (hoy es de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA