ADN del crimen: Loquillo, el nombre clave para lograr un beneficio judicial

 
EXTRACTO GRATUITO

Martín Ordoqui, el suspendido juez de la Sala V de la Cámara de Casación penal bonaerense, sumó más pruebas en su contra, que lo colocaron como engranaje clave en una asociación ilícita integrada por una funcionaria judicial, el dueño de una financiera, tres abogados, el acusado de un doble homicidio y cuñado del exjefe de la barra de Estudiantes. Solo sus fueros salvaron al magistrado, integrante del tribunal penal más importante de la provincia, de quedar preso.Hace dos años Ordoqui fue acusado de integrar que comandaba el exjuez de Garantías de La Plata, César Melazo, un grupo de policías bonaerenses, un fiscal, delincuentes comunes y varios barrabravas.Durante la investigación de la denominada "banda del juez", llamada así por Melazo, la fiscal de La Plata, Betina Lacki, inició otro expediente contra Ordoqui, debido a las irregularidades halladas en el otorgamiento de la prisión domiciliaria al empresario Pablo Ariel Heine, sometido a juicio como jefe de una asociación ilícita que se apropiaba de establecimientos rurales de la zona de San Vicente y Brandsen. Uno de los testigos que declararon ante el Tribunal Oral Nº 5 de La Plata, que condenó a Heine, afirmó que este utilizaba "matones" para ocupar los campos que usurpaba la banda que comandaba.A pesar de tantos pedidos rechazados y de su frondoso prontuario, en junio 2018, Heine pudo dejar la cárcel. El acusado había recibido el teléfono de identificado como Enrique "Quique" Petrullo. Entonces, le pidió a su esposa que se comunicara con el "gestor judicial". Comenzó así un intercambio de mensajes que terminó con una resolución dictada por el camarista Ordoqui, en la que Heine fue beneficiado con la prisión domiciliaria.Así, el reconocido usurpador consiguió lo que otros jueces le habían negado. Para obtener dicho beneficio, Heine habría entregado a María Eugenia Mercado, secretaria privada de Ordoqui una importante suma de dinero en concepto de compensación, según declaró la abogada Lidia Perna, al presentarse como arrepentida.Hasta ese momento, la representante del Ministerio Público de La Plata tenía un expediente en el que investigaba una asociación ilícita integrada por el juez Ordoqui, el vendedor de influencias Petrullo y Mercado, secretaria del magistrado en la Cámara de Casación penal.A partir del cruce de la información hallada en los celulares de los imputados y del intercambio de mails, entre los que figura la dirección de correo electrónico "eugelarubia", que pertenece a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA