En 17 provincias elegirían gobernador antes de octubre

 
EXTRACTO GRATUITO

Falta un año, menos un día, para las presidenciales. Pero la espera no será calma. No solo porque antes de los comicios generales del 27 de octubre habrá cierres de alianzas, cierres de listas, las PASO y, entre unas y otras, lluvias de spots televisivos y radiales; sino porque 17 gobernadores podrían adelantar las elecciones en sus provincias. Según el calendario tentativo que manejan en la Casa Rosada, solamente cinco distritos unificarán las fechas con el cronograma nacional.En este grupo menor se ubican la provincia de Buenos Aires, con apuntalando la boleta nacional de ; la Capital Federal, con en el mismo rol, luego de aprobar esta semana un Código Electoral que le permite aunar comicios con los nacionales; y un tercer aliado, el gobernador jujeño, .Las otras dos provincias que unificarán son Salta, donde también romperá la costumbre de desdoblar elecciones, para apuntalar su candidatura presidencial y sostener a quien termine siendo su candidato local; y Formosa, en la que buscará un séptimo mandato consecutivo.Tanto Santiago del Estero como Corrientes están fuera del calendario: eligieron gobernadores el año pasado a y Gustavo Valdez, respectivamente, que tienen mandato hasta 2021.De acuerdo con el cronograma que maneja la mesa política del Ministerio del Interior, habrá una elección a gobernador en marzo (Catamarca), dos en abril (Entre Ríos y Neuquén), cinco en mayo (Córdoba, Misiones, La Rioja, Chubut y Tierra del Fuego) y nueve en junio (Mendoza, Chaco, San Juan, Santa Fe, San Luis, Tucumán, La Pampa, Río Negro y Santa Cruz).Es, de todos modos, un cronograma tentativo, que puede variar por numerosos factores. El primero es que en la mayoría de las provincias los gobernadores están facultados para convocar a elecciones con 90 días de anticipación (algunos con apenas 60 días), lo que les da libertad para acomodar el cronograma electoral según cómo evolucionen otros factores.El bolsillo y las encuestasEl escenario económico es uno de ellos. La mayoría de los gobernadores opositores comenzó a preparar el terreno para desdoblar elecciones después de los comicios de 2017, cuando Macri asomaba imbatible en las urnas, de la mano de una economía en crecimiento. Ese escenario ya no existe, más allá del optimismo oficialista que augura un repunte para 2019.El otro factor viene de la mano: el repunte de en las encuestas alteró el ecosistema político local de varias provincias y presiona a los gobernadores del PJ que buscaban poner...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA