Acuerdos prenupciales

 
EXTRACTO GRATUITO

Es sabido que, en nuestro país, hasta la sanción del último Código Civil y Comercial, rigió con carácter obligatorio el régimen de ganancialidad en materia de bienes matrimoniales, que disponía que todo lo que se adquiriera por cualquiera de los esposos a partir del matrimonio, en forma onerosa, revestía carácter de bien ganancial, con el efecto de que, al disolverse la comunidad de bienes gananciales, estos se dividirían por mitades entre los exesposos, sin distinción de quién los hubiera adquirido.La adquisición de un bien después de casado, con la venta de otro que le perteneciera de soltero, obligaba a tomar el recaudo de aclarar el origen de los fondos, para evitar la conversión de los propios en fondos gananciales. Si la persona no lo hacía, tendría un pleito difícil, aunque no imposible, al momento de dividirse los bienes.Esta era la situación a la sanción del nuevo Código, en 2015. Los cambios introdujeron la posibilidad de optar por un régimen patrimonial de separación de bienes, conforme al cual cada uno de los esposos , esto es, sin ganancialidad de ninguna especie, o bien, puede optar por el régimen de comunidad, con ganancialidad, como era en el pasado. Si nada dice al respecto, rige el régimen de comunidad de bienes, esto es, con ganancialidad.La opción debe formalizarse mediante escritura pública antes de la celebración del matrimonio a través de un acuerdo prenupcial, denominado "convención matrimonial", y esta solo podrá modificarse, después de la celebración, con el acuerdo de ambos cónyuges.Recientes datos revelan que la celebración de convenciones matrimoniales ha ido en aumento, quintuplicándose desde 2016, cuando empezó a regir el nuevo Código. El 20% de los matrimonios optan por ellas en tanto los habilitan a elegir el régimen de separación de bienes, y tres...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA