Sentencia nº 19636 de Tribunal del Trabajo Sala I de Provincia de Jujuy, de 24 de Noviembre de 2020

Fecha de Resolución24 de Noviembre de 2020
EmisorTribunal del Trabajo Sala I

En la ciudad de San Salvador de Jujuy, a los veinticuatro días del mes de noviembre del año dos mil veinte, reunidos, los Señores vocales titulares de la Sala I del Tribunal del Trabajo, DRES. A.H.D. y R.R.C. bajo la presidencia del primero de los nombrados según Acordada N° 23/19 vieron el Expediente Nº C-019.636/14, caratulado: “Indemnización por Despido: M.E.F.D.L., V.O., C.E.A.(. sus sucesoras ROSARIO AYARDE y J.M.A., y M.B.F. c/ JOSE RICARDO PINTO, J.V.P., F.J.P., MODAS DEL NORTE S.R.L., PINTO Y CIA. S.R.L. y G.D.V.D.”; y

EL DR. DOMINGUEZ, DIJO:

  1. Se presenta la D.M.B.A. con el patrocinio letrado de la D.R.N.B.D.A., en nombre y representación de las S.M.E.F.D.L., M.B.F., C.E.A. y V.O., promoviendo demanda laboral por indemnización por despido sin causa y otros rubros en contra de los Señores F.J.P., J.V.P., G.d.V.D. DE PINTO y J.R.P.; y las razones sociales P. y Compañía S.R.L. y M.d.N. S.R.L..

    Al relatarnos los hechos nos expresa que, las actoras se desempeñaron sin solución de continuidad para las razones sociales P. y Cía. S.R.L., M.d.N. S.R.L., todas integradas por los Sres. Azar PINTO (fallecido), F.J.P., J.V.P., J.R.P. y G.d.V.D.D.P.; laboraron siempre en los mismos locales comerciales denominados “La Buena Suerte”, “Impacto”, “África”, ubicados en calle L.6., L. 145 y D. 71 de San Salvador de Jujuy; lo hicieron categorizadas como vendedoras “B” del CCT 130/75 e ingresaron en las siguientes fechas: F.D.L.: 01 de mayo de 1984, FRANCO: el 01 de julio de 1981, AYARDE: el 01 de mayo de 1990 y ORTEGA: el 01 de diciembre de 1990; todas ellas sin aviso ninguno ni cambio de lugar de trabajo ni de tareas, fueron “traspasadas” ilegalmente a la razón social M.d.N. S.R.L., alterándosele la antigüedad; luego, profundizando el abuso, en septiembre de 2012 fueron obligadas a suscribir un “convenio” carente de toda validez, mediante el cual “aceptaban” el despido arbitrario de M.d.N. S.R.L. y la determinación de una indemnización muy inferior a la efectivamente adeudada; En la oportunidad, los propietarios les dijeron que “cerraban”, sin embargo nunca lo hicieron y sus representadas, no obstante el supuesto despido, continuaron trabajando desempeñando sus mismas tareas, en el mismo lugar, en el mismo fondo de comercio, la misma mercadería, pero pasaron a ser –según la documentación nada más- empleadas de la Sra. F.J.P., todo ello en insostenible fraude laboral, desconociéndose la titularidad de derecho irrenunciables y de orden público.

    Al ampliar demanda (fs. 212/225), nos dice que la Sra. M.E.F.D.L. ingresó a prestar servicios para P. y Cía. S.R.L. el 01/05/84 como vendedora “B” del CCT 130/75; fue administrativa y vendedora de ropa de todos los comercios de propiedad de los demandados denominados “Textil”, “Gran Mikey” (luego llamado “África” o “Á.J.) ubicados en calle L.N.1., “Furgón” en calle Balcarce Nº 351, “La Buena Suerte” en calle L.6., “Impacto” que funcionó muchos años en L. 23 y después en calle D. 71; trabajaron con la Sra. F.D.L. todas las demás actoras y las Sras. N.Z.G.D.G., A.L.Z. quién estuvo en relación de dependencia por diez años sin registración y A.V.F.; su representada trabajó ininterrumpidamente durante treinta años cumpliendo tareas para todos los demandados, recibiendo órdenes de todos ellos y quiénes se comportaban como dueños; como administrativa, ordenaba y confeccionaba las liquidaciones mensuales pertenecientes a todos y cada uno de los locales y las preparaba para los Contadores; controlaba y cerraba caja de todos los locales, realizaba depósitos en los bancos, confeccionaba vales para los demás empleados, preparaba pedidos de mercadería y fue cajera de “África” y en ese puesto se encontraba cuando se celebró el convenio que permitió que pasase a ser empleada de F.J.P.; en mayo de 1982, sin que se produjera renuncia ni despido, se le comenzó a extender recibo de M.d.N. S.R.L. cuando antes se lo hacía como de P. y Cía. S.R.L., obviamente fraguándosele la antigüedad, en una farsa pretensión de cambio de patronal cuando seguía siendo el mismo empleador y en el mismo lugar.

    Respecto a M.B. FRANCO nos dice que, ingresó a prestar servicios para P. y Cía. S.R.L. el 01/07/1981 como vendedora “B” del CCT 130/75, rotando como todas sus compañeras por los diferentes negocios de los demandados; al igual que a la Sra. F., inconsultamente y sin mediar despido, comenzaron a extenderle recibos como empleada de M.d.N. S.R.L. a partir de mayo de 1992; trabajó en “La Buena Suerte”, “Textil Gran Mikey” el que luego pasó a llamarse “África” o “Á.J., y en “Impacto”; éste último negocio cerró recién un año y dos meses después del supuesto e inexistente “distracto” y todas siguieron trabajando en “Á.J.” que para ese entonces figuraba a nombre de F.J.P..

    Al relatarnos cómo se desarrolló la relación laboral de C.E.A. nos dice que, ingresó el 1º de mayo de 1990, trabajó como vendedora, primero en “La Buena Suerte” y luego la trasladaron a “Impacto”, allí hicieron el cambio de titularidad a M.d.N. S.R.L. (mayo de 1992) violentando la fecha de ingreso; también laboró en “Á.J. y “Textil Gran M.. Al referirse a V.O. nos manifiesta que, ingresó el 1 de diciembre de 1990 siempre como vendedora de “La Buena Suerte”, luego pasó a “Impacto” de calle L. 23 de propiedad de P. y Cía. S.R.L. para luego seguir como empleada del mismo negocio, ahora ubicado en calle D. Nº 71 y de propiedad de M.d.N. S.R.L.; al igual que sus compañeras fue traspasada a otra razón social en mayo de 1982, y trabajó en los diferentes negocios ya indicados.

    Continúa con su relato diciéndonos que, los demandados extralimitaron siempre su posición de poder en relación a todas las actoras, obligándolas a llevar a cabo taras para las que no habían sido contratadas y por las que nunca les liquidaron haberes; cumplieron horas extras simples y dobles, trabajaron sábados por las tardes, limpiaban locales, baños y cocinas de los mismos, se les sabía pagar a veces con mercadería que representaba casi siempre un 20% más de lo permitido; las traspasaron primero de P. y Cía S.R.L. a M.d.N. S.R.L. y de ahí pasaron como dependientes de F.J.P., previa celebración de un convenio totalmente nulo; a todas les llegó el telegrama emitido por F.J.P. en fecha 10 de octubre de 2013 por la que le comunicaban que prescindían de sus servicios a partir del día 11/11/13 por cese de actividad laboral, lo que no ocurrió ya que los locales continuaron abiertos; ante lo cual, todas las actoras, remitieron al domicilio de calle Balcarce 389 5º piso H –que es el consignado en los recibos de sueldos firmados por F.J.P. y dónde ella vive junto a sus padres G.d.V. DIAZ DE PINTO y J.R. PINTO- telegrama ley por el que intimaban a P. y Cía. S.R.L., M.d.N. S.R.L. y a todos los accionados, por el que los intimaban al pago de indemnización por antigüedad, diferencias salariales, horas extras, indemnizaciones agravadas, entre otros rubros que se detallan en dicha epístola; la repuesta fue terminantemente negativa, por lo que al responder requirieron el pago de los rubros y sumas que ya habían reclamado en su anterior despacho telegráfico.

    Seguidamente hace referencia a la Nulidad de los Convenios celebrados entre sus representadas con la razón social M.d.N. S.R.L. y dónde ambas partes fueran patrocinadas en todos los casos por el mismo abogado; todas ellas, ante la presión de la patronal, el miedo a quedarse sin empleo, sin dinero y únicamente asesoradas por el abogado del empleador, suscriben los convenios de desvinculación de fecha 04, 09 y 11 de septiembre de 2012; en tales convenios acordaron que las trabajadores se desvinculaban de M.d.N. S.R.L., se les reconocía una suma única en concepto de rubros indemnizatorios y percibida la misma como así también la certificación de servicios y remuneraciones, las operarias no tenían más nada que reclamarle a M.d.N. S.R.L., P. y Cía. ni a los Señores Socios, como tampoco a ninguna otra empresa a ellas conectadas. Continúa brindando una serie de argumentos por los que entiende que, dichos convenios son nulos, le es inoponible las diferentes transferencias que se han realizado y peticiona la solidaridad de todos los demandados, en capítulos claramente individualizados a los cuales me remito en honor a la brevedad. Por último, se remite a la planilla de liquidación practicada en el Expediente C-13.089/13, ofrece pruebas, cita derecho que hace a su pretensión y pide que en la etapa procesal oportuna se haga lugar a la demanda en todas sus partes con expresa imposición de costas.

    II.1.- A fs. 263/258 se presenta la S.G.D.V.D. con el patrocinio letrado del D.O.R.C. a contestar demanda. En la oportunidad, opone la defensa de prescripción y caducidad, como liberatorias y pérdida de los derechos que las actoras en autos han dejado de uso y no ejercieron oportunamente dentro de los plazos de ley. Seguidamente, opone la defensa de falta de legitimación pasiva de su patrocinada ya que la misma jamás integró ninguna de las sociedades demandadas; nunca las actoras, trabajaron bajo la dependencia y dirección laboral de la Sra. DIAZ. Al contestar demanda en forma subsidiaria, hace una negativa genérica y específica de todos y cada uno de los hechos que esgrimieron las accionantes en su escrito de demanda. Al relatarnos cómo ocurrieron los hechos según se defensa, nos dice que, la Sra. DIAZ inició su actividad comercial en mayo del año 2005, no habiendo antes de esa fecha ejercido comercio alguno; las actoras tenían como lugar de trabajo, el comercio ubicado en calle D. 71 de ésta Ciudad no habiéndolo hecho jamás en su local comercial. Por último, ofrece pruebas y pide que en la etapa procesal oportuna se rechace la demanda en su contra con expresa imposición de costas.

    II.2.- A fs. 362/371vta., el D.O.R.C. se presenta a contestar demanda en nombre y representación de los Señores J.V.P. y J.R.P., oponiendo en la oportunidad las defensas de prescripción en relación a toda pretensión cuya génesis haya transcurrido el plazo de dos años y falta de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba