Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 24 de Mayo de 2000, C. 526. XXXVI

Fecha24 Mayo 2000

Competencia N° 526. XXXVI.

M., M.S. s/ aborto propio.

Procuración General de la Nación Suprema Corte:

Entre los titulares del Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 36 de la Capital Federal, y del Juzgado de Garantías N° 1 del departamento judicial de La Matanza, provincia de Buenos Aires, se suscitó la presente contienda negativa de competencia en la causa en la que se investiga el supuesto aborto propio de M.S.M..

La joven, de 19 años, ingresó el 16 de abril de 1999 en el sanatorio de la Obra Social del Personal de la Actividad Perfumista, ubicado en esta ciudad, con el diagnóstico de Aaborto incompleto, febril@, permaneciendo internada unos días luego de la intervención quirúrgica que se describe a fojas 11.

La expulsión habría sido provocada por la ingesta de medicamentos (ver fojas 1 vuelta) o por la colocación de una sonda en el cuello uterino (ver fojas 8, 9 y 25).

El magistrado nacional al entender que debe ser el juez del domicilio de la causante quien debe proseguir con la investigación, consistente en comprobar el hecho ilícito y si terceras personas intervinieron en él, declinó su competencia en favor de la jurisdicción bonaerense (fojas 27).

Por su parte, la justicia provincial no acepta la competencia atribuida, con el argumento de que se encuentra pendiente un estudio de anatomía patológica, por lo que resulta prematuro presumir que la ingesta de medicamentos fue el mecanismo que produjo la reacción abortiva, máxime que la imputada alega haber desconocido su estado de gravidez. Por otro lado, no hay evidencias de que la conducta haya tenido

principio de ejecución en el domicilio de la encartada. En consecuencia, y puesto que falta una investigación mínima para dilucidar estas hipótesis, corresponde rechazar la competencia atribuida (fojas 33 a 34).

El tribunal de origen mantuvo su criterio, agregando que la imputada no sólo alegó haber ingerido un antiespasmódico y un antidepresivo en su casa, sino que, además, en las tres horas que permaneció en el Hospital San Mauricio de la localidad de G.C., comenzó a perder sangre vía vaginal y, posteriormente, se produjo el aborto, por lo que la conducta estudiada se materializó fuera del ámbito de la Capital Federal (fojas 35 vuelta y 36).

Con esta insistencia quedó formalmente trabada la contienda.

Con base en el principio general de que el hecho punible se estima cometido en todas las jurisdicciones donde se desarrolló la acción, y también en el lugar de verificación del resultado, lo que permite elegir una de ellas según pautas de economía procesal, V.E. ha considerado que en el delito de aborto puede optarse tanto por la jurisdicción donde se ejecutaron las maniobras abortivas (Fallos: 288:219; 303:1606 y 319:245), como por aquélla donde se produjo la muerte del feto (Fallos: 254:401; 270:60 y 310:1694).

En este caso, la doble circunstancia del lugar donde se domicilia la víctima y de que ingresó al sanatorio provincial con el aborto -inducido o espontáneo- ya iniciado (A. tactan restos en cavidad uterina@ transcribe la planilla médica de fojas 8), despejan toda duda sobre la atribución de la

Competencia N° 526. XXXVI.

M., M.S. s/ aborto propio.

Procuración General de la Nación competencia territorial, aun cuando todavía no se hayan adquirido medios probatorios esenciales, como bien lo advierte el juez bonaerense.

En consecuencia, corresponde declarar la competencia del juzgado de garantías de La Matanza para conocer en la presente causa.

Buenos Aires, 24 de mayo de 2000.

L.S.G.W.

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR