Sentencia nº 50766 de Cuarta Cámara Civil de Apelaciones de la Provincia de Mendoza, Primera Circunscripción, 23 de Diciembre de 2014

Ponente:SAR SAR - LEIVA
Fecha de Resolución:23 de Diciembre de 2014
Emisor:Primera Circunscripción
Materia:PRESCRIPCION ADQUISITIVA - USUCAPION - PRUEBA - VALORACION DE LA PRUEBA - ORDEN PUBLICO

Untitled Document

CAMARAS DE APELACIONES EN LO CIVIL, C CUARTA>

Expediente salido en lista: 29-12-2014

Autos Nº:

50766

a fojas:

222

:: ... Texto Publicado en la Web ... ::

Expte: 50

Expte: 50.766

Fojas: 222

En la ciudad de Mendoza, a los veintitrés días del mes de

diciembre del año dos mil catorce siendo las doce horas, reunidos en la Sala de

Acuerdos de esta Excma. Cuar-ta Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial,

M., de Paz y T., los señores Jueces titulares, trajeron a

deliberación para resolver en definitiva estos autos Nº 41.745/50.766,

caratulado “C.M.I. p/Prescripción Adquisitiva”, originarios del

Décimo Juzgado Civil, Comercial y Minas, venidos a este Tribunal en virtud del

recurso de apelación interpuesto a fs. 181 por la parte actora, en contra de la

resolución de fs. 173/176.

           Practicado a fs. 221 el sorteo establecido por el Art.

140 del Código Procesal Civil, se determinó el siguiente orden de votación:

D.. S.S., L., Abalos.

En razón de encontrarse en uso de licencia la señora Juez de

Cámara, Dra. María S. Ábalos, Juez titular de esta Excma. Cuarta Cámara

Civil de Apelacio-nes, de conformidad al agregado introducido por el Art. 2º de

la Ley 3800 al inc. II del Art. 141 del C.P.C., la sentencia a que se refiere

este acuerdo, será suscripta úni-camente por los dos jueces restantes, D..

M.S.S. y C.F.L..

           De conformidad con lo dispuesto por el Art. 160 de la

Constitución de la Provincia de Mendoza, se plantean las siguientes cuestiones

a resolver:

Primera cuestión:

           ¿Debe modificarse la sentencia en recurso?

Segunda cuestión:

           ¿Costas?

Sobre la primera cuestión propuesta la Sra. Juez de Cámara, Dra.

M.S.S., dijo:

           A fs. 50/52 se presenta la Sra. M.I.C.,

por su derecho, y pro-mueve demanda por prescripción adquisitiva respecto del

inmueble ubicado en calle Correa Saá N° 1.580, Distrito San José, Departamento

Guaymallén, Provincia de Mendoza, el cual se encuentra inscripto en el Registro

Público y Archivo Judicial al N° 16.735; fs. 150, T° 92 “C”, de Guaymallén.

           Afirma, que vive en la propiedad desde hacen más de

cuarenta años, la cual fue adquirida, mediante boleto de compraventa con fecha

19-10-1970, por su madre J.F.T., quien falleciera el

24-10-2010, junto con su segundo mari-do, el Sr. M.S., también

fallecido. Indica que ha vivido en ese inmue-ble desde su adquisición por

boleto privado, junto con su madre y el Sr. S. y que desde el

fallecimiento de ambos habita la misma ella sola, en calidad de dueña exclusiva

y propietaria. Funda en derecho y ofrece pruebas.

           A fs. 2 obra agregado el plano de mensura y a fs. 70 y

vta., consta copia del asiento registral del Registro Público y Archivo

Judicial de la Provincia de Mendoza del que surge que el inmueble se encuentra

inscripto a nombre de Rosa Pérez A. de G..

           A fs. 90 se declaró a la Sra. Rosa Pérez A. de

G. como persona de ignorado domicilio.

           Se efectúan publicaciones edictales del traslado de la

demanda al titular re-gistral y terceros interesados.

           A fs. 91/92 consta la publicación edictal de

notificación del traslado de la demanda a la Sra. Rosa Pérez A. de G.,

quienes contestar a través de la de-fensora oficial a fs. 98.    Â

           La municipalidad de Guaymallén y Fiscalía de Estado no

manifiestan oposi-ción.

           Admitida y sustanciada la prueba ofrecida, a fs.

173/176 se dicta sentencia.

           III. LA SENTENCIA RECURRIDA.

           El Sr. Juez analiza la pretensión consistente en la

adquisición de un inmueble respecto del cual la actora indica que lo habita

desde que fuera adquirido por su ma-dre, la Sra. J.F.T. y el

esposo de esta, Sr. M.S., lo cual sostiene ocurrió hacen más de

cuarenta años, como así también que ambos se encuentran fallecidos y que desde

la muerte de la Sra. T., reviste el carácter de dueña y propietaria

exclusiva.

           Indica, que conforme surge del instrumento privado

obrante a fs. 40, el Sr. S. y la Sra. T. (hoy fallecidos) celebraron

un contrato de compraventa con el Sr. J.B. De Brito, referido al

inmueble objeto de esta litis, el 19-10-1970, quien a su vez había suscripto

otro similar con la titular registral del dominio, Sra. Pérez A. de G.,

existiendo además otras pruebas (instrumentales de fs. 5/49) que acreditan el

ejercicio de la posesión por parte de aquellos desde hacen aproximadamente 40

años.

           Más allá de ello, conforme surge de los propios dichos

de la accionante, ella comenzó a ocupar el inmueble conjuntamente con su madre

y con el marido de esta, que eran quienes detentaban su posesión desde 1970

hasta el fallecimiento de la Sra. T. (2010), siendo coincidentes al

respecto todos los testimonios rendidos en este proceso: J.B. (fs.

135); E.F. (fs. 137); D.O.N. (fs. 138) y D.B. (fs.

140), en los que se menciona que la actora vive en ese in-mueble desde hacen

más de cuarenta años; que la consideran su única propietaria y que le ha

efectuado algunas mejoras.

           Refiere, que los herederos continúan la posesión de

los causantes (Art. 3417 del C.C..), con las mismas cualidades o vicios (Art.

3418 del C. Civ.).

           Que conforme se desprende de lo manifestado en su

demanda por la Sra. M.I.C., ella no comenzó la ocupación del

inmueble como poseedora del mismo, sino que dicha condición la tenía su madre y

el marido de esta; es decir, que tuvo acceso a la propiedad en su calidad de

hija de la Sra. T., con quien convivió hasta su fallecimiento (24-03-2010;

fs. 2 del a.e.v. N° 3841).

           Hay que recordar, además, la disposición del Art. 4006

C. Civ., en cuanto a la exigencia de la exclusividad de la posesión para

adquirir por medio de la prescrip-ción, la cual resulta compatible con lo

ordenado por el Art. 2401 del mismo cuerpo legal al disponer que dos posesiones

iguales y de la misma naturaleza, no pueden concurrir sobre la misma cosa.

           Como derivación de estos principios, se ha sostenido

que en el supuesto de que hayan sido varias las personas que han poseído en

común el inmueble a usuca-pir, todas ellas deberían ejercitar la acción y lo

mismo ocurriría en el supuesto de que el poseedor exclusivo fallezca y deje

herederos, ya que cuando muchas personas son llamadas simultáneamente a la

sucesión, cada una tiene los derechos de su autor de una manera indivisible, no

sólo en cuanto a la propiedad, sino en cuanto a la pose-sión también. (Art.

3.416) (Areán, B., “Juicio de usucapión”, Buenos Aires, H., 1.998,

pág. 263).

           En el sub lite, la acción de usucapión no ha sido

iniciada por todos los here-deros de la Sra. T. y el Sr. S., surgiendo

del A.E.V. N° 3.820 (fs. 30), que por el fallecimiento del Sr. S. fueron

declarados herederos su cónyuge J.F.T. (hoy fallecida) y sus

hijos L.J. y W.A.S. y del A.E.V. N° 3841 (fs.

34), que por el fallecimiento de J.F.T., le sucedieron como

herederos sus hijos M.I.C.; W.R.³n C.; Sergio Paulino

Castro; W.A.S. y L.J.S.-nas, por lo que, si

lo que se pretende es excluir de la pretensión a los poseedores ori-ginarios o

a los herederos de estos, debía necesariamente la Sra. M.I.C.

intervertir su título, de cooposeedora, a partir de la muerte de la Sra.

T., por el de única poseedora, excluyendo así de la relación real con la

cosa a los demás cohe-rederos, siendo recién a partir de dicha mutación o interversión

que comienza a co-rrer el plazo para usucapir de manera exclusiva.

           Que la falta de acreditación de la interversión y la

prueba del transcurso de la posesión exclusiva durante el plazo requerido por

la ley no se ha rendido en la causa, por lo que rechaza la demanda con costas.

           IV. LA EXPRESION DE AGRAVIOS Y SU CONTESTACION.

           A fs. 206 la actora expresa agravios. Indica, que su

parte ha ejercido la pose-sión pública, pacífica e ininterrumpida con ánimo de

dueño durante todo el tiempo que se prolongó desde que sus padres la

adquirieran. Que...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba