Abal Medina dio un discurso de militante y recibió carcajadas

 
EXTRACTO GRATUITO

La voz y el entusiasmo del jefe de Gabinete iban creciendo hacia el final. Juan Manuel Abal Medina cerró su exposición con un párrafo que, en cualquiera de los actos que proliferan por cadena nacional y donde lo frecuente es celebrar estas inflexiones con una ovación, habría pasado inadvertido. Pero ayer, en el hotel Alvear, cuando el militante elogió a Cristina Kirchner por no estar echándole la culpa de los problemas a nadie y por respetar los acuerdos, un auditorio pleno de empresarios soltó una carcajada.Fue, a partir de allí, el comentario recurrente del Consejo de las Américas. Más sonoras en el fondo del recinto, las risas habían alcanzado a oírse también en las primeras filas, delante del jefe de Gabinete, donde se mezclaron con aplausos. Tanto que los embajadores Vilma Martínez y Jorge Argüello hicieron movimientos nerviosos."Tenemos una presidenta que está las 24 horas, los 365 días del año trabajando, gestionando, preocupándose por solucionar todos y cada uno de los problemas, que no le echa a nadie la culpa de los problemas del país. Jamás van a escucharla echarles culpas a otros, reproches, dejar de reconocer pactos, de hacer lo que corresponde y desconocer los problemas. Tenemos una presidenta que nos enseña que los problemas están para resolverlos", fue el cierre de Abal Medina.El episodio sirve como tropo de un establishment que no termina de confiar en el Gobierno. El mismo al que ayer se dirigía Miguel Galuccio, presidente de YPF, en su pedido de inversiones para la petrolera. Cualquier testigo de los últimos discursos del ex líder de Schlumberger habrá advertido el cambio de estilo. El ingeniero debutó en público aquí el 5 de junio en el Sheraton, cuando presentaba su estrategia delante de militantes y entre cantos sobre la JP y los gorilas. Fue un discurso técnico convencido, ayuno de alusiones políticas. Habló como un petrolero. Pero ayer, dos meses después, ante un público más afín, parecía un político. "La presidenta Fernández de Kirchner tuvo valor y coraje en lanzar el nuevo modelo argentino, donde se alinean intereses de los accionistas con el interés del Estado y el manejo de una compañía profesionalizado", dijo.Había pasado más de media hora de entrenamiento en el VIP, detrás de un biombo, ante la responsable de comunicación de YPF, Doris Capurro. Encapsulado y sin siquiera saludar a un aluvión de periodistas que pretendían escuchar, por primera vez, la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA