Sentencia nº 9111 de Superior Tribunal de Justicia de Jujuy, 27 de Octubre de 2014

Fecha de Resolución27 de Octubre de 2014
EmisorSuperior Tribunal de Justicia de Jujuy

(Libro de Acuerdos Nº: 57, Fº 3115/3121, Nº: 829). En la ciudad de San Salvador de Jujuy, República Argentina, a los veintisiete días de octubre de dos mil catorce, los jueces del Superior Tribunal de Justicia, J.M. delC., M.S.B., S.M.J., S.R.G. y Clara D. L. de Falcone -bajo la presidencia del nombrado en primer término-, vieron el expediente Nº 9111/12, caratulado “Recurso de inconstitucionalidad interpuesto en el expte. Nº 12536/12 (S.I. – Cámara de Apelaciones Civil y Comercial) Ejecutivo: CARSA S.A. c/ R., J.J.” del cual,

El doctor del Campo dijo:

Para una mejor comprensión del recurso bajo examen conviene señalar que, en el expediente B-225063/10 caratulado “Ejecutivo: CARSA S.A. c/ R., J.J.”, se mandó llevar adelante la ejecución, con costas al demandado, y se regularon los honorarios del doctor J.E.F.C., apoderado de la actora (fojas 18/19).

Con posterioridad (fojas 23), el mencionado letrado denunció la revocación de su mandato y solicitó que se librase una cédula dirigida a su ex mandante -CARSA S.A.- para notificar la regulación de sus honorarios a fin de ejecutarlos conforme lo autoriza el artículo 34 de la Ley de Aranceles. Luego, se presentó el doctor F.J.S.R. (fojas 35) en nombre y representación de CARSA S.A. y de Alises Fanlo y Asociados S.A. -en adelante, AFSA- y dio cuenta tanto del cese del mandato del doctor J.E.F.C., como de la cesión de honorarios efectuada por este último a favor de AFSA instrumentada en la Escritura Pública Nº 86 de fecha 4/03/2009 (fojas 30/32).

Ante dichas presentaciones, el juez de grado, denegó el pedido del doctor J.E.F.C. -como se dijo: libramiento de una cédula de notificación dirigida a su ex representada con el propósito de ejecutar sus honorarios- y declaró oponible la cesión (fojas 36). Apelada que fuera dicha resolución, la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial (fojas 78/80) rechazó el recurso y confirmó la providencia del juez de primera instancia e impuso las costas al vencido. Para así decidir, la alzada, juzgó que los planteos efectuados por el recurrente, referidos a la extensión de la cesión de honorarios debían hacerse valer por la vía correspondiente. Destacó que el legítimo titular del crédito por honorarios es AFSA, dado el carácter consensual del contrato.

Disconforme con ese pronunciamiento el vencido, interpuso el presente recurso de inconstitucionalidad por sentencia arbitraria (fojas 4/10 de autos). Sostiene, en apretada síntesis, que el fallo lesiona sus derechos y garantías constitucionales por cuanto decide la titularidad de los honorarios en un proceso inadecuado para ello. Asimismo cuestiona la interpretación amplia que, de los términos de la cesión, hizo la sala e insiste en que los honorarios cedidos son aquellos relacionados con su actividad como representante de AFSA, no así los que surgen de la labor como apoderado de CARSA S.A. Por último, se queja de la imposición de costas.

Corrido el traslado del recurso, se presentó el doctor F.J.S.R. en representación de AFSA y de CARSA S.A. (fojas 53/60 y 63/69, respectivamente) y solicitó el rechazo del mismo con costas, por los motivos a los que cabe remitir en honor a la brevedad.

Integrado el Tribunal, los autos fueron llevados a dictamen del F. General, quien se expidió a fojas 90/91.

Conviene resaltar que la cuestión traída a decisión ha sido materia de pronunciamiento en las causas registradas en L.A. 56, Nº 276; L.A. 56, Nº 426 y L.A. 56, Nº 559, entre otros; y que la Corte Suprema de Justicia de la Nación [1], desestimó el recurso de hecho deducido por el doctor J.E.F.C. por sus propios derechos, con similar pretensión.

Sin perjuicio de ello, es dable precisar que la firma AFSA denunció que los honorarios regulados en la causa a favor del doctor J.E.F.C. le pertenecían en virtud de la cesión instrumentada en la Escritura Pública Nº 86 de fecha 4/03/2009 (fojas 30/32 del expediente principal).

De la escritura pública indicada se desprende que el profesional mencionado cedió a favor de AFSA “todos los honorarios regulados o devengados presentes y futuros, que tuviera que percibir, y que estén relacionados con la actividad profesional como abogado que lo vincula con el estudio A.F. y Asociados S.A., referentes a la atención de los casos y juicios que el estudio le encomiende, para el cobro de la cartera de morosos de los llamados clientes del estudio, que incluyen a Entidades Bancarias, Financieras, Empresas comerciales y de servicios. Emisoras de tarjetas de crédito, etc.”; además, la escribana dejó constancia de que la cesión se realizaba en el marco de la relación laboral que unía al cedente y a la cesionaria y por la cual el letrado percibía mensualmente una remuneración; que se transmitían todos los derechos y acciones sobre los mencionados honorarios; y que el cedente facultaba expresamente a la cesionaria para gestionar, cobrar y percibir las sumas de dinero que se liquiden en concepto de pago por honorarios judiciales y extrajudiciales y para tramitar las pertinentes órdenes de pago ante los juzgados correspondientes.

Ahora bien, en las causas citadas al inicio, quedó sentado que tal escritura al ser un instrumento público (artículo 979, inciso 1º, Código Civil) goza de presunción de autenticidad y conserva su valor -en cuanto a la veracidad de su contenido- hasta tanto sea argüido de falso (falsedad ideológica o material) por acción civil o...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR