En Rosario habrá clásico, aunque sigue la violencia

 
EXTRACTO GRATUITO

ROSARIO (Especial).- El clima enrarecido parece no extinguirse jamás alrededor de los clásicos de verano entre Newell's y Central, que se jugarán este domingo y el 27 de enero. Otro capítulo de violencia se vivió en la ciudad: el negocio de un conductor de un programa televisivo de Rosario Central y de su padre sufrió un atentado incendiario. En tanto, en un confuso episodio, otro hombre recibió un balazo en el pie en una pelea entre bandos, cerca del Cruce Alberdi. Pese a los repetidos incidentes, los funcionarios locales confirmaron que los partidos se jugarán, ya que en un principio se especuló con la suspensión.Según la agencia DyN, fuentes policiales informaron que dos muchachos tiraron bombas molotov contra la cortina de la inmobiliaria que el conductor Gonzalo Lazzarini comparte con su padre, Rubén, ubicada en Viamonte y Corrientes, en el centro de Rosario. "Esto no es una interna, está relacionado con el clásico y nada tiene que ver con el folclore del fútbol. Esto es vandalismo", dijo Gonzalo Lazzarini en declaraciones a varios medios.El otro incidente se produjo en Iriondo al 300, donde un grupo de hinchas de Central se topó con otro...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA