Un acuerdo para la estabilidad y la previsibilidad

 
EXTRACTO GRATUITO

Podría cuestionarse que la convocatoria debió haberse llevado a cabo mucho antes y no cuando falta tan poco tiempo para el inicio de . También podría discutirse cuáles deberían ser los contenidos de los compromisos que se asuman. Aun así, la propuesta de un acuerdo para la estabilidad formulada por el gobierno nacional a las fuerzas de oposición, y que se extenderá a la Iglesia y a representantes de las empresas y los sindicatos, debería ser claramente apoyada.El presidente ha presentado , entre los cuales se destacan el equilibrio fiscal, una mayor integración al mundo, la seguridad jurídica y el cumplimiento de las obligaciones con nuestros acreedores, y entre los que faltaría un compromiso con la educación.La idea central de la propuesta es llevar previsibilidad a quienes toman decisiones, a potenciales inversores y al mundo financiero frente a la actual incertidumbre, derivada mayormente de las próximas elecciones presidenciales y de la posibilidad de que quien pueda llegar al gobierno en diciembre de este año no honre el pago de los compromisos de deuda del Estado argentino.Atraer inversiones, potenciar el crecimiento productivo y generar nuevos empleos de calidad serán objetivos de dudosa viabilidad si nuestra dirigencia política no es capaz de recrear la confianza necesaria en un país que tradicionalmente ha sido ajeno a la búsqueda de consensos que se traduzcan en políticas de Estado duraderas.En momentos como el actual, en el que a las serias dificultades financieras del Estado se suma una incertidumbre electoral que, sin dudas, ha hecho subir el riesgo país, es necesario que al menos la mayor parte de la dirigencia ofrezca una señal de madurez que reemplace cualquier atisbo de mezquindad y oportunismo.Es común en la Argentina que en los meses previos a un acto electoral que puede ser crucial el miedo a lo que vendrá paralice buena parte de la actividad económica; demore decisiones de inversión en todos los niveles, desde la ampliación de una planta industrial hasta la simple compra de un automóvil o un inmueble, o lleve a retirar del mercado locatario una vivienda en alquiler por temor a un mayor intervencionismo estatal, entre otros inconvenientes. Nuestro presente no escapa a esas vicisitudes, en particular...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA