CS Acordada 36.09 Derechos sociales o derechos económicos.

Autor:Guillermo Pajoni

La Acordada 36/2009 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación pareciera introducir una nueva cuestión al debate relativo a la aplicación del derecho, cuando en realidad es un tema que ha estado vigente en forma permanente en la jurisprudencia y en la política jurisprudencial aplicada a lo largo de la historia no solo de nuestro país, sino del sistema de relaciones sociales de producción dominante.

Se pretende mostrar desde diversos ámbitos que la creación de la “Unidad de Análisis Económico” emergente de dicha Acordada, tiende a garantizar la armonía del derecho y la economía en las decisiones judiciales, pero debo decir que más allá de que en la práctica y sin “Unidad” alguna, esta supuesta (in)armonía ha estado presente permanentemente, salvo contadísimas oportunidades. Y esas contadísimas oportunidades, son producto justamente de la actual Corte Suprema quien ha dado muestras de la vigencia de un concepto social del derecho, con los límites que el sistema impone, y de la centralidad del hombre/mujer y sus derechos humanos.

Para mejor comprender la preocupación que genera la Acordada en cuestión, me permito transcribir el Considerando tercero, donde se expresa “Que la importancia de las cuestiones reseñadas precedentemente justifica que sobre ellas se efectúe un razonable juicio de ponderación en el cual "...no debe prescindirse de las consecuencias que naturalmente derivan de un fallo toda vez que constituye uno de los Índices más seguros para verificar la razonabilidad de la interpretación y su congruencia con el sistema en que está engarzada la norma" (Fallos:302:1284)”. Si vemos la total preeminencia que a los temas que hacen a los derechos sociales se vuelcan en las “cuestiones reseñadas”, mas preocupa el criterio de razonabilidad que pudiera aplicarse en “congruencia con el sistema en que está engarzada la norma”. Es de preguntarse a qué sistema se refiere, pues suena a sistema político y económico, que no es otro que el sistema que apliquen el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo y que no necesariamente debe engarzarse con los derechos sociales. Veamos simplemente como hoy en día el ANSES se utiliza para cubrir el desfinanciamiento de la economía, omitiendo abonar haberes jubilatorios que cubran mìnimamente las necesidades de los trabajadores inactivos, para comprobar como el “sistema” y el “derecho” se contraponen totalmente en muchas oportunidades y fundamentalmente cuando de derechos sociales se trata. Si la elecciòn es por...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba