Acoso a una pasajera por chofer. Daños y perjuicios. Necochea

Autor:Equipo Federal del Trabajo
RESUMEN

En la ciudad de Necochea, a los 23 días del mes de febrero de dos mil nueve, reunida la Excma. Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial Palabras claves: Daños y Perjuicios- Acoso Sexual de una pasajera en transporte público de pasajeros por parte de un chofer- Contrato de Transporte- Responsabilidad de la empresa de transporte- Violación de la obligación de la garantía de... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

"P., M. I. C/M., R. C. Y OT. S/DAÑOS Y PERJUICIOS"

En la ciudad de Necochea, a los 23 días del mes de febrero de dos mil nueve, reunida la Excma. Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial en Acuerdo Ordinario, a los efectos de dictar sentencia en los autos caratulados: “P., M. I. c/M., R. C. y ot. s/Daños y Perjuicios”, habiéndose practicado oportunamente el sorteo prescripto por los artículos 168 de la Constitución de la Provincia y 263 del Código de Procedimiento Civil y Comercial resultó del mismo que la votación debía ser en el orden siguiente:: Señores Jueces Doctores Oscar Alfredo Capalbo, Humberto Armando Garate y Fabián Marcelo Loiza.

El tribunal resolvió plantear y votar las siguientes:

C U E S T I O N E S

1a. ¿Es justa la sentencia de fs. 181/184?.

2a. ¿ Qué pronunciamiento corresponde?.

A LA PRIMERA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR JUEZ DOCTOR CAPALBO DIJO:

I) Conforme surge de las constancias de autos, a fs. 11/18 se presenta la Sra. I. P. con el patrocinio letrado del Dr. Fernando Mas, promoviendo demanda de daños y perjuicios contra R. C. M. y la empresa “E.C. E.T.S.A. T.A L.E. S.A.”, por la suma de pesos veintiocho mil.

Manifiesta que el día 17 de julio de 2002 adquirió el pasaje nro. 195460 en la oficina de la empresa el C. de la terminal de ómnibus de la ciudad de Necochea con la finalidad de trasladarse a la ciudad de Buenos Aires en el horario de las 23:40, habiéndole correspondido el asiento número 1.

Que el coche asignado para dicho servicio se denomina ‘dormibus’, puesto que sus características permiten al pasaje reclinar el asiento hasta convertirlo prácticamente en una cama, otorgando una mayor comodidad y tranquilidad para dormir durante el viaje. Que el micro posee un habitáculo destinado a cabina de choferes que consta de dos asientos, un pequeño pasillo y un espacio un poco más amplio para el descanso de los conductores. Luego de un escalón comienza la fila que ocupan los asientos destinados a los pasajeros que están separados por un amplio espacio en relación a la cabina en la que se instalan los choferes.

Manifiesta que detrás suyo se ubicó la Sra. G. G..

Relata que una vez ubicada en su asiento el codemandado M. verificó su pasaje y cortó el talón pertinente. Que mientras cumplía tal cometido pretendió comenzar una conversación primero con ella y luego con la Sra. G., preguntándoles por el motivo del viaje y otras cuestiones que interpretó como propias del buen trato que dispensaban habitualmente a los pasajeros.

Que luego las preguntas requerían respuestas personales por lo que comenzó a responder con evasivas y de manera distante, indicándole que necesitaba dormir en el viaje, a efectos de evitar la incómoda situación.

Refiere que el Sr. M. la hostigó durante el viaje; que siendo el demandado quien debía conducir el ómnibus hasta la ciudad de Dolores, le manifestó sin ningún tipo de decoro ni reparo que quedaba libre de la conducción del vehículo a partir de esa ciudad y hasta Buenos Aires, agregando que si él hubiera sabido que su intención era dormir más cómoda, le habría ofrecido dormir en un colchón que antes tenían.

Que posteriormente intentó despertarla; que a tal fin le movió el brazo primeramente y luego el cuello, llegando incluso a intentar sacarle o mover la cartera que mantenía aferrada sobre el cuerpo.

Que llegó a acercarse hasta su oído para hablarle, casi poniéndole su cara junto a la suya para que se despertara. Que mientras hacía todo ello en forma impropia y maleducada le decía que estaba “caliente” con ella, que no le importaba que durmiese, que la iba a despertar porque quería mantener relaciones íntimas.

Que la situación llegó al extremo cuando le acarició el brazo, el lateral del muslo y el contorno lateral de su cuerpo, desde arriba hacia abajo. Que le pidió que la dejara dormir y que no la molestara más; que lejos de reconsiderar su actitud el codemandado seguía aseverando que quería pasar un momento íntimo con ella; su compañero de trabajo, que estaba conduciendo el micro, se reía sin disimulos.

Que al llegar a la terminal de Retiro, el codemandado se interpuso en su camino, obstaculizando su paso y ofreciéndole alcanzarla a algún lado.

Que la Sra. G. se ofreció a atestiguar sobre lo acontecido.

Señala asimismo que se dirigió a la oficina de la empresa a fin de asentar una queja, la que no pudo concretar porque el libro respectivo no se hallaba disponible.

Agrega que de regreso a Necochea, radicó la correspondiente denuncia penal, tramitando la IPP 22.329 caratulada “M., R. C. s/Abuso Deshonesto Vma. I. P.”.

Que remitió carta documento a la empresa, la que mantuvo silencio, no obstante haber concluído la relación laboral con su chofer, a raíz de este hecho.

Reclama daño moral ($25.000) y daño psicológico ($3.000.). Ofrece prueba, funda en derecho.

Corrido el traslado de ley, a fs. 22/25vta. se presenta el demandado R. C. M. con el patrocinio letrado del Dr. Sebastián D. Barletta.

Niega los hechos expuestos que no sean expresamente reconocidos y desconoce toda la documentación que no sea reconocida por su parte. Refiere que los reclamos por daño moral y psicológico resultan excesivos. Ofrece prueba y funda en derecho, solicitando el rechazo de la demanda con costas.

A fs. 39/41vta. se presenta el Dr. Nelson C. Fossati, en su carácter de letrado apoderado la compañía demandada. Niega los hechos que no sean objeto de especial reconocimiento. Reconoce que la inconducta del chofer M. motivó su despido.

Manifiesta que los hechos motivo de la litis no encuadran en el concepto del llamado acto del dependiente; aduciendo que sólo es admisible la responsabilidad del patrón mediando ejercicio de la función, que existe toda vez que haya congruencia entre el acto y lo encomendado.

Solicita el rechazo de los daños pretendidos entendiendo que existe duplicidad sobre un mismo ítem.

Ofrece prueba, funda en derecho, peticionando el rechazo de la demanda, con costas.

Cumplida la instancia de prueba, a fs. 181/184 el Sr. Juez de grado dicta sentencia haciendo lugar a la demanda de daños perjuicios promovida por I. P. contra R. C. M. y la empresa “E.C. E.T.S.A.TA L.E. S.A.”, condenando a estos últimos a abonar a la actora la suma de PESOS QUINCE MIL ($15.000) en el plazo de diez días, bajo apercibimiento de ejecución; con costas a los codemandados vencidos.

Contra dicho pronunciamiento a f. 187 interpone recurso de apelación el letrado apoderado de la empresa codemandada, obrando sus agravios a fs. 206/210.

II) 1. En su memorial se agravia en primer término el apelante de la responsabilidad endilgada a su mandante, por asumir el deber de seguridad y vigilancia con atención al pasaje en forma objetiva.

Sostiene que la inconducta del chofer motivó su despido con justa causa por incumplimiento de las funciones debidas y desobediencia a expresas instrucciones sobre comportamiento laboral.

Alega que su representada, frente a hecho ajenos que no estuvo en situación de impedir, se encuentra con una conducta no causada con motivo de la función, cuestión que enerva la responsabilidad de la empresa.

Agrega que el hecho ocurrido no encuadra en el acto del dependiente que genera responsabilidad refleja en el principal ya que el agente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA