Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 8 de Abril de 2014, B. 915. XLVII

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación

B.

915.

XLVII.

RECURSO DE HECHO

B., O.O. elC., R.M. sI daños y perjuicios.

Buenos Aires, Vistos los autos:

"Recurso de hecho deducido por La Perseverancia Seguros S.A. en la causa B., O.O. cl Castro, R.M. si daños y perjuicios", para decidir sobre su procedencia.

Considerando:

  1. ) Que a raíz del accidente de t~ánsito ocurrido el 20 de agosto de 2000, a las 2.30 horas, en la avenida General Paz -mano hacia el Río de la Plataa la altura de la intersección con la avenida De los Constituyentes, entre el vehículo utilitario marca Fiat Fiorino y el automóvil Fiat Uno, falleció M.A.B. y Sebastián Vallaza resultó herido.

    Ambos viajaban en la cajuela del primer rodado, junto con otros tres conocidos.

    Los padres del fallecido y Vallaza demandaron a los conductores y propietarios de los automotores y a sus aseguradoras por resarcimiento de los daños y perjuicios sufridos.

    A su vez, R.C. y S.C.Á. de Castro -chofer y titular del Fiat Unoiniciaron demanda contra el conductor y due- ño de la furgoneta.

    La sentencia única de primera instancia desestimó las acciones iniciadas contra C. y C.Á. de Castro; rechazó las excepciones opuestas por el dueño del Fiat Fiorino y La Perseverancia Seguros S.A. y los condenó junto con el conductor, al que atribuyó la responsabilidad del hecho, a pagar las sumas establecidas.

    °) Que contra el pronunciamiento de la Sala H de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil que redujo los montos de las indemnizaciones y confirmó la decisión de grado en cuanto había rechazado la defensa de falta de legitimación pasiva por ausencia de cobertura, opuesta por la mencionada aseguradora en los juicios iniciados por los padres de Buffoni y por Vallaza, ésta interpuso el recurso extraordinario que, denegado, dio origen a la presente queja, que fue declarada procedente por esta Corte con fecha 6 de marzo de 2012, oportunidad en la que se dispuso suspender el procedimiento de ejecución.

  2. ) Que el a quo sostuvo que los últimos fallos que se habían dictado en materia de seguros, así como la doctrina del plenario "Obarrio" y la modificación de la ley de Defensa del Consumidor por la ley 26.361, llevaban a considerar que en los supuestos de seguro obligatorio, como en el caso de los automotores, las cláusulas de exclusión de cobertura, en cuanto desnaturalizaban las obligaciones o limitaban la responsabilidad de la compañía de seguros, eran inoponibles a las víctimas porque la ley tutelaba un interés superior que consistía en la reparación de los daños ocasionados a los terceros.

    En consecuencia, entendió que resultaba inaplicable el concepto de efecto relativo de los contratos (arts.

    1195 Y 1199 del Código Civil) .

    Por lo demás, señaló que la imprudencia de los damnificados, que al momento del accidente viajaban en un lugar no habilitado para el transporte de personas, no constituía la causa eficiente del hecho y sólo debía evaluarse en relación a la extensión del daño a resarcir.

    B.

    915.

    XLVII.

    RECURSO DE HECHO B., Osva1do O. el Castro, R.M. si daños y perjuicios. en su recurso extraordinario la aseguradora alega que el fallo es arbitrario ya que no debe responder más allá de las condiciones pactadas en la póliza que establece que "... la responsabilidad [del asegurador] se extiende a cubrir los daños sufridos por terceras personas transportadas en el habitá- culo destinado a tal fin en el vehículo asegurado, y siempre que su número no exceda la capacidad indicada en las especificacio- nes de fábrica o admitida como máximo para el uso normal del ro- dado". Afirma que no puede asimilarse el seguro obligatorio al que hace referencia la alzada, que tampoco es ilimitado pues estipula un tope de cobertura por responsabilidad civil de $ 90.000, más un monto equivalente al 30 % de la suma asegurada para responder por intereses y costas, con el seguro aquí contratado que ofrece una cobertura máxima de $ 3.000.000.

    Sostiene que la cámara ha omitido considerar la culpa de las víctimas, cuya conducta fue determinante en la producción de los daños, pues nada les hubiese ocurrido de haber viajado en el lugar correspondiente; y añade que la referencia a la función social del seguro constituye un abuso inadmisible para darle al contrato un alcance y efectos ajenos a los tenidos en mira por los contratantes y por el órgano de control.

    C. tica la remisión al fallo plenario "Obarrio" y a otros precedentes del fuero, sin mencionar la opinión contraria de la Corte Suprema, que ha declarado oponible a los terceros damnificados la cláusula que establece una franquicia en los contratos de seguro del transporte público automotor.

    Por último, afirma que los contratos son ley para las partes y los damnificados no pueden ignorar sus cláusulas desdé que el derecho a ser pagados por la compañía de seguros del victimario se concretará en tanto la conducta de este último resulte involucrada en el riesgo absorbido por la entidad aseguradora.

  3. ) Que aun cuando lo atinente a la interpretación y aplicación de normas de derecho común relativas al seguro de responsabilidad civil configura materia aj ena, en principio, a la vía excepcional del art.

    14 de la ley 48, ello no resulta óbice para su consideración por este Tribunal cuando el a qua ha prescindido de dar un tratamiento adecuado a la controversia de conformidad con las normas aplicables y las circunstancias comprobadas de la causa (conf.

    Fallos:

    324:3618; 325:329; 327:5082; 333:203, entre muchos otros) 60) Que ha sido acreditado, en términos que no son susceptibles de revisión en la vía federal, que los damnificados B. y Vallaza viajaban en la cajuela del vehículo de carga con tres amigos más; que el lugar no estaba habilitado para el transporte de personas; que se habían colocado "tablones de madera~' a modo de asientos improvisados y no había cinturones de seguridad ni apoya-cabezas; que la póliza del seguro excluía específicamente la reparación de los daños ocasionados a los transportados en dichas condiciones, circunstancias que llevaron a la aseguradora a declinar la cobertura.

  4. ) Que la Ley Nacional de Tránsito impone la necesidad de contratar un seguro obligatorio de responsabilidad civil

    B.

    915.

    XLVII.

    RECURSO DE HECHO B., Osva1do O. elC., R.M. sI daños y perjuicios. frente a terceros -transportados o nopor los eventuales daños que pudiera ocasionar el dueño o guardián del automóvil (art.

    68 ley 24.449), Y dispone también que su contratación debe realizarse de acuerdo con las condiciones que fije la Superintendencia de Seguros de la Nación, autoridad en materia aseguradora.

  5. ) Que los arts.

    109 y 118 de la ley de Seguros 17.418 establecen que el asegurador se obliga a mantener indemne el patrimonio del asegurado o del conductor por él autorizado por cuanto deban a un tercero como consecuencia de daños causa- dos por el vehiculo objeto del seguro, por cada acontecimiento ¿currido durante la vigencia del contrato, y "La sentencia que se dicte hará cosa juzgada respecto del asegurador y será ejecu- table contra él en la medida del seguro". 9°) Que sin perjuicio de señalar que el acceso a una reparación integral de los daños sufridos por las víctimas de accidentes de tránsito constituye un principio constitucional que debe ser tutelado, y que esta Corte Suprema ha reforzado toda interpretación conducente a su plena satisfacción, ello no implica desconocer que el contrato de seguro rige la relación jurídica entre los otorgantes (arts.

    1137 y 1197 del Código Civil) y los damnificados revisten la condición de terceros frente a los mismos porque no participaron de su realización, por lo que si desean invocarlo deben circunscribirse a sus términos (arts.

    1195 y 1199 del Código Civil, voto del juez L. en la causa "Cuello" y Fallos:

    330:3483).

    10) Que la función social que debe cumplir el seguro no implica, empero, que deban repararse todos los daños produci-

    dos al tercero victima sin consideración a las pautas del contrato que se invoca, máxime cuando no podia pasar inadvertido para los damnificados que estaban viajando en un lugar no habilitado para el transporte de personas y que de tal modo podian contribuir, como efectivamente ocurrió, al resultado dañoso cuya reparación reclaman.

    11) Que, por lo demás, la oponibilidad de las cláusulas contractuales ha sido el criterio adoptado por el Tribunal en los supuestos de contratos de seguro del transporte público automotor (Fallos:

    329:3054 y 3488; 331:379, y causas 0.166.

    XLIII.

    "O., M.P. cl Microómnibus Norte S.A. y otros" y G.327.XLIII.

    "G., A. y su acumulado cl La Economia Comercial S.A. de Seguros Generales y otro", sentencias del 4 de marzo de 2008).

    12) Que no obsta a lo dicho la modificación introducida por la ley 26.361 a la Ley de Defensa del Consumidor, pues esta Corte ha considerado que una ley general posterior no deroga ni modifica, implicita o tácitamente, la ley especial anterior, tal como ocurre en el caso de la singularidad del régimen de los contratos de seguro (M.1319.XLIV "M. de C., M.E. cl Vallejos, H.M. y otros si daños y perjuicios", fallada el 9 de diciembre de 2009).

    13) Que, por lo demás, cabe mencionar como pauta interpretativa que la resolución 34.225/09 de la Superintendencia de Seguros de la Nación, que establece las condiciones de la cobertura minima requerida por el arto 68 de la ley 24.449, aun cuando no resulta aplicable al caso por la fecha de su entrada

    B.

    915.

    XLVII.

    RECURSO DE HECHO B., O.O. elC., R.M. sI daños y perjuicios. en vigencia, prevé que el asegurador no indemnizará los daños sufridos por los terceros transportados en exceso de la capacidad del vehículo o en lugares no aptos para tal fin.

    14) Que, en consecuencia, demostrados los presupuestos fácticos y la existencia de la cláusula de exclusión de cobertura, no hay razón legal para limitar los derechos de la aseguradora, por lo que corresponde revocar la decisión sobre el punto.

    Por ello, habiendo dictaminado el Ministerio Público, con el alcance indicado, se declara formalmente admisible el recurso extraordinario y se dej a sin efecto la sentencia apelada en cuanto fue materia de recurso.

    Con costas.

    Vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que, por medio de quien corresponda, proceda a dictar un nuevo fallo con arreglo a lo expresado.

    No- ('/ O~O DISIE.RWLZAFFARONI

    f B.

    915.

    XLVII.

    RECURSO DE HECHO B., O.O. el Castro, R.M. si daños y perjuicios.

    SEÑORA MINISTRA DOCTORA DOÑA C.M.A. Considerando:

    Que el recurso extraordinario, cuya denegación origina la presente queja, es inadmisible (art.

    280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación) . habiendo dictaminado el Ministerio Público se ecta.

    N. y archívese.

    I Recurso de hecho deducido por La Perseverancia Seguros S.A., citada en garant- ía, representada por el Dr. G.B.. Tribunal de origen:

    Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, S.H.T. que intervinieron con anterioridad:

    Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil nO 42.

    D.O.

    00000001

    00000002

    00000003

    00000004

    00000005

    00000006

    00000007

    00000008

    00000009

    00000010