Sentencia nº 13-04284813-6 de Tercera Cámara Civil de Apelaciones de la Provincia de Mendoza, Primera Circunscripción, 10 de Diciembre de 2019

PonenteAMBROSINI - MÁRQUEZ LAMENÁ - COLOTTO.
Fecha de Resolución10 de Diciembre de 2019
EmisorPrimera Circunscripción
MateriaCONSUMIDORES - DAÑO MORAL - IN DUBIO PRO CONSUMIDOR

CAMARAS DE APELACIONES EN LO CIVIL, C-TERCERA

PODER JUDICIAL MENDOZA

Foja: 271CUIJ: 13-04284813-6( (010303-54053))

QUIROGA RODRIGO ALEJANDRO C/ BANCO COLUMBIA S.A. Y CREDITIA FIDEICOMISO FINANCIERO P/ DAÑOS Y PERJUICIOS

*104357483*

En la ciudad de Mendoza, a los diez días del mes de diciembre de 2019, se reúnen en la sala de acuerdos de esta Excelentísima Tercera Cámara de Apelaciones en lo C.il, Comercial, M., de Paz y T., los señores jueces titulares de la misma, traen a deliberación para resolver en definitiva la causa nº 54.053/256.720, caratulada “Q.R.A.c.C.S. y Creditia Fideicomiso Financiero p/Daños y Perjuicios”, originaria del Cuarto Juzgado de Paz Letrado de la Primera Circunscripción Judicial, venida a esta instancia en virtud del recurso de apelación interpuesto a fs. 237 por Cohen S.A Sociedad de Bolsa Fiduciario del Fideicomiso Creditia Fideicomiso Financiero contra la sentencia dictada a fs. 221/232 que admite la demanda, regula honorarios e impone costas.

Habiendo quedado en estado la causa, se practicó el sorteo que determina el art. 140 del Código P.esal C.il, arrojando el siguiente orden de votación: doctores A., M.L. y C..

De conformidad con lo dispuesto por el art. 160 de la Constitución de la Provincia, se plantearon las siguientes cuestiones a resolver:

Primera

¿es justa la sentencia apelada?

En su caso ¿qué pronunciamiento corresponde?

Segunda

costas

Sobre la primera cuestión, la Dra. A. dijo:

1.-La sentencia de primera instancia: sintetizaré los argumentos centrales del fallo a fin de mostrar claramente las razones que, anticipo, me llevarán a declarar desierto el primer agravio que he leído y carece de argumentación razonada.

La Sra. Juez para determinar la responsabilidad de las entidades demandadas expuso, luego de examinar exhaustivamente la prueba, entre otras (Expte. AEV 6842-Q-2012 01409), que el único importe de deuda, es el correspondiente a la emisión y renovación de tarjeta de crédito, no constando ningún consumo y que ha sido reconocido porColumbia S.A. que dicho importe, por los conceptos señalados fue objeto de información del actor como moroso en categoría 3 “Con P.”, y luego“5” Irrecuperable”, al Banco Central de la República Argentina.” Y que conforme los arts. 8 y 11 de la LTC para el perfeccionamiento del contrato se requiere, la suscripción del acuerdo de voluntades y la emisión de la tarjeta de crédito y su entrega al titular y tiene por acreditado que dicha suscripción sólo fue hecha por el actor con el Banco HBSC, quien cede a Banco Columbia S.A., la cartera de clientes, entre ellos estaba la del actor, al que no sólo no se le notifica dicha cesión conforme lo ordenado por el art. 1459 del CC (art. 1620 CCyCN), sino que se le envía una nueva tarjeta, cuya baja fue solicitada sin resultado alguno, y cuya renovación genera el monto que dio lugar a la información al BCRA.

Sigue explicando que aún con posterioridad al Certificado de Libre Deuda extendido por el Banco Columbia S.A. y cuya fecha es del 27/11/2013, no sólo no cumple con la desafectación de la calificación como moroso del actor al BCRA, sino que procede a ceder la supuesta deuda a Creditia. Luego expresó que no estando acreditado el hecho en el cual funda el Banco Columbia S.A. su defensa, esto es la existencia de la deuda, corresponde expedirse acerca de su responsabilidad, por la comunicación al Banco Central de la República Argentina, de la calidad de moroso del actor. Explicó que en el caso en cuestión, el actor se encontraba en una situación de vulnerabilidad, donde el Banco Columbia S.A. comunica una deuda inexistente al BCRA. Dicha circunstancia se reitera ante la cesión que aquél realiza a Creditia, cuando el consumidor no tenía deuda alguna.

Agregó que tales actos importan una complejidad de la operatoria bancaria y un consumidor no tiene por qué conocer las distintas actividades que realizan las entidades bancarias y sus obligaciones respecto a la información al Banco Central de la República Argentina, en cuanto que le exige calificar a toda su cartera de clientes, incluso por deudas de las cuales el calificante es tercero ajeno.

Consideró, que el actor puede demandar a cualquiera de los intervinientes en el hecho, como es el Banco Columbia S.A. y Creditia, con independencia de las acciones que pudieren tener entre ambas entidades. Señala que los términos de la ampliación de la contestación de demanda de Creditia, integrante de la cadena del sistema de información crediticia, son insuficientes en el presente para enervar la pretensión respecto del mismo, razón por la cual debe responder solidariamente, como lo dispone la norma citada.

Seguidamente trató los rubros daño moral y daño punitivo. Respecto del primero dijo que el solo hecho de informar erróneamente constituye un hecho antijurídico y conforme doctrina y jurisprudencia citada, valoró el tiempo en el cual el actor estuvo calificado como deudor moroso categoría 3 Caso Problema y luego 5, irrecuperable, estimando justo conceder la suma solicitada de $50.000, a la fecha de esta sentencia, con más los intereses de la ley 9041.

Respecto al daño punitivo, tuvo en cuenta que según las probanzas de autos surge con meridiana claridad que los demandados actuaron con un total desinterés por cumplir su obligación, haciendo que la actora padeciera al no encontrar respuesta a sus reclamos. Destacó que no obstante emitir un Certificado de Libre Deuda, el Banco Columbia S.A., no procede a la desafectación de la calificación de moroso del actor, que había sido requerida en dos expedientes administrativos y por CD, y en cuanto a Creditia, no obstante, lo manifestado en la CD de fs.24 de fecha 06/07/17, tampoco procede en consecuencia.

Señala que la gravedad del hecho, se identifica con el largo peregrinar de la actora ante la falta de respuesta a sus reclamos directos y administrativos, debiendo interponer el presente proceso para obtener una respuesta transcurrido más de seis años, desde el primer reclamo, lo que es inadmisible ante la posibilidad de solución inmediata con que contaban los demandados. A los fines que la empresa demandada no vuelva a tener igual comportamiento con sus clientes, concedió la suma de $75.000.

2.-La recurrente “Creditia” expresa agravios a fs. 245/248 solicitando el rechazo de la demanda interpuesta en su contra con fundamento en la inexistencia de responsabilidad de su parte: a) porque desconocía que el Banco Columbia S.A. entregó un certificado de libre deuda al Sr. Q. a sus espaldas y que la magistrada desconoce que ante el reclamo del actor dio de baja dichainformación; b) reitera lo expuesto al ampliar la contestación de demanda y c) solicita el rechazo de los rubros admitidos por daño moral, con fundamento en que el Sr. Q. no ha tenido inconveniente en el sistema financiero según constancias de fs. 25/27, durante el tiempo que estuvo informado en la base de deudores del BCRA y por daño punitivo argumentando que su actuar no fue antijurídico, culpable o doloso e insiste en que el Banco Columbia garantizó la existencia y legitimidad del crédito, que nunca tuvo conocimiento de la entrega del certificado de libre deuda al actor y que al recibir la primera notificación del actor modificó la información de su situación crediticia en el BCRA, por lo que actuó con buena fe.

La parte actora contesta a fs. 251/258 solicitando el rechazo del recurso conforme argumentos a los que me remito.

A fs. 265 la Sra. Fiscal de Cámaras toma intervención en razón de resultar aplicable la ley de defensa de consumidor, quedando la causa en estado para resolver a fs. 269.

3.- La solución:he cotejado la traba de la litis, la sentencia cuyos argumentos principales he transcripto y no encuentro fundamentación crítica, precisa y razonada en relación a los fundamentos del fallo que me permita revisar la responsabilidad cuestionada en el primer agravio. Los demás contienen un mínimo de crítica por lo que los trataré sustancialmente, aunque, como he anticipado, coincido con la decisión tomada en primera instancia.

3.1.- Primer agravio (responsabilidad), presupuestos y límites del recurso de apelación:

El recurso, en el primer agravio no cumple con los requisitos del art. 137, reitera argumentos expuestos al ampliar contestación de demanda e introduce uno (que ignoraba que el Banco Columbia había extendido un certificado de libre deuda) que, si bien no es trascendente, debo señalar que no lo expuso al contestar ni al extender su responde, es más adhirió a la contestación de la codemandada que expresamente negó haberlo emitido (ver fs. 119 vta. /147/148/151) por lo que, vulnera la congruencia. Propondré la declaración de su deserción. Seguidamente explicaré las razones.

3.1. a.-El art. 137 del Código P.esal C.il, Comercial yT. de la Provincia de Mendoza, que establece en su inciso III) que “La expresión de agravios deberá ser clara, crítica, precisa y concreta, puntualizando las causales de nulidad, si las hubiere, y los errores en la apreciación de las pruebas o en el derecho aplicado en la sentencia, refiriéndose a los considerandos impugnados, a los medios de prueba analizados, y a las normas legales cuya aplicación se discute…”.

En la causa “Hirino”(nº53.896/56.544),entre otras hemos señalado que la doctrina explica la norma y puntualiza que “… cuando alude a crítica… se refiere al ataque directo y pertinente de la fundamentación, formulando la demostración de los errores fácticos o jurídicos que pudiese contener la sentencia recurrida.”. Asimismo, con cita de M. agregan que “… los agravios deben expresarse en forma concreta, es decir en forma precisa...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR