Sentencia nº 150617 de Juzgados de 1º Instacia en lo Civil y Comercial de la Provincia de Jujuy - Juzg. 1º C. y C. Nº 1 Secretaría 12, 29 de Abril de 2009

Fecha de Resolución29 de Abril de 2009
EmisorJuzg. 1º C. y C. Nº 1 Secretaría 12

AUTOS Y VISTOS:

Los del presente Expte. nº B-150617/05, caratulado: “DESALOJO: ABALOS SOFIA c/ SARACHO DE B.I.; B.M.; B.D.A.; RODRIGUEZ DE B.C.C. y B.H.R.”, del que

RESULTA:

Que, a fs. 24/27 se presenta el Dr. FERNANDO ZURUETA (h), en nombre y representación de la Sra. S.A., promoviendo demanda de Desalojo en contra de los Sres. I.S.D.B. y M.B., y/o contra terceros ocupantes del inmueble ubicado en calle Alberro s/nº de la ciudad de Tilcara, Departamento del mismo nombre, a quienes califica como intrusos.-

Que, al relatar los hechos la actora manifiesta que el inmueble en cuestión es de su propiedad, habiendo sido el mismo ocupado en parte por los accionados, quienes si bien en principio ingresaron con su permiso, lo fue solo en relación al Sr. M.B. y su familia, ante el argumento de no tener donde quedarse por unos días, razón por la que los autorizó a permanecer en el lugar únicamente por el término de quince días, de lo cual se dejó constancia mediante una exposición policial; vencido el término acordado, los mismos se negaron a desocupar el inmueble, haciendo ingresar con el tiempo también a la madre del nombrado, no obstante que el ingreso de la misma no fue admitido ni por un breve período, ocupando los denunciados dos de las tres habitaciones que tiene la propiedad, cerrando las mismas con candado e impidiendo por consiguiente el ingreso de la actora, con el argumento de que tales viviendas eran de su propiedad, sin elemento alguno que así lo acredite.-

Que, continúa relatando la accionante, que al tiempo en que los denunciados ocuparon el lugar, comenzaron a recibir la visita de los Sres. T.T. y su mujer, de sus hermanos D.A.B., M.B., y H.B., y de su esposa C.C.R., quienes en forma esporádica concurren al inmueble en cuestión, ubicándose en un lote que tiene una figura triangular, solicitando por consiguiente también su desahucio, si tales personas siguen en tal ocupación, haciendo en consecuencia y en tal caso extensiva a su respecto esta demanda de desalojo por usurpación, ya que, según sigue diciendo, los demandados a medida que pasa el tiempo se comportan en forma mas hostil, destruyendo y violentando cercos, carteles, y pircas para ingresar al inmueble, provocando para instalar sus pertenencias el destrozo de árboles frutales y otras plantas, de todo lo cual se puso en conocimiento de la policía sin lograr respuesta alguna. Acto seguido cita derecho, ofrece pruebas y solicita se haga lugar a la demanda con expresa imposición de costas.-

Que, a fs. 28 se lo tiene por presentado y previo a dar trámite a la causa se intima el pago de los aportes legales.-

Que, cumplida dicha intimación, a fs. 32 se ordena correr el traslado de ley, medida que se efectiviza a fs. 173 vta./174.-

Que, a fs. 163/171 se presenta la Dra. S.E.A., en nombre y representación de la Sra. I.S.D.B., D.A.B., C.C.R.D.B., H.R.B. y M.B., contestando demanda y oponiéndose a las pretensiones de la actora, sobre la base de que no son ocupantes ilegales del inmueble en cuestión, sino que ejercen la posesión de buena fe del mismo, basados en boletos de compraventa que le hicieran a la actora, a través de su apoderado, el Sr. M.R.B., a quien la actora le diera un poder general otorgado ante la presencia y certificación del Juez de Paz de Tilcara, Sr. C.L., para que en su nombre y representación le administre y disponga de los lotes que se disgregan del inmueble en cuestión, habiendo quedado pendiente la respectiva escrituración, hasta tanto se apruebe el plano de subdivisión, cuyo trámite fuera iniciado por el vendedor mediante Expediente Administrativo nº 0516-205/03, caratulado: “Mensura de Fracción y División".-

Que, sigue refiriendo que después del fallecimiento del apoderado, quien resultaba ser concubino de la actora, y originariamente propietario registral del bien en cuestión, y que no obstante tal relación, le transfirió la propiedad que detentaba de tal inmueble; la accionante pretende desconocerles su derecho.-

Que, en base a tal realidad interponen la falta de legitimación pasiva para ser demandados como intrusos, ya que por las razones dadas no revisten tal carácter, sino que resultan poseedores animus domini, la que solo puede ser atacada mediante acciones reales, mas aún cuando la actora no ejerce ni ejerció la posesión de lo que reclama, ya que vive en El Durazno, donde se dedica a la cría de animales, bajando al pueblo de Tilcara solo en forma periódica a vender su mercadería, aún en vida de su concubino, quien a su vez es el padre de los accionados, salvo de la Sra. R., quien era su nuera.-

Que, igualmente invocan los accionados la falta de legitimación activa en cabeza de la actora, por considerar que la misma no detentó la posesión desde la adquisición por parte de los accionados de las fracciones de terrenos que ellos ocupan, siendo todas estas razones por lo que estiman no es esta la vía idónea para su lanzamiento, debiéndose en consecuencia rechazar la acción. Finalmente citan derecho, ofrecen pruebas y solicitan el rechazo de la demanda, con costas.-

Que, de la contestación de demanda se corre traslado a la actora a fs. 176, a los fines de ofrecer contrapruebas, quien contesta a fs. 180/181, ofreciendo las que considera pertinentes.-

Que, a fs. 182 ante la denuncia del fallecimiento del demandado, M.B., a efectos de su verificación se ordena se requiera el correspondiente informe al Registro Civil y se ordena la recaratulación de la causa, agregándose a los accionados presentados.-

Que, a fs. 191 y vta. luego de aclarado que el fallecido no es el accionado de autos, sino su padre, se abre la causa a prueba, la que es producida y agregada en adelante.-

Que, a pedido de parte a fs. 599 se clausura el período probatorio y se ponen los autos en estado de alegar, agregándose los de la actora a fs. 600/602 vta., y los de la demandada a fs. 607/611 vta..-

Que, a fs. 612 se llaman autos para sentencia, providencia que a la fecha se encuentra firme y consentida, y

CONSIDERANDO:

Que, planteada la cuestión como se relata precedentemente, en la que la actora invoca y prueba para acreditar su legitimidad, el dominio sobre el inmueble objeto de la litis, y la demandada se limita a desconocer tal calidad en sentido pleno, por no ejercer la actora, según sus manifestaciones, la posesión del inmueble en cuestión a partir de su ocupación por los mismos, pero sin prueba suficiente que sostenga tal argumento.-

Que, efectivamente sólo refieren que sus derechos a repeler la acción se fundan en la posesión legal que ellos ejercen, por la compra que por boleto le hicieran al Sr. M.R.B., quien les vendió actuando en cumplimiento de un Poder que la actora le concediera, para administrar y disponer de sus bienes.-

Que, es a partir de ese mismo momento que los accionados toman la posesión de los diversos lotes adquiridos, pasando a ser poseedores legítimos, razón por la que no pueden ser tachados de intrusos como lo pretende la accionante.-

Que, ante tal planteamiento se presenta a mi conocimiento y resolución una situación de hecho que se ha ido repitiendo en diversos litigios y que han llevado a nuestro más alto Tribunal, a sentar doctrina sobre la interpretación de la normativa aplicable al caso, tomando como punto de análisis para resolver desalojo, si se prueba o no la existencia de una obligación de restituir a cargo de la demandada.-

Que, partiendo en mi examen de tal concepto, concluyo en la total adhesión al criterio del Superior, el cual comparto, limitándome entonces a reiterar los fundamentos vertidos en el fallo registrado en L.A. nº 39, Fº 692/695, nº 270, y que dice en su parte pertinente que: “La pretensión de desalojo sólo implica la invocación, por parte del actor, de un derecho personal a exigir la restitución del bien, de manera que excede el ámbito del proceso analizado toda controversia o decisión relativa al derecho de propiedad o posesión que puedan arrogarse las partes. Es por ello que nuestro Código de Procedimientos, en su art. 391, consagra explícitamente la regla que la sentencia recaída en el juicio de desalojo no prejuzga sobre el dominio o la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR