Advierte el FMI sobre una inflación 'desordenada'

 
EXTRACTO GRATUITO

WASHINGTON.- Se instaló un fuerte aroma a cortocircuito. Pese a las quejas del ministro de Economía, , el (FMI) no sólo ratificó su diagnóstico de recesión para la Argentina, sino que hizo la más dura advertencia en años sobre la perspectiva inflacionaria en el país.Con un fuerte llamado a "corregir desequilibrios", la entidad previno que, de no modificarse el rumbo, "la inflación seguirá siendo elevada y la economía seguirá siendo vulnerable a dinámicas desordenadas".Esa inquietante prosa forma parte del apartado referido a la Argentina dentro de su informe regional. En él advierte sobre una desaceleración generalizada de la economía, pero que, en el caso argentino y en el de Venezuela, se convertirá -dice- en un cóctel de recesión e inflación. Junto con eso, por primera vez llama al Gobierno a trabajar para restablecer la estabilidad mediante políticas que, sobre todo, se centren en atacar el déficit, reducir la "distorsión" generada por los controles administrativos y "mejorar el clima de negocios".Un llamado que, posiblemente, no sea del agrado de Economía, que defiende criterios de expansión del gasto como recurso generador de crecimiento. Además de ratificar su pronóstico de retroceso del PBI, con una caída de 1,7% este año y de 1,3% el próximo, el Fondo lamentó la "falta de diálogo" con el Gobierno. La posición fue planteada en tono firme por el responsable para América latina del organismo. Lo primero que hizo Alejandro Werner fue ratificar el diagnóstico negativo que tanto molestó al ministro Kicillof."El contexto recesivo es muy claro y nuestros datos están debidamente fundamentados", dijo. De hecho, en rueda de prensa, sumó nuevos elementos a su respuesta, como la aguda caída en los niveles de importación, de exportación y de producción de automóviles.En todo caso, sí llegó a conceder que pudiera haber una diferencia de "una o dos décimas" al final de cuentas, pero no mucho más que eso...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA