Sentencia nº 14508 de Superior Tribunal de Justicia, 13 de Noviembre de 2018

Fecha de Resolución13 de Noviembre de 2018
EmisorSuperior Tribunal de Justicia

TEMAS: VIOLENCIA DE GÉNERO. HOMICIDIO SIMPLE. ENCUBRIMIENTO. FALSO TESTIMONIO. AGRAVANTES DE LA PENA. REVOCACIÓN DEL SOBRESEIMIENTO. FUNCIONARIOS PÚBLICOS. GENDARMERÍA NACIONAL. SUSPENCIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL. QUERELLANTE ADHESIVO. FACULTADES DEL QUERELLANTE.

(Libro de Acuerdos Nº 3, Fº 550/577, Nº 143). En la ciudad de San Salvador de Jujuy, Provincia de Jujuy, a los trece días del mes de Noviembre del año dos mil dieciocho, reunidos los Señores Jueces de la Sala II -Penal de este Superior Tribunal de Justicia, doctores L.N.L.G., J.M.d.C. y Clara Aurora De Langhe de Falcone, bajo la presidencia de la nombrada en primer término, vieron el Expte. Nº PE-14.508/17 caratulado: “RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD INTERPUESTO EN EL EXPTE. Nº 40/2017 (Tribunal de Casación Habilitado) Ref. E.. Nº 08/17, caratulado RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD Y CASACIÓN CONJUNTOS, int. en Expte. Nº 248/12 (Tribunal en lo Criminal Nº 2) D.A.T. y A.C., Encubrimiento Agravado. M.A.O., Falso Testimonio. C.A.M., Participación Criminal Secundaria del delito de Homicidio Calificado en Concurso Real y R.O.G., Homicidio Calificado por A.. Ciudad”.

La doctora L.G. dijo:

  1. El 30 de Septiembre de 2013, el Sr. Juez de Instrucción de Causas Ley Nº 3584/78, resolvió declarar cerrada la Instrucción y elevó la causa a Juicio conforme solicitud de la Sra. Agente Fiscal de Causas Ley Nº 3584/, ello respecto de: C.A.M. como supuesto partícipe secundario del delito de Homicidio Calificado por Alevosía; R.O.G. como supuesto autor del delito de Homicidio Calificado por Alevosía; D.A.T. y A. Á. C. como supuestos autores del delito de Encubrimiento Agravado y M.A.O. como supuesto autor del delito de Falso Testimonio.

  2. Luego de sustanciado el debate, el Tribunal en lo Criminal Nº 2, el 21 de Abril de 2015, resolvió declarar la nulidad de la acusación formulada por los representantes de la Querella Adhesiva; condenó a R.O.G. como autor penalmente responsable del delito de Homicidio calificado por Alevosía, imponiéndole la pena de Prisión Perpetua (Art. 80 Inc. 2º del C.Penal). Igualmente absolvió a C.A.M. por falta de acusación fiscal y sobreseyó a los procesados D.A.T., Á. A.C. y M.A.O. por prescripción de la acción penal (Art. 67 párrafo 2º del C.Penal y Art. 348 numeral 4º del C.P.Penal Ley 3584/78).

    Para resolver en el sentido expuesto, tuvo por cierto que: “...R.O.G. llegó al domicilio de Zarzoso ..., en el que habitaba junto con D.A.T. y C.A.M., poco después de las cuatro de la mañana del 5 de marzo de 2005, atento a lo expresado por el testigo A., quien lo viera por última vez en el local bailable “Kolor” cerca de esa hora y por lo relatado por la testigo V.M., quien lo atendió luego de las cuatro, vendiéndole unas cervezas y escuchando que G. decía que venía de “Kolor”. El previo conocimiento que de este procesado tenía A. y M. descarta cualquier posibilidad de error sobre la identidad del encartado”.

    “Luego, C.A.M. llegó con la Srta. C. al mismo domicilio, provenientes del local bailable “El P., alrededor de las seis de la mañana, sosteniendo en el interior una discusión, de tono violento, en el que existieron mutuas agresiones que dejaron improntas sanguíneas de M. en el pantalón de la joven, así como ésta resultó lesionada en la cabeza. A continuación, este encartado abandonó el domicilio para dirigirse a su lugar de trabajo en Purmamarca, al que tenía que llegar antes de las ocho de la mañana, lo que se demostró que hizo, a mérito de lo expresado por los testigos C. y A. y las constancias del libro de guardia de esa unidad de Gendarmería”.

    A partir de la salida de M. de la casa, G., avisado de la disputa ocurrida entre C. y su compañero de vivienda, buscó acercarse a la joven, con propósitos de naturaleza sexual, tal como lo relatara el testigo de la C. que le fuera confiado por el mismo acusado. Lo cierto es que, lejos de conformarse con la rotunda negativa expuesta por la víctima, la acometió violentamente, lo que motivó que ésta intentara avisar a su novio, a las siete y veintitrés minutos de la mañana, mediante un llamado telefónico que no pudo concretarse, quedando, sin embargo, grabado el tenor verbal del acoso emprendido por G. en la casilla de mensaje del teléfono de M.

    .

    Ante esa agresión, la joven intentó alejarse de su victimario, se vistió rápida y desordenadamente y buscó escapar, no consiguiendo su cometido, pues fue alcanzada por G. en el dormitorio de M., según lo manifestado por el médico de Policía, dada la mayor cantidad de sangre existente en la cama, en donde, valiéndose de un cinto de éste, que estaba en el piso, la estranguló provocándole la muerte por asfixia por compresión material del cuello, ajustando su hebilla en la región submentoneana de C. Para ello, G. capitalizó para la ejecución idónea de su conducta homicida, el alto grado de vulnerabilidad que tenía la víctima, a la sazón, golpeada y alcoholizada, en completa soledad frente al apetito sexual desbordado –y frustrado- de su atacante quien, a su vez, sabía las graves consecuencias disciplinarias que le acarrearía una denuncia formulada en su contra por una superior jerárquica y, por otra parte, novia de un camarada conviviente

    .

    Estos extremos decidieron a G. a actuar matando alevosamente a C.E.C., pretendiendo, más tarde, desbaratar la escena del crimen, con el objetivo de simular un suicidio que luego, por obra de los aportes probatorios efectuados, quedó develado como lo que en verdad era: un homicidio

    .

  3. Disconforme con lo resuelto, el Dr. S.F.C., en ejercicio de la defensa técnica de R.O.G., interpuso Recurso de Inconstitucionalidad y Casación (fs. 71/92 vta. del E.. Nº PE-11.615/15) con el objeto de que se deje sin efecto el pronunciamiento impugnado y se absuelva a su defendido.

    Igualmente el Dr. G.V. con el patrocinio letrado de la Dra. N.F.S. en representación de la parte querellante M. del V. L. –madre de la víctima, interpuso Recursos de Inconstitucionalidad y Casación (fs. 173/201 del Í.) solicitando se tenga por efectuada la acusación que su parte propusiera durante el debate y se revoquen los sobreseimientos a favor de C., O. y T.; así como la absolución de M.

    A fin de garantizar la doble conformidad en relación a la sentencia de condena, el 10 de noviembre del 2016, este Superior Tribunal de Justicia resolvió remitir la causa referenciada al Tribunal de Casación, previa selección de sus jueces habilitados de conformidad a lo previsto en Acordada Nº 12/201/06 (L.A. (PE) Nº 1, Fº 190/191, Nº 55).

  4. En su oportunidad, el Tribunal de Casación Penal habilitado se expidió, haciendo lugar parcialmente al Recurso interpuesto por R.O.G., declarándolo autor penalmente responsable del delito de Homicidio Simple (Art. 79 del C.Penal), imponiéndole la pena de 15 años de prisión.

    Por otra parte, el aludido Tribunal confirmó el Sobreseimiento dictado a favor de D.A.T., A.C., M.A.O., la absolución de C.A.M., como también la nulidad de la acusación formulada por los representantes de la Querella Adhesiva en la etapa de los alegatos.

    Para así resolver, entendió que la agravante de alevosía no se encontraba configurada en tanto, si bien el agente actuó en una situación en la cual se encontraba solo con la víctima en la vivienda, ésta no estaba imposibilitada –o con posibilidades muy reducidas- de ejercer una defensa. Tampoco admitió que el estado de ebriedad de C. deba considerarse en tanto dicha situación no fue generada de forma voluntaria por el encartado, ni aprovechada de manera consciente por él. Agregó que la víctima pudo trasladarse por sus propios medios del local bailable hasta la vivienda, lo que supone un mínimo de aptitud para sortear el ataque sufrido.

    Aclaró que si bien en el hecho existieron circunstancias de superioridad –peso, contextura física, mayor o menor estado de ebriedad de la víctima y victimario-, las mismas no funcionan por sí solas para calificar el homicidio.

    Concluyó en el punto que, al no haberse configurado el agravante reseñado, correspondía imponer la pena de 15 años de prisión. Para ello arguyó que G. se aprovechó de la situación de convivencia que mantenía con la víctima y de su superioridad física, así como la comprensión plena del mismo sobre las consecuencias del hecho. Aditó que tanto éste como C. eran funcionarios de Gendarmería Nacional encontrándose en permanente estado militar, debiendo cada integrante de la fuerza aceptar la función de salvaguardar y velar por la integridad de las personas, siendo que el victimario cometió un hecho violatorio al bien jurídico más tutelado por el ordenamiento.

    En relación a la prescripción de la acción penal a favor de T., O. y C. sostuvo que aunque los mismos detentan el carácter de funcionarios públicos, la conducta reprochada no lo fue en el “ejercicio de sus funciones” como el Art. 67 del C.Penal exige ni aquéllos se valieron de su cargo público para eludir el accionar de la justicia.

    Finalmente consideró que la acusación formulada por la representante de la Querella Adhesiva es nula en tanto la causa se elevó a juicio exclusivamente con el requerimiento efectuado por la A.F. sin haber hecho lo propio aquélla a pesar de estar notificada. Aclaró que la Corte Suprema de Justicia de la Nación reconoció que la acusación constituye un bloque indisoluble que se perfecciona en dos momentos procesales distintos: el requerimiento de elevación a juicio y el debate, siendo que para acusar en el plenario debe haberse manifestado tal actividad en la etapa instructoria (C.S.J.N. Del’Olio 329:2596).

  5. En contra de lo resuelto por el Tribunal de Casación habilitado que absolvió a C.A.M. por falta de acusación fiscal, e invocando la representación de la parte Querellante, interpuso Recurso de Inconstitucionalidad la Dra. N.F.S. (fs. 29/38 vta.) con el objeto que se revoque la sentencia en crisis, se declare la validez de la acusación formulada, la imprescriptibilidad de los delitos cometidos por funcionarios públicos y se reestablezca la calificación y monto de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR