Sentencia nº 30853 de Cuarta Cámara Civil de Apelaciones de la Provincia de Mendoza, Primera Circunscripción, 10 de Septiembre de 2007

PonenteGONZÁLEZ, SAR SAR, BERNAL
Fecha de Resolución10 de Septiembre de 2007
EmisorPrimera Circunscripción

Expte: 30853

Fojas: 254

En la ciudad de Mendoza, a los diez días del mes de setiembre del año dos mil siete, siendo las nueve horas, reunidos en su Sala de Acuerdos, los señores Jueces titulares de esta Excma. Cuarta Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, M., de Paz y T., trajeron a deliberación para resolver en definitiva, estos autos 130.302/30.853 caratulados: "M., J.C. y ots. c/Arizu SAICAI p/D. y P." , originarios del 14° Juzgado en lo Civil y Comercial y venidos a este Tribunal en virtud del recurso de apelación interpuesto a fs. 221, contra la sentencia de fs. 212/217.

Practicado a fs. 253 sorteo establecido por el art. 140 del C.P.C., se determinó el siguiente orden de votación: en primer lugar el Dr. González, segunda la Dra. S.S. y tercero el Dr. B..

De acuerdo a lo dispuesto por el art. Art. 160 de la Constitución de la Provincia, se plantean las siguientes cuestiones a resolver:

Primera cuestión :

¿Debe confirmarse la sentencia?

Segunda cuestión :

¿Costas?

Sobre la primera cuestión propuesta el señor Juez de Cámara Dr. González, dijo :

  1. La sentencia dictada por la señora Juez del Décimo Cuarto Juzgado en lo Civil, Comercial y Minas de esta primera circunscripción judicial y que glosa a 212/217, por la cual se hace lugar parcialmente a la demanda de indemnización de daños y perjuicios intentada por los señores J.C.M. y Y.U. y se condena a L.A.S.A.A.I.yC. al pago de $122.500, ha sido apelada a fs. 221 por la demandada.

    A fs. 233/242 se agrega el libelo impugnativo presentado ante esta Alzada por la recurrente, en donde critica el fallo en cuanto le asigna responsabilidad exclusiva por la muerte del menor L.A.M., de un año y tres meses de edad hijo de los actores, ocurrido en una finca de su propiedad ubicada en F.L.B.;n y por las razones que desarrolla, a las que luego me referiré, solicita se declare que el lamentable hecho se produjo por culpa de los padres o en subsidio por culpa concurrente.

    A fs. 245/250 los actores contestan el traslado de los agravios y por los argumentos expuestos, a los que me remito en honor a la brevedad, impetran el rechazo de la queja.

  2. Aprecio que el recurso en trato resulta inviable por las razones que luego explicitaré.

    El 3/7/04 aproximadamente a las 14 horas, mientras los padres y una hermana de 15 años se encontraban trabajando como cuadrilleros o cosechadores en la finca propiedad de la demandada denominada Los Paraísos en F.L.B.;n, el menor L.A. se hallaba junto a su otra hermana de 12 años, en el "albergue" que posee la firma dentro de la misma finca, en donde se encuentra una construcción de varias habitaciones, baños, etc., cercado y destinado precisamente para que vivan los trabajadores "golondrinas" con sus familias durante la época de cosecha.

    En ese lugar existía una pileta de aproximadamente un metro de largo por uno treinta de ancho, con una boca de 45 cm. de diámetro con una tapa de madera, en donde había agua destinada para los trabajadores para cuando por cualquier causa les faltara de las canillas (ver fs. 1 y croquis de fs. 2 del expte. penal originario del Séptimo Juzgado de Instrucción que tengo a la vista).

    Según informe de criminalística (de fs. 17 del mencionado expte. Penal) se trataba de una pileta de agua subterránea de dos metros de profundidad y con una abertura de 0,60 por 0,60 metros, con una madera "pendiendo de la misma un ladrillo que hacía peso hacia el interior, a modo de tapa".

    En el día y hora indicado el menor cae a la pileta -la que debe haberse encontrado sin la tapa, presumiblemente sacada por la hermana que se encontraba lavando, según versión de la demandada- falleciendo por asfixia por sumersión.

    Sentencia

    La señora Juez "a-quo", luego del relato de los hechos, comienza con el encuadre jurídico del caso, partiendo de la base que la "pileta" es una cosa inerte, pero con apoyo en doctrina y jurisprudencia que cita, considera que éstas son peligrosas cuando por su ubicación circunstancial son causa activa del daño.

    Así considera en la que cayó la víctima, por su ubicación contigua a las habitaciones y cocina y porque si bien estaba tapada era fácil destaparla y quedar abierta, como sucedió ese día. Destaca incluso que por versión de la demandada la niña de 12 años habría sido quien la destapa, lo que hace pensar que sacar la tapa no era difícil.

    Allí concluye la sentenciante que si el pozo no hubiese podido ser destapado con facilidad, la caída del menor a su interior y posterior deceso, no habría ocurrido; la falta de un adecuado y seguro cierre importó un vicio de la cosa que adquirió virtualidad para provocar el daño.

    Calificada de riesgosa la pileta, la responsabilidad del dueño del predio en donde se encontraba responde a tenor de lo dispuesto por el art. 1113 del C. Civil.

    Analiza luego la juzgadora la eximente invocada por la demandada, esto es, la culpa in vigilando de los padres, la que entiende debe ser valorada en el contexto socio-económico donde se produjo el hecho. Sostiene que la proletarización de la familia ha obligado a ésta a salir a trabajar, arrastrando todo su núcleo familiar, lo que implica, sin desobligar a los padres, adecuar la dosis de responsabilidad que les es imputable.

    A la luz de esta fundamentación, expresa que el pozo en donde cae el menor estaba dentro de las instalaciones que la demandada brindaba a los actores y a su familia para su albergue y que aquellos al momento en que se produce el lamentable hecho se desempeñaban en la forma acostumbrada y para la que habían sido contratados.

    Agravios

    Los agravios de la demandada son por una parte, que la pileta tapada con una madera de una pulgada y media y cinco ladrillos colgando (en realidad se probó que era uno) no es cosa riesgosa y que, por otra, la causa principal que causó la desgracia fue la falta de guardia activa de los padres (culpa in vigilando).

    No obstante esa afirmación, es decir, culpa de los padres como eximente de responsabilidad, luego en su discurso la recurrente cita precedentes jurisprudenciales y doctrina según los cuales basta la prueba de la existencia de un hecho ajeno que haya interrumpido el nexo causal, para liberarse de responsabilidad.

    Pero además agrega que la tapa del pozo no podía sacarse sin previamente dar aviso al personal de la finca, por lo que en la emergencia se actuó contra la voluntad expresa del propietario.

    Vuelve luego sobre la culpa de los padres, para criticar a la sentenciante de grado sosteniendo que ni el contexto socio económico ni la proletarización de sus familias justifica que se desatienda el cuidado de los hijos, no sin posteriormente retomar la idea que la eximente se encuentra en la relación causal, sea el hecho culpable o no culpable y de alguna manera concluir que "el hecho exclusivo de la víctima (en nuestro caso, la omisión de los padres de los menores) provoca la plena eximición de responsabilidad por parte del demandado".

    En ese contexto afirma la quejosa que en la finca nunca ocurrió un accidente en 35 años con la pileta y lo que hizo falta para que un daño se provocara fue la negligencia de los actores quienes desentendiéndose de su hijo lo dejaron a cargo de una hermana también menor de doce años, encargada de la cocina y lavado de ropa, razón por la cual ésta abrió la tapa de la pileta.

    Principios jurídicos aplicables al caso

    Discrepo con absoluto respeto con la recurrente, pues coincido con la sentenciante de grado, que la "pileta", no obstante tratarse de una cosa inerte, era en el caso riesgosa y además, sea que la eximente se busque en la culpa in vigilando de los padres o en el hecho de la víctima como interruptivo del nexo causal, aprecio que ni aquella ni éste, en el "sub-iudice", liberan de responsabilidad al dueño de la cosa.

    Cosas inertes riesgosas

    Hemos tenido oportunidad de pronunciarnos, si bien en donde la pileta era...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR