Resolución Nº 7539/GCABA/MCGC/14

Firmantes:Lombardi
Jefe de Gobierno:Mauricio Macri
Emisor:Ministerio de Cultura
Fecha de la disposición:14 de Octubre de 2014
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

VISTO:

El Expediente N° 669.617 e Incorporado y,

CONSIDERANDO:

Que, mediante la Resolución N° 1869-MCGC-2010, el Ministerio de Cultura dispuso la

instrucción del sumario administrativo a efectos de deslindar las responsabilidades que

pudieran surgir con relación a las presuntas irregularidades denunciadas por el hurto

advertido el día 3 de Noviembre de 2009 de una escultura de Bronce con base de ónix

de unos 0,40 centímetros de alto, siendo la misma articulada, de principios del siglo

veinte, de origen francés, y encontrándose dentro de una vitrina de vidrio, sobre una

base de madera en el ámbito del Museo Casa Carlos Gardel;

Que, mediante el Informe del Director del Museo Casa Carlos Gardel, del 19 de

noviembre de 2009, agregado al Expediente Incorporado N° 565.097/2010, se

comunicó a la Dirección General de Custodia y Seguridad de Bienes la ocurrencia del

faltante referenciado el que se encontraba dentro de una vitrina, en una Sala de

Exposiciones del Museo, a escasos cinco metros de la caja donde se vendían las

entradas para su ingreso y la que en ningún momento quedaba abandonada mientras

el establecimiento cultural permanecía abierto;

Que, se glosó la copia del Certificado de la denuncia policial formalizada por Horacio

Gustavo TORRES ante la Comisaría 7° de la Policía Federal Argentina, al Expediente

Incorporado N° 565.097/2010;

Que dichas actuaciones se caratularon "Hurto", sumario N° 4220, ocurrido el día 3 de

noviembre de 2009, a las 19:00, en el interior del Museo Casa Carlos Gardel,

emplazado en la calle Jean Jeaurés 735, de esta Ciudad, en las que se señaló que se

ha dado intervención judicial;

Que, en virtud del tercer párrafo del artículo 11° del Decreto N° 3360/68 incorporado

por el Decreto N ° 468/08, se le recibió declaración testimonial en la Dirección General

Técnica, Administrativa y Legal del Ministerio de Cultura, al empleado de seguridad del

Museo Casa Carlos Gardel, Julio César CLEMENTE, quien expresó que a la hora

00:00 de los días sábado ingresaba a su lugar habitual de trabajo; y añadió que el

personal del aludido establecimiento cultural entraba a las 10:00 hora, y manifestó

haberse enterado del hurto de la estatuilla el día 10 de noviembre de 2009 por el

encargado del Museo, de quien no recordaba su apellido, a excepción de su nombre

propio que era Ricardo. A su vez, indicó que siempre se apostaba en el hall del

inmueble, no en las salas de exposiciones y que realizaba rondines durante la noche;

y, que nunca había visto el objeto faltante. Explicó, que los sábados, a partir de las

10:00 horas, había público y señaló que el encargado Ricardo le comunicó que la

estatua siniestrada estaba dentro de una cúpula de vidrio en la tercera sala desde la

entrada hacia el interior del establecimiento. Finalizó su relato, destacando que el

Museo Casa Carlos Gardel no tenía cámaras de seguridad, que no había personal de

vigilancia contratado, y que los agentes de seguridad del Gobierno de la Ciudad,

estaban uno sólo por turno;

Que, se pronunció en testimonial el otrora agente de seguridad del Museo Casa Carlos

Gardel, José Iván MEDINA ZAMBRANO, quien ratificó el contenido del informe

glosado al Expediente Incorporado N° 565.097/2010 y reconoció como propia la firma

allí estampada, expresando que en el mes de noviembre de 2009 ya no trabajaba más

en la aludida institución cultural;

Que, personal de la Dirección General de Sumarios se constituyó por ante la Fiscalía

Nacional en lo Correccional N° 10, Secretaría N° 76, donde tramitó la Causa N° C - 10

- 29.963-1, caratulada: "N. N. S/ HURTO", concerniente al hecho de autos,

informándose, que con fecha 1 de septiembre de 2010 se remitieron las referidas

actuaciones a la Dirección General de Investigaciones con Autores Desconocidos de

la Procuración General de la Nación, para su archivo;

Que, fue oficiada la Dirección General de Custodia y Seguridad de Bienes, con el

objeto de que el aludido organismo informase la nómina de los agentes de seguridad

que prestaron servicios en el Museo Casa Carlos Gardel en el lapso comprendido

entre los días 1 y 15 de noviembre de 2009, con detalle del nombre y apellido, horario

de trabajo y la Ficha Censal de cada uno de ellos. Asimismo, requirió que remitiese la

copia certificada del Libro de Novedades del aludido objetivo en dicho período;

Que, el organismo oficiado, remitió la documentación solicitada, la que conformó el

Registro identificado con el N° 1.465.740-PG-2010, incorporado a las presentes

actuaciones y de ella no surgió la prestación laboral por parte del agente José Iván

MEDINA ZAMBRANO el día del hecho;

Que, en razón de existir elementos suficientes, la Instrucción ordenó relevar del

juramento de decir verdad a los agentes Raúl Gilberto ÁLVAREZ, F.C. N° 442.541,

D.N.I. N° 8.229.903; Flavio Alejandro ALVEZ de OLIVERA, F.C. N° 449.877, D.N.I. N°

30.975.969 y Daniel Ricardo DODER, F.C. N° 274.381; D.N.I. N° 12.486.837, prestado

en ocasión de ofrecer sus testimonios y se los citó a prestar declaración indagatoria;

Que, en calidad de indagado, declaró el Agente de Seguridad de la Dirección General

de Custodia y Seguridad de Bienes, Raúl Gilberto ÁLVAREZ, quien señaló que se

desempeñaba en el Museo Casa Carlos Gardel entre las 18:00 y la 01:00 hs. Ratificó

en su totalidad lo expresado en su declaración testimonial, oportunidad en la que

manifestó que el Museo Casa Carlos Gardel estaba abierto al público todos los días a

excepción del martes. Explicó que ese día en particular cualquiera tenía acceso al

lugar adonde se encontraba la estatuilla, objeto de las presentes actuaciones, y

agregó que sólo concurrían los cuatro agentes de seguridad, cada uno en su

correspondiente turno. Indicó también, que el objeto faltante estaba encerrado en una

pecera de vidrio, la que no era fácil de levantar. Prosiguió su narración

individualizando a los demás empleados de vigilancia, los que se llamaban Flavio

Alejandro ALVEZ de OLIVERA, Ángel Guillermo MENDOZA y un tercero, de quien no

recordó su nombre. Refirió el declarante que después que se detectó el aludido

faltante se tomaron mayores precauciones en cuanto a la seguridad del Museo, tales

como cerrar cada una de las puertas de las salas de exposiciones con candado.

Precisó que luego las llaves se llevaban a la Dirección y se asentaba ello en el Libro

de Guardia de la institución y afirmó que la escultura hurtada no era grande, sino del

tamaño de un lapicero y no mucho más ancha que dicho objeto, de forma tal que se la

podía guardar en un bolsillo. Volvió a puntualizar que la referida escultura estaba

emplazada en una pecera invertida, la que la cubría. Señaló que la tapa de ella era

pesada y difícil de retirar, añadiendo que la misma no tenía candado. Destacó, a su

vez, que cualquier agente de seguridad podía llevarse la estatuilla, porque estaba

seguro de que nadie lo iba a ver, y agregó que pudo haber sido alguno de ellos en

complicidad con alguien del Museo. Concluyó que en el destacado establecimiento

cultural no había cámaras de seguridad;

Que, en calidad de indagado, declaró el Agente de Seguridad de la Dirección General

de Custodia y Seguridad de Bienes, Flavio Alejandro ALVEZ de OLIVERA, quien

señaló que se desempeñaba en el Museo Casa Carlos Gardel entre las 12:00 y las

19:00 hs. Asimismo, el declarante ratificó en su totalidad lo expresado en su

declaración testimonial, oportunidad en la que manifestó haberse enterado del faltante

por el Director del Museo. Indicó que la estatua desaparecida no pertenecía al

Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sino a una heredera de un músico

de Carlos Gardel, quien ofreció prestar muestras de su colección privada, las que se

expusieron en el destacado establecimiento cultural en forma temporaria, y agregó que

ese elemento fue el único hurtado. Explicó además, que la escultura, objeto de los

presentes actuados, estaba localizada en una vitrina, que era como un cubo de vidrio,

el que se podía retirar. Añadió que esa protección no ofrecía seguridad, y precisó que

el elemento siniestrado era del tamaño de un lapicero, aunque no sabía si éste era

pesado o no. Manifestó que el público entraba a la Sala adonde se hallaba la estatua

sin ser acompañado por el personal del Museo, y puntualizó que no había cámaras de

seguridad en el interior de la aludida institución cultural. Finalizó su narración

destacando que en el turno en el que se desenvolvía el declarante debía cuidar la

caja, la que estaba ubicada en el hall de entrada del establecimiento. Concluyó que

también hacía rondines, pero su función no era la de custodiar las salas de

exposiciones;

Que, en calidad de indagado, declaró el Agente de Seguridad de la Dirección General

de Custodia y Seguridad de Bienes, Daniel Ricardo DODER, quien ratificó lo

expresado en su declaración testimonial, oportunidad en la que manifestó que se

desempeñaba en el Museo Casa Carlos Gardel. Indicó haberse enterado del faltante

por otro agente de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA