16 años del Malba: festejo al aire libre con una performance experimental

 
EXTRACTO GRATUITO

Como entrar en un laberinto de Creta con un Minotauro hecho de rayos y luces, agazapado en las sombras. Los primeros pasos son de absoluta oscuridad. Luego se adivinan unos espejos y aparece el miedo a chocarse y romperlos. Pero no: se trata de soportes desplegados en el espacio, simulando el efecto de un camino laberíntico mientras una música instrumental suena desde cada punto cardinal. Teclados procesados para una melodía dulce e inquietante. Estado de alerta y extroversión.

Estamos en los primeros instantes de Sin, la instalación audiovisual que Entre Ríos, el grupo indiepop comandado por Sebastián Carreras, armó en la plaza Perú, contigua al Malba, con motivo de los 16 años del Museo. Es el día de la Primavera y llovizna. La instalación ocurre bajo una estructura, no hay peligro de que las gotas en loop arruinen la experiencia. Al revés: el clima adiciona un cierto ánimo inestable, como de lluvia horadando "los pedazos rotos de nuestro espejo interior".

"Vivimos bombardeados por todo tipo de información digital, ya sea imágenes como sonidos. Entonces la idea de Sin es poder parar un minuto y deconstruir ese flujo de información que nos satura y de alguna manera nos anestesia y rearmarla de otra manera. Tener la chance de volvernos a conmover", sostiene Carreras, que con Entre Ríos viene proponiendo desde 2013 estas "intervenciones" en muestras artísticas como una manera de alternar el típico formato "de banda en vivo, escenario al frente, parlantes laterales y público viendo".

Acá el sonido es envolvente porque viene de los cuatro ángulos. Y lo que vemos cuando aparece la banda (un trío con Carreras en el bajo y sintetizadores, Loló Gasparini en voz y Javier Medialdea en caja de ritmos y programación) es una sombra de figuras humanas cuyas caras se iluminan fugazmente cuando los rayos de luz los abordan y la música se desfragmenta. Se trata de canciones, muchas nuevas, que en el movimiento sinuoso de Loló cobran un matiz dramático.

"Cuando las horas lleguen a su fin y cuando los días me alejen de aquí. Quizá las palabras me hagan saber lo que el tiempo no me dio a entender", canta Loló sostenida en la agresividad de la base electrorrítmica que proponen Carreras y Medialdea; una batería sintética que impacta en el espacio y un bajo procesado que hace las veces de guitarra. También se escuchan citas a la letra de "Naranjo en flor", que bajo una melodía pop se reactualizan. Vuelven la típica postal en blanco y negro de Buenos Aires una...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA