Sentencia nº 33919 de Tercera Cámara Civil de Apelaciones de la Provincia de Mendoza, Primera Circunscripción, 31 de Mayo de 2012

PonenteCOLOTTO, STAIB, MASTRASCUSA
Fecha de Resolución31 de Mayo de 2012
EmisorPrimera Circunscripción

Expte: 33.919

Fojas: 709

En Mendoza, a los días 31 del mes de mayo de dos mil doce, reunidos en la Sala de Acuerdo, los Sres. Jueces de esta Excma. Tercera Cámara de apelaciones en lo Civil, Comercial, M., de Paz y T., trajeron a deliberar para resolver en definitiva los autos Nº 120.029/33.919, caratulados “G.P.E. Y OTS. C/ CATANA JORGE FABIÁN Y OTS. p/ D Y P”, originarios del Quinto Juzgado Civil, de la Primera Circunscripción Judicial, venidos a esta ins-tancia en virtud de los recursos de apelación interpuestos a fs. 600, 603, 605 contra la sentencia de fs. 574/82.

Llegados los autos al Tribunal, se ordenó expresar agra-vios a los apelantes, los que se llevaron a cabo a fs. 641/5, 675/8, 687/91, quedando los autos en estado de resolver a fs. 701.

Practicado el sorteo de ley, quedó establecido el siguiente orden de estudio: D.. COLOTTO, STAIB y MASTRASCUSA.

En cumplimiento de lo dispuesto por los arts. 160 de la Constitución Provincial y 141 del C.P.C., se plantearon las siguientes cuestiones a resolver.

PRIMERA CUESTION:

¿Es justa la sentencia apelada?

SEGUNDA CUESTION

Costas.

SOBRE LA PRIMERA CUESTION EL DR. COLOTTO DIJO:

  1. ) La sentencia de primera instancia glosada a fs. 574/82 admitió parcialmente la acción resarcitoria promovida por los demandantes, sres. P.E.G. y C.A.B.M. en contra de los sres. J.F.C., L.M.O., Instituto Provincial de Juegos y Casinos de Mendoza, Triunfo Cooperativa de Seguros Limitada y COPAN Cooperativa de Seguros Limitada e impuso costas.

  2. ) El decisorio fue recurrido por los actores y demandados, expresando agravios a fs. 641/5, manifestando disconformidad con el fallo apelado, se agravia de la atribución del 20% de responsabilidad en la producción del accidente, enunciando contradicción, puesto que cita jurisprudencia de la SCJM que establece que la conducta culposa del peatón debe reunir los requisitos de inevitabilidad e imprevisibilidad, pero que se le atribuye un porcentaje de culpa por estar parado junto al vehículo al momento del impacto, no existiendo prueba del cruce súbito o imprevisto, el que incluso resulta irrelevante, por ser anterior a dicho hecho. Critica que el a quo no debió analizar el cruce del peatón sino la posición de este al momento del impacto, no existiendo prueba concreta de la culpa.

    Se agravia también por la determinación de obligaciones concurrentes, al sostener la a quo que se fija la responsabilidad de los partícipes en 50% (Catana), 30% (IPJyC) y 20% (actor), y por ello responden en la medida de contribución al hecho dañoso cuando por imperio del art. 1.109 C.CI. deben responder en forma solidaria, sin distinguir la incidencia causal. Considera que confunde influencia en la relación causal y el deber de resarcir a la víctima, limitando el monto del resarcimiento a cargo de los partícipes hasta el porcentual que ella considera de influencia del hecho, lo que resulta improcedente, arbitrario y viola el sistema de reparación integral.

  3. ) A fs. 649/53 y 667/70 contestan los agravios la parte demandada (IPJyC) y citada en garantía (Triunfo Coop. de Seg. Ltda.), solicitando la primera la declaración de moot case al haberse realizado un convenio de pago de la parte actora con Copan y ambos el rechazo de los agravios formulados.

    A fs. 664 la citada Copan manifiesta haber formalizado el convenio con la actora pagando la parte proporcional por la cual fue condenada en primera instancia.

  4. ) A fs. 675/8 Expresa agravios el Instituto Provincial de Juegos y Casinos (IPJyC), entendiendo que la a quo se aparta de las pruebas rendidas, que no se probó su responsabilidad, que el hecho que el rodado de su parte se encontrase detenido para estacionarse y con balizas puestas, no influyó en el accionar de G. que cruza la arteria imprudentemente e ingresa al rodado por el lado de la calle, analizando las testimoniales rendidas, lo que interrumpió el nexo causal promotor del accidente, encontrándose en el supuesto del art. 1.111 C.CI.-

  5. ) A fs. 680/1 contesta la actora los agravios formulados por el IPJy C, solicitando por los fundamentos que expresa la deserción del recurso.

  6. ) A fs. 687/91 Triunfo Coop. de Seguros Ltda. Se agravia por haber considerado la a quo que el vehículo asegurado y de propiedad del Instituto ha concurrido concausalmente con los resultados dañosos, que los fundamentos carecen de congruencia y que se le haya otorgado al actor el 20% de responsabilidad cuando fue causante como mínimo de un 50% de las consecuencias dañosas.

    Considera que el razonamiento referido a las partes intervinientes (vehículo impactante y víctima impactada) colige la responsabilidad de un tercero ajeno al hecho, que se hallaba en situación pasiva y que solo daría lugar a una infracción administrativa. Que a la luz de la órbita de aplicación del art. 1.113 C.CI. analizada por la a quo y en el que abarca al actor y al vehículo embistente (Peugeot 405), nada tiene que ver el Peugeot 504 estacionado del Instituto, puesto que el hecho dañoso se produce entre el vehículo embistente que circulaba a exceso de velocidad y la víctima, no asumiendo el Peugeot del Instituto el carácter de cosa riesgosa, siendo solo un tercero “presente” por lo que el hecho de encontrarse estacionado en doble fila no lo transforma en interviniente.

    Que G. quien trabajaba para B.M., se disponía a realizar un trabajo de filmación e iba a cargar la video filmadora por su propio interés laboral, que sus actos son independientes y dependen de su exclusiva voluntad, no pudiendo involucrar en la responsabilidad de los daños sufridos o causados por otra persona al titular registral del vehículo que iba a utilizar para aquellos fines, que se encontraba en forma pasiva y que no tuvo daño material y no generó daño físico.

    Si G. no hubiera cruzado antirreglamentariamente la calle Brasil, colocándose a la izquierda del vehículo en posición de peligro sobre plena calzada, nada hubiera sucedido, el Peugeot 405 no lo hubiera atropellado. Que la relación causal se encuentra exclusivamente plasmada entre la víctima y el Peugeot 405, en un 50% a cada uno.

    Se agravia de los rubros otorgados a B.M.. En cuanto al lucro cesante dice que no fue acreditado, que la sentencia resulta incongruente con la prueba pericial contable. Que la prueba del lucro debe ser directa, concreta y clara y la pericial no pudo ofrecer tales características, detallando las conclusiones que transcribió la a quo, que sin fundamento otorga la suma pretendida en base a otros antecedentes.

    En cuanto a la destrucción de la video-cámara, quedó claro que esta era usada y se presupuestó una sin estrenar (U$S 14.000), lo que excede el concepto de indemnización. Que se solicitó al alegar la disminución al 50%, pero que al otorgarse U$S 18.000 excede lo razonable y equitativo, solicitando se disminuya dicha cifra al 50% con más un porcentaje que debe estimarse de máxima en un 30%, solicitando que no sea una suma superior a U$S 10.000.

    Por los gastos médicos que se reclamó $ 4.100 por M., deben ser rechazados, puesto que si pretende cobrarlos por G., no se acreditó que fuera empleada en relación de dependencia y que G. está reclamando gastos médicos por derecho propio, por lo que existiría superposición de rubros, lo que constituye una arbitrariedad.

    Se deja aclarado que por un problema de compaginación, al encontrarse incompleto el tenor del escrito de expresión de agravios de la citada y habiéndose verificado que la actora contestó el traslado conferido conforme al traslado completo de dichos agravios, es que se agrega el traslado dejado por la citada conforme al cargo de fs. 691 vta.

  7. ) A fs. 693/5 la actora contesta el traslado conferido solicitando el rechazo de la apelación de la citada.

  8. ) Debo aclarar que por una cuestión metodológica pasaré a analizar la solicitud de deserción del recurso del Instituto Provincial de Juegos y Casinos, para luego considerar en conjunto los agravios relacionados con la mecánica del accidente y el estudio de responsabilidades asignadas a causa de dicho evento, para luego avocarse al resto de agravios interpuestos.

    Apelación del INSTITUTO PROVINCIAL DE JUEGOS Y CASINOS (fs. 675/8), sin perjuicio del tratamiento oportuno de los agravios referidos por la citada en garantía, se advierte que la apelación del referido ente público debe declararse desierto.

    Debe recordarse que esta Cámara participa del criterio amplio que aconseja a la Alzada no autolimitarse en sus poderes revisivos con interpretaciones demasiado severas que terminan frustrando el recurso del impugnante. Por ello es que, si existe una mínima suficiencia en el memorial no corresponde declarar la deserción del recurso (LS076 – 066, 32.988, 28/7/2010- LA195-136).

    No obstante ello, debe distinguirse adecuadamente la diferencia existente entre criticar y disentir.

    Lo primero implica un ataque directo y pertinente de la fundamentación, formulando la demostración de los errores fácticos o jurídicos que pudiese contener la sentencia recurrida, mientras que disentir es proponer meramente el desacuerdo con la misma.

    Por ello, la verdadera labor impugnativa no consiste en denunciar ante el Tribunal de Alzada las supuestas injusticias o errores que el fallo apelado pudiese contener, sino que deben demostrárselas con argumentos concretos, poniendo en evidencia qué elementos de hecho y de derecho le dan la razón a quien protesta, y si ello no sucede, debe declararse desierto el recurso.

    La virtualidad de la expresión de agravios no depende de la quantitas - cantidad de hojas escritas - sino de la qualitas - eficaz crítica concreta y razonada de los argumentos dirimentes del fallo (LS077 – 120).

    En Jurisprudencia del Superior Tribunal Provincial, “La ausencia de crítica contra uno de los argumentos esenciales del fallo, resta eficacia a cualquier otro que se mencione, puesto que aún siendo aquel exacto , por sí solo no bastaría para variar la solución cuando esta aparece sustentada...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR