La peor salida

 
EXTRACTO GRATUITO

MENDOZA.? La Argentina ya no se mueve con soltura entre los juveniles. Todo le cuesta demasiado sudor. A veces angustia. Aunque no gustan las comparaciones, en determinadas partes de la ruta se vuelven inevitables. Tal vez como aprendizaje. Tal vez como reflexión. Tal vez como un mismo punto de partida para explicar el presente. Más que nada, para darse cuenta de que ya no es lo que se era. No se ve el sello distinto de aquellos juveniles que dejaron una estela bajo la tutela de José Pekerman. Seguramente, se tratará de una mezcla de varios factores, aunque tres o cuatro temas se vuelven ineludibles.Surge una coincidencia: cambiaron las camadas. No se encuentra la riqueza que abundaba en otras épocas. Esos jugadores desequilibrantes que, por más que no desembarcaban en los juveniles con un nombre hecho, mostraban condiciones de diamantes en bruto. ¿Unos pocos casos? Ariel Ibagaza, Esteban Cambiasso, Juan Román Riquelme, Pablo Aimar, Juan Pablo Sorin, Javier Saviola, Carlos Tevez, Sergio Agüero, Maximiliano Moralez y Lionel Messi, acaso como la última gran joya.La torcida historia de este grupo empezó a escribirse desde temprano, antes del arranque del campeonato, al momento de armar la lista. La emoción del técnico Marcelo Trobbiani por ensamblar a Juan Iturbe, Manuel Lanzini, Alan Ruiz, Ricardo Centurión y Luciano Vietto desacomodó una estructura que durante el tiempo de preparación, en la que jugó cuatro torneos y ganó dos, en L?Alcudia y La Serena, nunca los encontró juntos. Un puñado de prácticas fue todo el tiempo de ensayo, muy poco para desarrollar una doctrina que exige entendimiento y sincronización.Las diferencias en la línea de pensamiento dentro de las selecciones juveniles quedaron en evidencia entre lo que exponen y predican el técnico Trobbiani, Carlos Bilardo y Humberto Grondona, director y subdirector de Selecciones Nacionales. La concepción del estilo osciló entre polos opuestos, algo que sólo aportó confusión y una puja de poder en la toma de decisiones. Las sugerencias para citar a quienes estaban descollando en el torneo argentino o imponer cambios de nombres durante el certamen, aunque el DT no estuviera convencido, es un síntoma de que todos opinan, algo recurrente en los últimos ciclos juveniles, desde el desarmado de la exitosa era que construyó Pekerman y continuó Hugo Tocalli hasta 2007, donde en busca de darle oportunidades a la generación del 86, la AFA designó a Sergio Batista, que trajo consigo a José Luis Brown, Julio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA