Acusan a una fiscal por las irregularidades en la investigación de un crimen

 
EXTRACTO GRATUITO

El escándalo por las graves irregularidades registradas durante la investigación del homicidio de Marisol Oyhanart sumó nuevos sospechosos. A los siete efectivos de la Policía Bonaerense bajo investigación se agregaron a la lista de funcionarios sospechados la máxima responsable del Ministerio Público en Saladillo y un secretario de la fiscalía.

Mediante un dictamen elaborado durante la última semana de 2015, la fiscal de La Plata, Bettina de Lacki, pidió que se investigue a la fiscal de Saladillo, Patricia Hortel, y al secretario de dicha dependencia judicial por "la posible comisión de un delito de acción pública".

La resolución fue dictada en los sumarios 7912-15 y 16544-15, donde ya figuran como acusados siete efectivos de la policía bonaerense que se desempeñaban en las comisarías de Saladillo y de Bolívar, quienes habrían borrado pruebas que comprometerían en el asesinato a un empresario agropecuario de la zona, ex amante de la víctima.

Marisol, de 38 años, maestra jardinera y madre de tres hijos, fue asesinada el 14 de abril de 2014 en Saladillo. Hasta el momento no hay ningún detenido por el homicidio. Pocas horas después del hallazgo del cuerpo en una zona de taperas situada al costado del camino por el que la víctima había salido a caminar, la fiscal Hortel, a instancias de un grupo de policías de Saladillo, pidió la detención de Johnatan Bianchi por su presunta responsabilidad en el asesinato.

Sin embargo, el juez de Garantías de La Plata, César Melazzo, rechazó la solicitud de la representante del Ministerio Público porque consideró que no había pruebas suficientes. Todos los testigos que habían señalado a Bianchi como el sospechoso que merodeaba por la zona de taperas donde fue hallado el cuerpo de Marisol, le dieron la razón a Melazzo, debido a que no lo identificaron en la rueda de reconocimiento.

Ante el estancamiento de la investigación por el homicidio de Marisol, los abogados que representan a Sergio Rachit, esposo de la víctima, recusaron a la fiscal Hortel y pidieron que se aparte de la instrucción del sumario.

Luego, los letrados que representan a la familia de Marisol, Pablo Hawlena Gianotti y Walter Vaccarini presentaron un escrito en el que describieron una serie de irregularidades que avalaban la presunción de que al menos siete policías plantaron pistas falsas para desviar la investigación hacia el imputado Bianchi, quien nada tenía que ver con el homicidio.

A partir de esta denuncia, el juez Melazzo ordenó que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA