Un abogado disparó para evitar que le robaran y mató a un peatón

 
EXTRACTO GRATUITO

Daniel De Negri Rodao iba a tener un día de mucho trabajo. Les había avisado a sus jefes de la Cerrajería Integral Centro, del subsuelo de la Galería Jardín, que no iba a llegar a las 9, como de costumbre. Nunca llegó. A media cuadra de la entrada, un proyectil lo alcanzó en medio de la espalda; murió en segundos, sin saber qué había pasado: que ese tiro que segó su vida fue uno de los que disparó un hombre de traje, 60 metros más allá, para intentar bajar a dos motochorros que le acababan de robar una mochila con dinero.

Los ladrones escaparon a toda velocidad por la calle San Martín hacia Córdoba. Las cámaras de seguridad de la zona filmaron la secuencia: el paso cansino del cerrajero; detrás de él, el incidente; la caída de bruces de Daniel; la aparente indiferencia de varios transeúntes y, enseguida, la marcha a la carrera del tirador, Silvio Guillermo Martinero, un abogado y ex personal civil del Ejército que apareció mencionado en la causa del triple crimen de la efedrina, un hombre vinculado con una presunta "cueva" financiera y con nexos con droguerías sospechosas en la mafia de los medicamentos.

Aunque su abogado insistió ayer en que se trató de un caso de legítima defensa ante un asalto a mano armada (le robaron una mochila que, aparentemente, tenía 50.000 dólares), Martinero, de 46 años, quedó detenido por homicidio simple y será indagado hoy por el juez porteño Luis Zelaya. Al cierre de esta edición, calificadas fuentes de la causa dijeron que Martinero tenía vencida desde octubre pasado la credencial que lo acreditaba como legítimo usuario de armas de fuego. Obviamente, también estaba caído el permiso de portación de la Glock calibre 9 mm con la que mató al uruguayo De Negri Rodao.

"Hubo por lo menos cuatro disparos. El abogado que está detenido debió haber pensado las consecuencias de disparar en una calle tan transitada y en un horario de movimiento peatonal", sostuvo ante LA NACION una calificada fuente judicial.

Martinero había declarado como testigo en la causa por el triple crimen de General Rodríguez. Durante el juicio, Solange Bellone, viuda de Sebastián Forza, una de las víctimas, dijo que su marido "no tenía amigos", que estaba "lleno de deudas" y que les "temía" a sus tres principales acreedores: Ibar Esteban Pérez Corradi -el presunto autor intelectual de la masacre-, el empresario farmacéutico Marcelo Abasto y Martinero.

Sorpresa y disparos

El hecho por el que el ahora está preso comenzó ayer a las 9.15, cuando...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA