Sentencia de Suprema Corte de Justicia (Argentina), 29 de Septiembre de 1998, M. 5. XXXIV

EmisorSuprema Corte de Justicia (Argentina)

M. 5. XXXIV. R.O. M., J.F. c/ ANSeS s/ reajus- tes por movilidad. Buenos Aires, 29 de septiembre de 1998. Vistos los autos: "Marks, J.F. c/ ANSeS s/ reajustes por movilidad". Considerando: 1º) Que la Sala I de la Cámara Federal de la Seguridad Social declaró desierto el recurso de apelación interpuesto por el actor contra la sentencia de primera instancia que había declarado de oficio la caducidad de la instancia. Contra ese pronunciamiento el vencido interpuso el recurso ordinario de apelación previsto por el art. 19 de la ley 24.463, que fue concedido a fs. 66. 2º) Que el recurso deducido resulta, en principio, formalmente admisible por cuanto el sub lite configura uno de los supuestos contemplados por el art. 19 de la ley citada. 3º) Que, no obstante ello, la apelación ordinaria debe ser desestimada pues en su escrito de expresión de agravios el apelante no formula -como es imprescindible- una crítica concreta y razonada de los fundamentos desarrollados por el a quo, circunstancia que conduce a declarar la deserción del recurso (Fallos: 310:2914; 312:1819 y 317:1365), desde que las razones expuestas en el memorial respectivo deben ser suficientes para refutar los argumentos de hecho y de derecho dados para concluir en la decisión impugnada (Fallos: 308:818). 4º) Que tal defecto de fundamentación se advierte en tanto los argumentos recursivos no sólo omiten toda

crítica a los considerandos que fundaron la declaración de deserción del recurso de apelación, sino que constituyen una mera reedición de objeciones formuladas en las instancias anteriores que no suple la omisión aludida (Fallos: 307:2216, entre otros). 5º) Que, en efecto, la cámara consideró que los argumentos que pretendía hacer valer el recurrente no contenían una crítica concreta y razonada de la providencia del juez de primera instancia y, no obstante ello, agregó que en la presente causa no había constancia alguna de que el actor hubiese instado el proceso durante el plazo previsto por el art. 310, inc. 2º, del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Ante tales fundamentos, el impugnante debió haber demostrado razonadamente que sus impugnaciones habían sido suficientes para desvirtuar la declaración de la caducidad, lo que no hizo, pues se limitó a reiterar la simple disconformidad con lo decidido por la cámara. Por ello, se declara desierto el recurso ordinario concedido; con costas en el orden causado (art. 21 de la ley 24.463). N. y devuélvase. JULIO S. NAZARENO - EDUAR- DO MOLINE O'CONNOR - AUGUSTO CESAR BELLUSCIO - ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI - ANTONIO BOGGIANO - GUILLERMO A.F.L. -G.A.B. -A.R.V..

7 temas prácticos
7 sentencias

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR