El acusado de abusar de Ludmila la engañó por Facebook

 
EXTRACTO GRATUITO

Todo comenzó por Facebook hace por lo menos cinco meses. Él, un ciudadano peruano de 45 años, revisó los contactos de amistad de su hija adolescente hasta que se cruzó con el perfil de Ludmila di Venuta, de 15. Y decidió engañarla: se hizo pasar por un joven llamado Rodolfo, le hizo regalos hasta que ganó su confianza y la convenció de abandonar su casa para irse con él. Ahora, Víctor Grados Vilca está acusado de abuso sexual, corrupción de menores y privación ilegal de la libertad, delitos graves por los cuales será indagado en las próximas horas.

Así lo informaron a LA NACION calificadas fuentes de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Delitos Conexos a la Trata de Personas y la Violencia de Género de San Isidro. La investigación es dirigida por el fiscal Eduardo Vaiani.

Ludmila volvió anteayer por la tarde a la casa de sus padres, en Tortuguitas. En principio, se suponía que había vuelto por sus propios medios, pero ahora se sabe que el sospechoso, que la tuvo cautiva en una pensión de Garín, en Escobar, la subió a un remise encapuchada y la acercó hasta pocos metros del inmueble familiar.

"Cuando la subió al auto pensé que era la hija. Después me contó que era su novia y que estaban por terminar la relación porque él viajaba mucho por cuestiones laborales", le contó al canal de noticias TN Rodrigo, el remisero que, sin saberlo, llevó a Ludmila a su casa.

El fiscal Vaiani tuvo la colaboración del subcomisario Pablo Machicote, de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro, y de la Dirección de Tecnologías Aplicadas a la Investigación.

"Si bien no se trató de un secuestro extorsivo, la investigación se trabajó como si lo fuera", explicó una fuente judicial.

Ludmila y la hija del acusado habían sido compañeras de colegio. Los detectives policiales y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA