Sentencia nº 4 de Superior Tribunal de Justicia de Jujuy, 30 de Noviembre de 2000

Fecha30 Noviembre 2000
Número de expediente-4-2000

(Libro de Acuerdos Nº 43, Fº 1151/1152, Nº 427). San Salvador de Jujuy, República Argentina, a los treinta días del mes de noviembre del año dos mil, los señores Vocales del Superior Tribunal de Justicia, doctores H.F.A., R.O.N., H.E.T., J.M. delC. y S.E.V., bajo la presidencia del nombrado en primer término, vieron el Expte. Nº 04/00, caratulado: “Recurso de inconstitucionalidad int. en Expte. Nº 4998/99 (S.I.C.. Ap. C. y Com.)...: S., M. delV. c/D.L.R.G., B.D.D.L., G.R.”.

El Dr. A. dijo:

En contra la sentencia de la Sala Segunda de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial, el Dr. J.M.R. por la actora interpone recurso de inconstitucionalidad por sentencia arbitraria.

Se agravia porque el tribunal a-quo, al rechazar la apelación interpuesta por su parte, confirma la sentencia dictada en primera instancia, la cual receptando la excepción de inhabilidad de título opuesta por la ejecutada, rechaza su pretensión ejecutiva.

Conferido el traslado de ley, concurre el Dr. León A.B. en representación de los accionados, quién contesta el recurso solicitando su rechazo.

Cumplidas las demás diligencias procesales de estilo y habiendo dictaminado el Sr. Fiscal General habilitado a fs. 35/36 de autos, la causa se encuentra en estado de ser resuelta.

Analizados los antecedentes de la causa, la sentencia del a-quo y las objeciones que le formula, adelantaré que en mi opinión corresponde rechazar el recurso de autos.

En su sentencia, el tribunal de apelaciones partiendo de la base de: a) que de la escritura pública (que rola a fs. 3/5 de los autos principales) surge un saldo de cinco mil dólares y b) que tal saldo debía ser satisfecho en dos pagos iguales, a cuyos fines se firmaron los pagarés correspondientes; sostuvo que el actor, habiendo ejecutado la escritura pública debió acompañar los pagáres con el fin de demostrar que la deuda se encontraba impaga.

En su memorial de agravios, el recurrente aduce que el a-quo invierte la carga de la prueba, ya que impone a su parte la obligación de acreditar que no se pagó, “cuando es el deudor quién tiene que acreditar su pago, pues es quién niega la obligación”, y que debe hacerlo mediante el correspondiente recibo de pago.

Tales argumentos resultan insuficientes para revertir las conclusiones arribadas en la sentencia impugnada, puesto que se centran –exclusivamente- en la aplicación de las reglas relativas a la carga probatoria efectuada por el a-quo, dejando de lado un aspecto fundamental de dicho...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR