El adelanto de elecciones anticipa intrigas y disputas

 
EXTRACTO GRATUITO

Solo faltan 22 días para que el año de las empiece formalmente, pero nadie esperó al 1º de enero para poner en funcionamiento esa dinámica de fechas y precandidaturas que ya provoca intrigas, disputas internas y posicionamientos, especialmente puertas adentro de la siempre inestable coalición oficialista.El adelanto de elecciones provinciales, sobre todo en algunos distritos claves, como Córdoba, fue el disparador de ese proceso, a pesar de que todavía quedan demasiadas cosas pendientes para dar por cerrado el año más imprevisible de la última década.Los comicios cordobeses, convocados para el 12 de mayo próximo, eran hasta hace apenas unas semanas un futuro suspendido y una discusión congelada entre el radicalismo y Pro, que dio paso a un presente de escarceos, tironeos, negociaciones y sospechas abiertas.Córdoba es un distrito clave para Cambiemos. le sacó allí 700.000 votos de diferencia a en 2015, decisivos para llegar al ballottage y alcanzar la presidencia. Una parte de esos sufragios provino de votantes del peronismo no kirchnerista. Pero también es un enclave vital del radicalismo, que aportó una porción mayoritaria de aquellos votos. Y es ahí donde arraigan las ambiciones políticas de algunas de sus figuras partidarias. Esa doble fuente en la que abrevó Macri para acceder al poder se ha vuelto un cauce intrincado.El distrito cordobés no es un caso aislado, sino apenas un anticipo de otros dilemas que empieza a afrontar y a discutir en estos días. La realidad de esa provincia conforma con Santa Fe y Entre Ríos un eje que atraviesa las estrategias de los dos partidos mayoritarios de la alianza.y la tienen fuertes diferencias sobre quiénes deben encabezar las fórmulas provinciales y sobre la conveniencia o no de ampliar la coalición con la incorporación o la formación de alianzas con referentes peronistas. La discusión se extiende hacia Chaco y La Rioja.La liga de partidos provinciales en la que se ha convertido el radicalismo, con un fuerte arraigo territorial en varios distritos, pero sin un liderazgo nacional indiscutido ni una visión unívoca entre sus principales dirigentes, complejiza la situación.El escenario se completa con la ausencia dentro del macrismo de una doctrina pacífica sobre la estrategia política cuando se sale del monobjetivo de lograr otro período presidencial de Macri. En ese terreno mandan, con pergaminos suficientes, y .Mientras las realidades distritales no afecten el propósito reeleccionista o, mejor...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA