Una transición complicada: los empresarios deshojan el calendario

 
EXTRACTO GRATUITO

Sus voces suenan con mayor estruendo este año. La cercanía de lo que intuyen que es un fin de ciclo y la percepción de que las variables económicas ya no se acomodarán en lo que queda del mandato de Cristina Kirchner les suelta la lengua más de lo acostumbrado a los empresarios locales. Locuaces como nunca en la última década, en los bulliciosos pasillos del Hotel Sheraton de esta ciudad, donde se celebró el 50° Coloquio de IDEA, los hombres de negocios hicieron una semblanza de lo que consideran que les espera en los próximos doce meses: un año difícil, más de lo mismo. Hay cautela y actitud defensiva.Uno de los que más alto hicieron escuchar su crítica al Gobierno fue el propio presidente de IDEA, Miguel Blanco, quien en la inauguración del encuentro, el miércoles por la noche, remarcó que no están dadas en el país las condiciones económicas como para atraer inversiones. Poco después, amplió su concepto y dijo: "Este año de transición política va a ser un año difícil". La mayoría de sus colegas concuerdan con él.También los economistas coinciden con este diagnóstico. Dante Sica, director de Abeceb.com y uno de los infaltables en el Coloquio, deslizó su impresión sobre el futuro inmediato. "Me da la sensación de que este año todos van a adoptar una posición defensiva. Nadie espera que vaya a haber una reactivación", opinó.¿Cuál será la situación? En el peor de los escenarios, sin un arreglo con los holdouts en enero, la actividad tendría una caída de 2%, similar a lo que se perfila para 2014. La mejor de las hipótesis no parece muy halagüeña tampoco. Una solución para el tema de la deuda permitiría terminar 2015 con cero de crecimiento, es decir, con un estancamiento.Acorralado por las retenciones, los permisos de exportación y demás controles, el campo es uno de los sectores que más pone el grito en el cielo. Luis Miguel Etchevehere, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), afirmó que todo lo que hace el Gobierno perjudica a la producción. Con vistas a lo que viene, señaló: "La próxima cosecha va a ser a la defensiva, con menos tecnología, menos insumos, menos inversión. Eso influirá en los rindes porque, aunque se siembre más superficie, el volumen obtenido será menor."Además, el directivo de la SRA confirmó que uno de los próximos pasos que darán con el G6 (grupo integrado por esa entidad, la Unión Industrial Argentina, la Cámara Argentina de la Construcción, la Cámara Argentina de Comercio, los Bancos Privados de Capital Argentino y la Bolsa de Comercio), será ir a la Justicia para que se declare la inconstitucionalidad de la ley de abastecimiento. De no prosperar ese pedido, ya se vislumbran muchos dolores de cabeza en las empresas en los próximos meses, algo que desvela a los hombres de negocios.Aún con una mirada esperanzadora, Oscar Andreani, dueño de Grupo Andreani, señaló a la inflación como uno de los factores que lo complicarán, y mucho. "Yo veo un año con altibajos, con una inflación igual o superior a la que tenemos hoy", afirmó. Y acotó: "Esto hace que todo el tiempo tengamos que estar ocupados en ajustar tarifas en lugar de trabajar en el foco de nuestro negocio". En Brasil, donde comenzó a expandirse este grupo con 70 años de trayectoria en la Argentina, la situación es diferente. Allí, dice, ese tema se soluciona en 10 minutos.En el sector de Andreani, se produjo una baja general de 10% en la actividad, que ellos compensan con nuevos clientes. Pero, según estimó, sus colegas van a sufrir bastante más, por el alza de costos. "Gasoil, sueldos y todos los insumos en general se van por las nubes", lamentó.El año de transición política no será fácil. Todos toman sus recaudos a la hora de trazar un panorama de lo que vendrá. También el sector bancario, claro. Gabriel Martino, CEO de HSBC, empezó por destacar lo positivo. Dijo que los balances de las entidades están sanos y no tienen desequilibrios como los que se dieron...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA