Sentencia nº 13389 de Superior Tribunal de Justicia de Jujuy, 8 de Septiembre de 2017

Fecha08 Septiembre 2017
Número de expedienteCF-13389-2017
Número de sentencia13389

TEMAS: ACCIDENTE DE TRÁNSITO. CULPA CONCURRENTE. MUERTE DE UN HIJO. PRUEBA PERICIAL. APARTAMIENTO DE LA PRUEBA PERICIAL. BICICLETA. ESTADO DE EBRIEDAD. VEHÍCULO EMBISTENTE. PRESUNCIÓN LEGAL.

(Libro de Acuerdos N° 2, F° 838/843, N° 235). San Salvador de Jujuy, República Argentina, a los ocho días del mes de septiembre del año dos mil diecisiete, la Sala I -Civil y Comercial y de Familia- del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Jujuy, integrada por los Dres. S.M.J., B.E.A. y Clara Aurora De Langhe de Falcone, bajo la presidencia del nombrado en primer término, vieron el Expte. Nº CF-13.389/17, caratulado: “Recurso de Inconstitucionalidad interpuesto en el Expte. Nº B-170.441/2007 (Cámara en lo Civil y Comercial-Sala I- Vocalía 2) Ordinario por Daños y Perjuicios: S.J. y A.M.S. c/ Ramos Máximo, Liderar Seguros S.A. y C.A.”

El Dr. Jenefes dijo:

La Sala Primera de la Cámara Civil y Comercial en sentencia de fecha 21 de diciembre del 2016 resolvió, hacer lugar a la demanda entablada por los Sres. J.S. y M.S.A. en contra del Sr. Máximo Ramos, Liderar Seguros S.A. y A.C., condenando a éstos en forma solidaria, a abonar el 60 % de la suma de $600.000 por todo concepto. Impuso costas a los demandados y difirió la regulación de honorarios profesionales, para el momento en que se apruebe la planilla de liquidación.

Para así resolver consideró, que los actores promovieron demanda por daños y perjuicios por la muerte de su hijo, ocurrida en un accidente de tránsito, cuando éste circulaba en bicicleta, en contra del conductor del rodado automotor. Expresó que la accionada alegó que el siniestro ocurrió por exclusiva culpa de la víctima por lo que, correspondía analizar la mecánica del accidente, aclarando que no hubieron testigos presenciales, difiriendo las versiones de las partes.

A continuación la Sala sentenciante ponderó las conclusiones de las pericias, la técnica labrada en la causa principal y la accidentológica, obrante en la reconstrucción del expediente penal.

Concluyó que de lo allí expuesto resultaba dudosa la mecánica del accidente. Así las dos pericias, además de disentir respecto de la dirección que circulaban los rodados, conjeturaron que era el ciclista el que se desvió al carril por el que circulaba la camioneta (pericia del expediente penal) o era la bicicleta la que se acercó a la camioneta, desviándose a la izquierda, con lo cual se atravesó en la trayectoria de la misma (pericia del expte. principal).

Expresó que no fundamentaron sus deducciones y porqué no pudo ocurrir lo contrario: que fuera la camioneta quien invadió el sendero por el que circulaba la bicicleta.

En estas circunstancias consideró que correspondía determinar la responsabilidad de los intervinientes acudiendo a las presunciones generales en los casos de accidentes de tránsito.

Determinó que no había duda que hubo una colisión, y sea que se haya producido de frente o de los costados de ambos vehículos, el vehículo embistente fue el rodado automotor; así surge de las pericias que dieron cuenta que el cuerpo de la víctima cayó sobre el capot de la camioneta, provocando su hundimiento y luego, fue despedido sobre el camino, según expediente penal, la bicicleta que conducía quedó a uno metros de distancia.

A continuación, adhiriendo a la corriente jurisprudencial que sostiene el principio que el carácter de embistente origina una presunción iuris tantum de culpabilidad, determinó que el conductor del rodado embistente reviste culpabilidad en el accidente.

Ponderó también que, conforme declaraciones del padre de la víctima, ésta última participó de una fiesta y se quedó bebiendo en ella, lo que fue corroborado por la pericia realizada en el expediente penal, en donde el médico cirujano interviniente detectó aliento etílico en la víctima. Igualmente los testigos, que declararon en la audiencia de vista de causa, manifestaron que la víctima permaneció bebiendo cuando los otros participantes de la fiesta que se celebraba, ya se habían retirado.

Por ello determinó que en estas circunstancias, la víctima infringió las...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR