Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 16 de Noviembre de 2009, S. 273. XLIV

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

S. 273. XLIV.

Salerno, N.;Hilda (TF 23.674-I) y otros c/ DGI.

Buenos Aires, 16 de noviembre de 2009 Vistos los autos: "Salerno, N.;Hilda (TF 23.674-I) y otros c/ DGI".

Considerando:

  1. ) Que la Sala III de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal, al revocar la sentencia del Tribunal Fiscal de la Nación, dejó sin efecto el acto por el cual la Administración Federal de Ingresos Públicos determinó de oficio la obligación de R.;VicenteF. en concepto del impuesto a las ganancias correspondiente al período fiscal del año 2000, liquidó intereses y aplicó una multa en los términos del art. 45 de la ley 11.683.

    El aludido acto se fundó en la consideración de que el producto de la venta Cefectuada el 31 de enero de 2000C de un inmueble rural ubicado en la localidad de El Plumerillo, departamento de Las Heras (provincia de Mendoza) se encontraba gravada por el tributo en virtud de lo dispuesto por los arts.

  2. , ap. 2, y 49 de la ley 20.628, por estar afectado a una explotación empresarial unipersonal del señor F. (fallecido el 21 de julio de ese año). Por su parte, los sucesores de éste, cuestionaron ese acto aduciendo que el inmueble estaba desafectado de aquella actividad.

  3. ) Que en su sentencia el a quo señaló que el señor F. era un productor viñatero inscripto ante la DGI como contribuyente titular de una explotación unipersonal destinada al cultivo de viñedos; que era titular de dos inmuebles, uno ubicado en la provincia de San Juan y el otro Cal que ya se ha hecho referenciaC en la provincia de Mendoza; que este último fue vendido el 31 de enero de 2000 y que dicha operación fue consignada por el contribuyente en su declaración jurada del impuesto a las ganancias del período 2000, como "excluida" y computada en el rubro de "justificación patrimonial".

    Asimismo, afirmó que se encontraba probado en autos que esa finca estaba abandonada, inculta y decrépita desde el año 1990 Ces decir, desde 10 años antes de su ventaC sin que se efectuara en ella ninguna actividad o explotación.

  4. ) Que en tales circunstancias, la cámara juzgó que el resultado obtenido por la venta de ese inmueble debía ser atribuido a la persona física y no a la empresa unipersonal, máxime al encontrarse inequívocamente demostrado que, desde 10 años antes de la venta, ese predio C. viñedos ni parrales y en estado de total abandonoC no estaba destinado a la actividad viñatera. En tal sentido, puso de relieve que el señor F. había llevado a cabo el trámite de erradicación de viñedos C. por el art. 19 de la ley 23.550 a fin de eliminar los viñedos de baja productividad o mala calidad, contemplando el pago de indemnizacionesC por parte de la Delegación Mendoza del Instituto Nacional de Vitivinicultura y que, según ese organismo oficial y de acuerdo con las actas correspondientes, tal erradicación concluyó el 2 de octubre de 1991.

    De tal manera, el a quo señaló que a la calidad de abandono y decrepitud del fundo, se sumaba la voluntad del señor F.;Cen forma previa a la inspección de la AFIPC de dejarlo afuera de la actividad viñatera.

    En tal inteligencia, consideró que lo expresado en las declaraciones juradas del impuesto a las ganancias Cen cuanto a la calificación del inmueble como activo del emprendimiento comercialC "cedió ante las pruebas del obrar del contribuyente" (fs. 235), y que era equivocado el voto mayoritario de la sentencia del Tribunal Fiscal Cque había coincidido con el criterio de la AFIPC "al pretender fundar su sentencia conforme al principio de la realidad económica, pues esa conexión jurídica entre la regla interpretativa y la realidad de los hechos conduce precisamente a la solución -2-

    S. 273. XLIV.

    Salerno, N.;Hilda (TF 23.674-I) y otros c/ DGI. contraria" (fs. 235), toda vez que se encuentra probado C. allá del modo como se encontraba calificado el inmueble en las declaraciones juradasC que al momento de la venta el señor F. no lo tenía afectado a la explotación, por lo que su resultado estaba excluido del impuesto de acuerdo con lo dispuesto por el art. 2°, ap. 1 de la ley del tributo.

  5. ) Que contra lo así decidido, la Administración Federal de Ingresos Públicos - Dirección General Impositiva interpuso recurso ordinario de apelación (fs. 239/240) que fue concedido a fs.

    243, y que resulta formalmente admisible porque se dirige contra la sentencia definitiva dictada en una causa en que la Nación es parte y el valor disputado en último término, sin sus accesorios, excede el mínimo previsto por el art.

    24, inc.

  6. , ap. a, del decreto-ley 1285/58 y la resolución 1360/91 de esta Corte.

    El memorial de agravios obra a fs.

    248/258 y su contestación por la actora a fs. 261/275 .

  7. ) Que en su expresión de agravios, el representante del organismo recaudador no refuta en modo alguno las categóricas conclusiones de la sentencia de cámara en cuanto a que el inmueble se encontraba en un total estado de abandono, y que no estaba afectado a ninguna explotación ni actividad productiva desde diez años antes de su venta.

    En tales condiciones, los agravios fundados en que durante los períodos fiscales anteriores al cuestionado en autos, el contribuyente había calificado en sus declaraciones juradas al inmueble como perteneciente a la explotación unipersonal no son suficientes al fin pretendido.

  8. ) Que ello es así, máxime si se considera que el recurrente tampoco se hace cargo C. una crítica concreta y razonadaC de los argumentos del a quo en el sentido de -3-

    que no sólo se oponía a la posición sostenida por el organismo recaudador la circunstancia objetiva de que el predio se encontraba abandonado, inculto e inexplorado, sino también la conducta seguida por el señor F. que denotaba de modo inequívoco su voluntad de desafectar el fundo de su actividad comercial.

  9. ) Que por otra parte, los agravios relativos a la aplicación del principio de la "realidad económica" también resultan inatendibles, en tanto C. se señalóC el a quo tuvo por demostrado que el inmueble había sido desafectado de la explotación comercial desde mucho tiempo antes de su venta, de manera que, la pretensión del ente recaudador quedaba desprovista de sustento Csegún las conclusiones expuestas en la sentencia apeladaC inclusive sin necesidad de acudir a ese principio.

  10. ) Que, en tales condiciones, corresponde declarar la deserción del recurso, pues el memorial de agravios no formula, como es imprescindible, una crítica concreta y razonada de los fundamentos desarrollados por el a quo (Fallos:

    316:157 y 2568, entre muchos otros), desde que las razones expresadas en el memorial deben ser suficientes para refutar los argumentos de hecho y de derecho dados para llegar a la decisión impugnada (Fallos: 310:2929, entre muchos otros).

    Por ello, se declara desierto el recurso ordinario de apelación (art.

    280, párrafo segundo, in fine, del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Con costas. N. y devuélvase. R.;LUIS LORENZETTI - ELENA I. HIGHTON de NOLASCO - ENRIQUE S.;PETRACCHI - JUAN CARLOS MAQUEDA - E. RAUL ZAFFARONI - CARMEN M. ARGIBAY.

    ES COPIA Recurso extraordinario interpuesto por el Fisco Nacional (AFIP - DGI), representado por el Dr. L.;Sebastián Ormazabal, con el patrocinio letrado de la Dra. M.G.;Mosqueira. -4-

    S. 273. XLIV.

    Salerno, N.;Hilda (TF 23.674-I) y otros c/ DGI.

    Traslado contestado por los actores, N.;Hilda Salerno, R.;Francisco Furna- ri, M.;José Furnari y A.;Nelly Furnari, representados por el Dr. F.J.;Diez, con el patrocinio del Dr. G.;José Ruetti.

    Tribunal de origen: Sala III de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal.

    Tribunales que intervinieron con anterioridad: Tribunal Fiscal de la Nación. -5-