Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo , 30 de Diciembre de 2011 (caso Moñino, Alejo C/ Arte Radiotelevisivo Argentino Sa S/ Despido)

Fecha de Resolución:30 de Diciembre de 2011
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación Sala III de la CNATExpte. Nº 27.314/09SENTENCIA Nº 92.937 CAUSA Nº 27.314/09 “MOÑINO, ALEJO C/ ARTERADIOTELEVISIVO ARGENTINO SA S/ DESPIDO” JUZGADONº 31En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a 30/12/11,reunidos en la Sala de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar los recursos deducidos contra la sentencia apelada,se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación.La Doctora Cañal dijo:Llegan los autos a esta Alzada, con motivo de los recursos deducidos por la parte actora a fs. 333/337 y por la demandada, fs.340/342, con réplica a fs. 346/347 y fs. 349/350.El actor, se queja por la base de cálculo de la indemnización del art. 43 del Estatuto del Periodista, de las horas extras y de la bonificación por título de nivel superior. También se agravia, porque se descuenta al rubro horas extras, el adicional por dedicación full time, y la imposición de costas. La letrada, por derecho propio, apela sus honorarios por bajos.La demandada, por su parte, apela la valoración de la prueba testimonial, porque no se indica cómo se llega a la suma establecida en concepto de horas extras, porque se hace lugar al rubro “integración mes de despido”, y por la regulación de honorarios en favor de la letrada de la parte actora, por elevada.Para un mejor orden lógico, analizaré en primer lugar, la queja deducida por la accionada.El juez de grado entiende, que con la testimonial aportada por el actor, quedó acreditado que éste comenzó a desempeñarse con antelación a la fecha bajo la cual se encuentra registrado, conforme se denunciara en la demanda.El accionante sostuvo en el inicio, que comenzóa prestar tareas para la demandada, el 25 de octubre de 1999 (fs. 5), mientras que la empleadora en el responde, alegó que lo hizo el 1º de abril de 2000 (fs. 87 vta.).Molini, testigo del actor, declara que “el actor ingresó en octubre o noviembre de 1999, porque se incorporó un sistema de llamadas telefónicas para la atención de los televidentes, y fue contratado como telefonista” (fs. 204/205).Jurschan, por la misma parte, declara que “el actor era uno de los que atendía el teléfono, a fines de 1999, octubre o noviembre,sabe que fue en esa fecha, porque el Productor Roberto Mayo volvió de la CNN y quería implementar un nuevo método de trabajo, para facilitar el trabajo de los productores” (fs. 208/209).Y finalmente Percovich, testigo también propuesto por la parte actora, declara que “cuando ingresó, en el año 2000, el actor ya estaba trabajando” (fs. 220/221).Por el contrario, los testigos aportados por la demandada, no recuerdan la fecha que ingresó al actor a trabajar (ver declaración de Narvaiz Garatea, fs. 206) y la de Orlandi (fs. 213) quien no declara sobre este hecho controvertido.Poder Judicial de la Nación Sala III de la CNATExpte. Nº 27.314/09En tales condiciones, corresponde mantener lo decidido en la anterior instancia, toda vez que con la testimonial aportada por el actor, quedó suficientemente acreditado que ingresó en 1999 y no, en abril de 2000, como sostuviera la demandada.En efecto, los testigos tienen conocimiento directo de los hechos sobre los que deponen, puesto que se desempeñaron en el mismo lugar de trabajo del actor, y todos concuerdan en que la fecha de ingreso fue en 1999.No soslayo, que los deponentes manifestaron que el accionante ingresó en octubre o noviembre de 1999, pero dados los años transcurridos hasta el momento de las declaraciones (once), resulta casi imposible requerir tanta precisión sobre los hechos, pero lo destacable es que todos coincidieron en cuanto a que el trabajador ingresó, cuando se implementó el nuevo sistema de llamadas telefónicas que trajo Roberto Mayo, en 1999, de la CNN.La accionada, también se queja, porque a su entender, el juez de grado no explica cómo llega a la suma establecida en concepto de horas extras.Sin embargo, advierto que el sentenciante,claramente describió la cantidad de horas que trabajaba el actor, y tuvo en cuenta el período en que la empleadora abonó el adicional por dedicación full time, por lo que carece de asidero el agravio de la recurrente. Aunque aclaro, que luego me expediré sobre el descuento que realiza el sentenciante, en tal concepto.La demandada también apela la procedencia del rubro “mes integración de despido”, más a mi juicio, corresponde mantener lo decidido en la anterior instancia.Ello es así, pues, el estatuto del periodista, no prevé ninguna norma referente a dicho instituto. En consecuencia, al no existir una colisión de normas entre el artículo 233 de la LCT y el art. 43, inc. a) de la ley 12908, no encuentro obstáculo alguno para desestimar la procedencia.Anticipo que el agravio por los honorarios, seráanalizado luego de tratar el recurso del actor.Lo dicho me lleva a tratar la cuestión de la base de cálculo indemnizatoria. El sentenciante, para determinar la misma tuvo en cuenta el promedio de las remuneraciones percibidas, de los últimos seis meses de trabajo.Luego, asiste razón al accionante, puesto que el promedio de las remuneraciones que percibió en los últimos seis meses, antes de la extinción del vínculo, debe realizarse según el criterio de lo devengado y no, con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA