El aborto, rumbo a una definición por penales

Ni el alto nivel de civilidad con el que, a lo largo de dos meses, se debatió en un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados sobre un tema tan sensible para la sociedad como la legalización del aborto ha podido acercar dos posiciones hasta ahora irreductibles. A tal punto que es probable que el 13 de junio, un día antes del inicio del Mundial de Fútbol de Rusia, asistamos en la Cámara baja a la primera definición por penales. La disputa no enfrentará a Messi y Neymar, sino a los partidarios de consagrar el derecho de la mujer a la interrupción voluntaria del embarazo y quienes rechazan tajantemente esta alternativa anteponiendo los derechos de la persona por nacer.

Observadores del mundo parlamentario ven una llamativa paridad de fuerzas que podría terminar siendo dirimida por una veintena de diputados que permanecerían indecisos. Impulsores de la despenalización admiten hoy que la votación se definiría por muy escasos votos y que si la iniciativa supera Diputados, encontraría serios escollos en el Senado.

A juzgar por ciertos sondeos de opinión pública, la ola de apoyo a la habilitación de la interrupción voluntaria del embarazo ha perdido algo de fuerza. Una encuesta de Isonomía, concluida el 23 de abril entre 2000 personas de todo el país, da cuenta de que el 46% de la población está en contra de la despenalización del aborto y el 45% a favor, en tanto el 8% no sabe o no contesta. Hasta aquí, un empate técnico. Pero cuando se les pide a los encuestados que imaginen una política pública de salud que contemple educación sexual integral y planificación familiar, y que el Estado asegure, ante casos de embarazos no deseados, el acceso a un sistema sanitario completo, con controles frecuentes de la madre y el hijo, contención psicológica y asistencia al parto para facilitar la adopción del niño, el 60% se inclina por la promoción de esta normativa, al tiempo que se reduce al 25% la preferencia por permitir el aborto por cualquier motivo.

Otra encuesta, realizada por el Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano, finalizada el 27 de abril entre 620 personas en la ciudad de Buenos Aires, indica que el 51% de los consultados está de acuerdo con la despenalización, el 37% se manifiesta en contra y el 12% no sabe o no responde. Sin embargo, el sondeo advierte también sobre un alto desconocimiento de que, en la Argentina, el aborto es legal bajo determinadas circunstancias específicas como los casos de violación o de peligro de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba