Cartas de los lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

ES HORAEl gobernador Scioli justificó el notorio viraje de la política de seguridad aduciendo que lo que había cambiado era el delito y no ellos. La historia nos enseña, sin necesidad de remitirnos muy lejos, que la falta de límites claros a las malas conductas sólo alienta su reiteración y recrudecimiento. Sucede con un niño malcriado que agrede a sus padres, con un matoncito de escuela que insulta a un profesor y sucedió y sucede cuando la comunidad internacional mira sus zapatos frente a los agravios a la dignidad humana.Las malas políticas de seguridad –reflejadas en la poca autoridad policial frente al delito, el temor del ciudadano a defenderse, el aumento del crimen a límites cada vez más barbáricos– han sido alevosamente escudadas, con la complicidad de las autoridades, en una burda concepción del derecho humano y una exagerada victimización del delincuente. Numerosos casos de legítima defensa han puesto en el agredido la figura del victimario. La impunidad se volvió moneda corriente. Mal y tarde reacciona el gobernador.Es hora de que las autoridades se pongan los pantalones y admitan de una buena vez que el enfoque sobre el crimen estuvo errado desde un principio. Que el ridículamente excesivo garantismo devino en indefensión. Que las políticas de derechos humanos no contemplaban los derechos de las verdaderas víctimas. Sólo entonces, protegido el ciudadano, podremos vislumbrar un futuro sin el flagelo constante de la criminalidad.Lucas Pedro López CabanillasDNI 36.703.092INCREDULIDADLos que en la década del 60 éramos jóvenes y en los 70 ya hombres no podemos creer que el giro que amaga este gobierno para corregir su rumbo pueda ser cierto. Está comprobado que han sido incorregibles desde los 50 hasta aquí. Lo trágico es que se rejuntarán como la masilla y moldearán, con distinta apariencia pero la misma sustancia, un nuevo modelo, para que el remezón de agosto les repercuta menos en octubre o para que en esa fecha ya tengan elegido al que los lleve nuevamente al poder en 2015, y caigamos otra vez dentro de su mismo magma, que nos tiene atrapados desde hace 70 años, circulando sin enfriarse, dentro de todos los meandros de nuestra patria.Espero que seamos muchos los incrédulos y que lo hagamos saber con nuestro voto.Fernando G. MarionaLE 4.586.433BUENA GENTENo tengo ninguna duda de que el nuestro es "un país con buena gente", pero a la repetida consigna del Gobierno me gustaría agregar que necesitamos también un país con un buen presidente, con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA