De adivinos y de esperas

Autor:Comité editorial
Los niños y sus días
  1. En este sur rioplatense y en este tiempo se observa el desinterés por la proyección hacia el futuro en nuestro ideario colectivo. Este dato se percibe en el plano individual y en el plano colectivo. Se reconoce también la existencia de gestos culturales que potencian ese desinterés, tales como el pronunciado egoísmo y la recurrente respuesta irracional.

En nuestras veredas se muestran, esparcidos, sus sucedáneos de miseria. La muerte que ronda gratuita entre nosotros y la pérdida de rasgos de humanidad va mutando nuestros actos. No existe el futuro en la tierra que pisamos, o, por lo menos, no existe para muchos. Por eso, no interesan los niños y sus días. La negación de la niñez es la muestra más clara del desinterés que como sociedad tenemos por el futuro. Este desinterés tiene su origen en una falsa conciencia de nuestra existencia, como personas, grupo y como especie. No podemos comprender el ¿por qué? de esta estancia en la tierra.

En nuestro imaginario no existe el Futuro. Por eso no intentamos un proyecto político. No tenemos proyecto político,en el sentido de proyecto común ¿Qué es lo que pasa? ¿No tenemos fe en construir un mundo?, ¿no somos nada frente a lo que vale?

Parecería que el futuro ha pasado a ser una categoría que habita de modo potencial e intermitente, nuestro pensamiento.Y nuestros niños y niñas...esperan.

450. 000 desamparos
  1. Existen ocasiones, muchas, en las que poder escuchar a los actores principales del drama nos permite considerar sin la interpretación de terceros, cuál es el diagnóstico de la situación "humana" que tenemos frente a nuestros ojos.

Una de esas ocasiones lo resume el diálogo entre el Ministro de Acción Social de la Provincia de Buenos Aires y el periodista Carlos Rodríguez de Página 12, en octubre del 2008.

"(CR) -Se refiere a los chicos que están sin trabajo, a los que no tienen la posibilidad de estudiar. (Ministro Arroyo) Sí, a esos chicos que están en peligro, que la pasan mal, muchas veces por falta de políticas estatales. Esos chicos son los que buscan en el paco, en el embarazo adolescente o en la violencia el proyecto que no saben por dónde encontrar. (...)(CR) -Usted reconoce que el Estado tiene una responsabilidad primaria en el problema. ¿De qué manera se está trabajando, desde su cartera, para tratar de encontrar soluciones? (MA) Al encarar el problema nosotros hemos tenido en cuenta que estos chicos no les creen a la política nada, no les creen nada a los funcionarios, no creen en las organizaciones sociales en general y rescatan a la escuela como ámbito, pero no por lo que aprenden. Nosotros tenemos un panel de 250 chicos a los que vamos siguiendo todo el tiempo. Los chicos no tienen una buena opinión de la política ni de los que tenemos saco y corbata. Hasta se quejan de la escuela porque dicen que aprenden lo mismo en tercero, en cuarto o en quinto grado.(...) (CR) -¿Hay diferencias en la forma de pensar de esos chicos, según el grupo al que pertenezcan? (MA) -El esquema de pensamiento es muy parecido en todos los sectores. Todos tienen conciencia de que la están pasando muy mal y no creen en la política. Hay que hablar con ellos en su mismo lenguaje.(CR) -¿Cuántos son los chicos, en la provincia de Buenos Aires, que no...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba