Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo , 30 de Diciembre de 2011, expediente 27.737/2009

Fecha de Resolución30 de Diciembre de 2011

Causa Nº 27.737/2009

SENTENCIA Nº 92948 CAUSA Nº 27.737/2009 “MEILIJ MARIA CECILIA

C/ CONSOLIDAR SEGUROS DE RETIRO S.A. S/ DESPIDO” -JUZGADO Nº 19-

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a 30/12/2011 , reunidos en la Sala de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso deducido contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

La doctora D.R.C. dijo:

Contra la sentencia de primera instancia, que acogió parcialmente el reclamo inicial, se alzan la actora, la representación letrada de ésta, la demandada y la perito contadora,

a tenor de sus memoriales de fs. 297, 300/304, 304 vta. y 322/327.

Por razones de mejor orden, trataré en primer lugar la queja de la demandada, referida a que el sentenciante, tuvo por acreditada la fecha de ingreso que denunció la actora en el inicio.

Observo que la apelante, sustenta su recurso en que el testigo R. manifestó tener juicio pendiente con aquélla,

extremo que no modifica el valor de su declaración ni la descalifica, sino que en todo caso corresponderá apreciar sus manifestaciones con mayor rigurosidad, pero no las invalida.

Este criterio lo he seguido invariablemente como Juez de primera instancia, en la lógica de lo cerrado de la comunidad de trabajo, que impediría de otro modo que aún la empleadora pudiese acompañar declaraciones de quienes son sus dependientes y/o funcionarios.

En ambos casos, la vara es la misma: verificar con mayor estrictez a esta clase de declarantes, teniendo en cuenta la coherencia con los escritos introductorios y la de los testigos de la parte entre sí.

En el caso, el relato de R. no sólo es concordante con los hechos expuestos en la demanda, sino también con el de la testigo N., que no es atacado por la recurrente (fs.

100).

Por otro lado, la demandada acompaña con la apelación, unas copias de una supuesta demanda de la actora, donde ésta consigna una fecha de ingreso diferente (fs. 308/311),

pretendiendo de esa forma introducir una prueba, en forma tardía y sin que la misma se hubiera sometido a reconocimiento de la contraria.

Por lo expuesto, concuerdo con la solución dada al punto.

La actora, por su parte, se queja porque el juzgador rechazó las diferencias salariales, originadas en el erróneo pago del básico de convenio. Sostiene que la empleadora, en forma fraudulenta, aparentó un contrato a tiempo parcial, cuando en realidad la jornada de trabajo era de 10 horas de lunes a viernes.

Causa Nº 27.737/2009

El art. 92 ter de la LCT reza, en su inciso primero, que se entenderá que es un contrato de esta especie, “aquel en virtud del cual el trabajador se obliga a prestar servicios durante un determinado número de horas al día o a la semana o al mes, inferiores a las dos terceras partes de la jornada habitual de la actividad”.

Ahora bien, es un dato consentido, que la actora fue contratada para trabajar para Consolidar AFJP S.A. y para Consolidar Compañía de Seguros de Retiro S.A.

Los testigos que declararon en la causa, fueron concordantes, al afirmar que trabajaron junto con la actora, que vendían rentas vitalicias previsionales, que el horario de trabajo era de lunes a viernes, de 9 a 19 hs., que dentro de la jornada también trabajaban para Consolidar AFJP, que no estaba estipulado cuánto tiempo dedicaban a cada empresa, que para esta última iniciaban los expedientes de jubilación, pensión e invalidez (fs.

98/99 y 100/101).

Del análisis de la prueba rendida, no encuentro que se de la hipótesis del artículo 92 ter de la LCT.

En efecto, advierto que la demandante debía ofrecer la totalidad de los productos de la demandada y de la AFJP

perteneciente al grupo, en la totalidad del tiempo trabajado, lo que a su vez era sometido al control de un único supervisor.

Digo así, porque no surge la acreditación de que la demandante solo cumpliese su labor para la accionada por un escaso margen horario, el que no puede conocerse con certeza, pues en el responde, no indicó cuál era el horario de trabajo que pretendía atribuir a la accionante (fs. 54/62), ni suministró

registro alguno a la perito contadora (fs. 234). Sino que aquélla estaba a su entera disposición, así como para la otra empresa del grupo, a lo largo de toda la jornada.

Luego, esta versión de la mecánica laborativa,

se compadece con la hipótesis del conjunto económico, que la propia accionada sostiene: si todo el grupo funcionaba como un único empleador, y desde las mismas oficinas y con una idéntica supervisión era dirigida la relación, aparece como natural que en el trato con el cliente, la trabajadora ofreciese todos los productos del grupo, tal como lo señalaron los testigos.

Pero si la actora hacía esto, su vínculo con la demandada no podía encuadrar en la hipótesis del contrato a tiempo parcial.

Por lo tanto, es evidente que el "Grupo Consolidar", escogió una estrategia empresaria por medio de la cual empleaba a una misma persona, para colocar los productos de todas las integrantes del mismo, o –como en este caso- de algunas de éllas, contando con una prestación de hecho full time, a pesar de que en los contratos se hacía figurar otra cosa (ver en sentido análogo, sentencia dictada en expediente N° 34.339/2002, autos “Colombet, E. c/ Consolidar Comercializadora S.A. s/ despido",

del registro del juzgado N° 74).

Entonces, no encuentro...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba