River y un desafío imprevisto: reaccionar ante el golpazo

 
EXTRACTO GRATUITO

Para el pensamiento general de River, que experimentaba aires nuevos a partir de una renovación institucional y futbolística, lo que sucedió anteanoche, en la derrota por 2-1 ante Godoy Cruz y provocó varios problemas, se puede encuadrar en el marco de lo inesperado. Después de un comienzo con motivos para creer ante Gimnasia LP y del freno frente a Rosario Central (1-1), experimentó un impacto que va más allá del resultado y que le deja varias secuelas: un equipo necesitado de reponerse con celeridad en lo anímico, un entrenador obligado a reconstruir una defensa diezmada y una dirigencia acorralada por el proyectil sobre Leandro Grimi, que derivaría en una sanción para el Monumental.La reconstrucción anímica. "No sé por qué la gente está impaciente. Entiendo que tienen ganas de que ganemos desde el primer minuto. Pero eso hoy es difícil en el fútbol argentino. En el Monumental necesitamos paciencia, sensaciones positivas y respaldo. A nosotros nos sirve que la gente apoye y lo hace llenando la cancha. No es bueno que haya impaciencia en la tercera fecha." La frase de Leonardo Ponzio no hace más que poner en evidencia un temor latente: que el equipo no caiga en una pendiente regresiva como le pasó en los últimos campeonatos.El plantel sabe que necesita superarse en su temperamento y emerger como un equipo más consolidado, más estimulante, en resultados y en el rendimiento. Sobre la base de estas cuestiones que quedan por resolver es que deberían ir apareciendo las repuestas a los viejos vaivenes anímicos, los que vienen de antes y los que no desaparecerán mágicamente por la simple declaración de un cambio de aire. "Esto recién empieza. Recién van tres fechas, tenemos por delante mucho por recorrer, corregir y momentos buenos. Si hubiésemos sacado un punto, se hablaría de manera diferente. Pero siempre queremos ganar", agregó Ponzio en la atención a los medios de ayer. ¿Qué dijo Ramón Díaz? No dio la habitual conferencia de prensa tras el partido, pero a la salida del Monumental manifestó: "Fue increíble. Estamos enojados y calientes porque venimos haciendo un esfuerzo enorme, y nadie se esperaba una derrota".Fabbro, ¿el primer desplazado? En el último mercado de pases se trató del jugador más pedido por Ramón Díaz y desde que llegó en junio pasado estuvo en 11 partidos, acumuló 725 minutos y aún no sabe lo que es...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA