Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 4 de Febrero de 2014, R. 131. XLVII

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

R.

131.

XLVII.

RECURSO DE HECHO

R.,' M.Á. si p. s. a. homicidio calificado causa n° 145.289-.

Buenos Aires,4 a.e.~ de 20/4. Vistos los autos:

Recurso de hecho deducido por el Defensor Oficial de M.Á.R. en la causa R., M.Á. s/ p.s.a. homicidio calificado -causa n° 145.289-, para decidir sobre su procedencia.

Considerando:

Que el recurso de hecho ha sido deducido extemporáneamente (artículos 285 y 286 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación) .

Por ello y oído el señor Procurador General, se desestima la queja.

H. saber y archívese.

CARlOSS. .) 0181'-

-2"'-

R.

131.

XLVII.

RECURSO DE HECHO

R., M.Á. sI p.s.a. homicidio calificado causa n° 145.289-.

DENCIA DEL SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON E.

RAÚL ZAFFARONI Considerando:

1 0) Que la Cámara en lo Criminal de Primera Nominación de la ciudad de Córdoba, en lo que aquí interesa, resolvió:

"...I Declarar a M.;ÁngelR., ya filiado, coautor mate- rial y penalmente responsable de los delitos de homicidio cali- ficados por el vínculo (arts. 45, 48 y 80 inc. 1°, segundo su- puesto del e. P.) 'oo. y lesiones leves calificadas por el vínculo reiteradas -dos hechos- en concurso real (art. 55 e. P.) e impo- nerle para su tratamiento penitenciario la pena de prisión per- petua, accesorias de ley y costas, en los términos de los arts. 5, 9, 12, 29 inc. 3°, 40 Y 41 C.P. Y 412, 550 y 551 del e. P. P. oo.".

El tribunal tuvo por probado que entre ellO de febrero y el 4 de marzo de 2006, M.Á.R. profirió malos tratos de forma reiterada al menor D.M.P., de dos años de edad, provocándole numerosas lesiones que obligaron a su internación en un hospital, donde falleció el 4 de marzo.

El defensor del imputado interpuso recurso de casación contra esa resolución.

Sostuvo que el tribunal de juicio efectuó una interpretación errónea de la prueba y que también se equivocó al calificar el hecho, ya que no tuvo en cuenta que el menor no era hijo de R. y aplicó el agravante al dar por supuesto que existía un acuerdo entre los concubinos que permitía aplicar la comunicabilidad del agravante previsto en el arto 80 inc.

1° C.P.

2°) Que, el Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba, por unanimidad, decidió rechazar el recurso

interpuesto por la defensa, ya que luego de analizar la prueba producida en autos consideró que había quedado perfectamente acreditado el hecho y que respecto de la calificación otorgada, entendió que dado que R. conocía el vínculo de consanguinidad que unía a la coimputada P. con el niño, le cabía la comunicabilidad de la condición agravante descripta en el art.

80 inc. l° C.P.

3 0) Que contra esa decisión, la defensa de R. interpuso recurso extraordinario federal.

Se agravia porque entiende que el tribunal no abordó el principal argumento defensivo que se relaciona con la ausencia de acuerdo entre los coimputados R. y P. para dar muerte al menor.

El Tribunal Superior de C. no hizo lugar al recurso interpuesto, lo que dio lugar a la presentación de la presente queja.

4 0) Que girados los autos al señor Procurador General, éste se expidió a favor de desestimar el recurso de queja, por entender que "... el argumento de la fal ta de connivencia en los condenados y el subsidiario de que P., en todo caso, habría sido cómplice y no coautora, mediante los cuales la recu- rrente intenta sustentar la alegada imposibilidad de que el vínculo de aquélla con la víctima influya en la penalidad de Ro- bledo, remiten a la valoración de circunstancias de hecho y a la interpretación de normas de derecho común que fueron resuel tas con fundamentos suficientes, lo que descarta la tacha de arbi- trariedad" . 5°) Que si bien, en términos generales, las circunstancias de hecho o la interpretación de normas de derecho común

R.

131.

XLVII.

RECURSO DE HECHO

R., M.Á. si p.s.a. homicidio calificado - causa n° 145.289-. resultan ajenas a la jurisdicción de esta Corte, en la presente causa resulta procedente el tratamiento de los agravios, en cuanto se ha invocado que la interpretación dada a la ley común por el tribunal superior de la causa, conculca el reconocimiento de un principio constitucional y la sentencia ha sido contraria al interés del recurrente (artículo 14, inciso 3°, de la ley 48) 6°) Que el Libro Primero, Título VII del Código Penal trata la participación criminal, estableciendo una clara diferencia entre autor y partícipe y describiendo las características de las diferentes formas de complicidad, lo que se define en los artículos 45 y 46 de la ley.

Asimismo, en los artículos 47 y 48, incluidos en el mismo título, se trata el tema de lo que la doctrina nacional ha dado en llamar comunicabilidad de las cir- cunstancias, lo que no es más que una consecuencia necesaria del carácter accesorio que la participación tiene en nuestra ley respecto de la autoría.

Asimismo, de la lectura de los artículos mencionados surge claramente que nuestra legislación ha adoptado el criterio de accesoriedad limitada, es decir, que la accesoriedad entre autor y partícipe se mantiene hasta el nivel de la antijuridicidad, resultando que el juicio de culpabilidad es de carácter individual y personal para el autor y para cada partícipe.

El art.

47 dice:

"Si de las circunstancias particula- res de la causa resultare que el acusado de complicidad no quiso cooperar sino en un hecho menos grave que el cometido por el au- tor, la pena será aplicada al cómplice solamente en razón del

hecho que prometió ejecutar. Si el hecho no se consumase, la pe- na del cómplice se determinará conforme a los preceptos de este artículo y a los del título de la tentativa De la propia re- N• dacción surge claramente la división entre autor y cómplice y la independencia al momento de ejecutar el juicio de reproche respecto del compromiso asumido por uno y otro.

El art.

48 dice:

"Las relaciones, circunstancias y calidades personales, cuyo efecto sea disminuir o excluir la pe- nalidad, no tendrán influencia sino respecto al autor o cómplice a quienes correspondan. Tampoco tendrán influencia aquellas cuyo efecto sea agravar la penalidad, salvo el caso en que fueran co- nocidas por el partícipe El presente artículo mantiene la di- N• visión entre autor y partícipe, y en el primer párrafo presenta una regla general, que excluye la posibilidad de trasladar las calidades personales referidas a la culpabilidad y las causas personales de exclusión o cancelación de la punibilidad.

El segundo párrafo debe ser leído, no solo de manera armónica con el primero, sino en consonancia con el sentido de todo el título.

En principio no puede haber dudas respecto de que el agravamiento de la penalidad respecto del autor, solo tendrá influencia en el partícipe (cómplice o instigador) que la conociera y no a la inversa, pues de lo contrario se estaría invirtiendo, en este único párrafo, el sentido de la accesoriedad y al hacerlo, se estaría incurriendo en el campo de la teoría del autor único, que no es el sistema adoptado por nuestra ley penal.

Por otra parte, lo que reza la norma es que, de darse la situación descripta, ello influenciará el juicio de reproche del cómplice, pero bajo ningún aspecto, transferirá al partícipe la

R.

131.

XLVII.

RECURSO DE HECHO

R., M.Á. sI p.s.a. homicidio calificado - causa n° 145.289-. culpabilidad del autor.

Podrá agravar el juicio de reproche y consecuentemente la pena, pero en orden al análisis individual de culpabilidad.

En el presente caso, se le imputa a M.R., en carácter de autor, el homicidio del menor O.M.P., hijo de su concubina, circunstancia que, si bien conocía, no alteraba en modo alguno su propia motivación y es por ello por lo que deberá responder por su propio accionar.

7°) Que, además de lo ya explicitado, el arto 80, inc.

1 ° del Código Penal agrava el homicidio ej ecutado por un "...ascendiente, descendiente o cónyuge, sabiendo que lo son"; por lo que en su taxativa enumeración requiere desde el punto de vista del tipo objetivo, que esté presente el vínculo califican~ te que, en este caso, no se verifica ni por vía biológica ni por vía de adopción.

Además, no bastaría con que el vínculo se encuentre presente, es requisito del tipo que quien comete el homicidio lo conozca, ya que aún existiendo la relación parental, si esta fuera desconocida por el autor tampoco quedaría abarcado en la figura típica.

En síntesis, M.R. no era el padre biológico ni adoptivo de la víctima y tenía plena conciencia de ello, por lo que mal puede actuar como autor de un homicidio calificado, figura clasificada como delicta propia, ya que quien carece de los requisitos específicos requeridos por el tipo no tiene la posibilidad legal de ser autor, medie o no acuerdo entre las partes para la comisión del hecho, y por ello, en el presente caso, deberá responder por el homicidio simple del menor O.M.P.

Por ello, y oído el señor P. General, se hace lugar a la queja, se declara procedente el recurso extraordinario y se revoca la sentencia apelada.

Vuelvan los autos al tribunal de origen para que se dicte un nuevo pronuncia al presente.

N. y devuélvase. e.RAULZAFFARONI

R.

131.

XLVII.

RECURSO DE HECHO

R., M.Á. si p.s.a. homicidio calificado - causa n° 145.289-.

Recurso de hecho interpuesto por M.Á.R., representado por el Defensor Oficial Dr. Í.V.. Tribunal de origen:

Tribunal Superior de Justicia de Córdoba. Tribunal que intervino con anterioridad:

Cámara en lo Criminal de Primera No- minación de la ciudad de Córdoba.

D.O.

00000001

00000002

00000003

00000004

00000005

00000006

00000007

00000008

00000009

00000010