Los empresarios, en un acalorado debate: ¿es lícito pagar coimas?

 
EXTRACTO GRATUITO

MAR DEL PLATA.- La pregunta vino de pronto y envenenada. Terminaba la segunda jornada del Coloquio de IDEA, que se desarrolla en esta ciudad, y los participaban de un panel interactivo sobre valores y democracia.Desde las pantallas se interpelaba a todos a contestar sobre un hipotético pago de coima. "Si un acto de corrupción está destinado a obtener una aprobación (por ejemplo, una habilitación municipal) maliciosamente retenida, ¿es censurable la actitud del empresario?", decía.Era el dedo en la llaga. "Epa", soltó el economista Tomás Bulat, que moderaba el panel, al ver en las mismas pantallas , emitidas en simultáneo a través de dispositivos electrónicos desde cada asiento: el 53 por ciento decía que "siempre" era condenable esa práctica, pero un inquietante 47 por ciento se dividía en "sólo en casos extremos" (28 por ciento) y "nunca" es condenable (19 por ciento).Aunque minoritario, el porcentaje de potenciales pagadores de sobornos era demasiado alto para un foro que pretende desde sus ponencias construir un país mejor. De hecho, un abrumador 100 por ciento acababa de contestar que prefería cohesionar la Argentina "por valores" antes que "por ideología". Esa chispa encendió entonces la discusión. Fueron varios minutos de argumentos acalorados."Es llamativo que casi el 50 por ciento no lo repruebe; tendrían que ser muchos menos", se indignó una ejecutiva desde una de las primeras mesas. Momentos antes, Enrique Duhau, productor agropecuario, le había puesto voz a lo que muchos piensan sin hacerlo explícito: "Pero es que se trata de una extorsión de un funcionario, ¿cómo vamos a condenar al empresario? Sería como condenar que pagás el rescate de un secuestro".No se ponían de acuerdo. La promotora que llevaba el micrófono corría de mesa en mesa: todos asumían tener algo para aportar. Ignacio Stegmann, presidente de la empresa de insumos industriales 3M, aprovechó entonces para cuestionar una vieja excusa del mundo de los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA