12-O: otro masivo banderazo contra el Gobierno con epicentro en el Obelisco

En un contundente mensaje contra el Gobierno, una manifestación opositora que llevó como enseña la bandera argentina cubrió con vehículos 12 carriles de ambas manos de la avenida 9 de Julio, a lo largo de 15 cuadras, entre la avenida Santa Fe y la avenida Belgrano, en medio de bocinazos y el tañido de la cacerolas. El banderazo del desbordó también los carriles peatonales de la avenida Corrientes, casi hasta Callao, pero impactó por su despliegue a lo largo y ancho de todo el país.Las principales consignas fueron la libertad y la justicia, la defensa de la división de poderes, el reclamo de respuestas a la Corte Suprema y el castigo a los corruptos. También se repitieron las críticas por la extensión de la cuarentena y la crisis económica.Los participantes habituales de estas manifestaciones opositoras coincidieron en destacar que fue la movilización más numerosa desde mayo pasado y en la que se veía mayor cantidad de gente de todas las edades y procedencias. Hubo quienes manifestaron haber llegado desde el interior bonaerense.Con el mismo tono, manifestaciones similares desbordaron las plazas de las principales ciudades de todo el país en un movimiento empujado por las redes sociales, que combinó un clima de protesta y fervor patriótico. Frente a la Quinta presidencial de Olivos se produjo un enfrentamiento entre partidarios del Gobierno y un grupo opositor que reclamaba cárcel para Cristina Kirchner. Hubo insultos, pero los incidentes no pasaron a mayores.El epicentro del acto opositor fue el Obelisco, y aunque el "banderazo" fue convocado para las 17, antes de esa hora la caravana de vehículos copó los carriles centrales y laterales de la avenida 9 de Julio. La avenida Santa Fe fue uno de los principales afluentes, con una procesión constante de vehículos y con las veredas de ambas manos copadas por familias que caminaban con barbijos, máscaras y recipientes de alcohol en gel que sobresalían del bolsillo.Cuando el tránsito terminó por detenerse, la gente se bajó de los autos y continuó la protesta a pie. Algunos aprovecharon los estribos de las camionetas para ganar altura agitando banderas. Otros subieron a los techos de sus vehículos, mientras sacaban fotos con los celulares al rio de autos embanderados que se extendía hasta el Obelisco.A diferencia de otras marchas, la mayoría de los carteles que se dejaban ver en la 9 de Julio eran manuscritos con birome o marcador y repetían dos palabras: libertad y justicia. Pero no faltaban otros...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba