Sentencia nº 34227 de Tercera Cámara Civil de Apelaciones de la Provincia de Mendoza, Primera Circunscripción, 4 de Julio de 2012

PonenteCOLOTTO, MASTRASCUSA, STAIB
Fecha de Resolución 4 de Julio de 2012
EmisorPrimera Circunscripción

Expte: 34.227

Fojas: 364

En Mendoza, a los 04 días del mes de julio de dos mil doce, reunidos en la Sala de Acuerdo, los Sres. Jueces de esta Excma. Tercera Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, M., de Paz y T., trajeron a deliberar para resolver en definitiva los autos Nº 86.994/34.227, caratulados “ABDALA JORGE EDUARDO Y OT. C/ SAEZ EDUARDO DAMIÁN P/ D Y P”, originarios del Décimo Sexto Juzgado Civil, de la Primera Circunscripción Judicial, venidos a esta instancia en virtud del recurso de apelación interpuesto a fs. 326 contra la sentencia de fs. 309/11.

Llegados los autos al Tribunal, se ordenó expresar agravios a los apelantes, quedando los autos en estado de resolver.

Practicado el sorteo de ley, quedó establecido el siguiente orden de estudio: D.. COLOTTO, MASTRASCUSA y STAIB.

En cumplimiento de lo dispuesto por los arts. 160 de la Constitución Provincial y 141 del C.P.C., se plantearon las siguientes cuestiones a resolver.

PRIMERA CUESTION:

¿Es justa la sentencia apelada?

SEGUNDA CUESTION

Costas.

SOBRE LA PRIMERA CUESTION EL DR. COLOTTO DIJO:

  1. ) La sentencia de la instancia precedente dispuso admitir la pretensión ejercitada por la parte actora, condenando a los demandados a la suma de pesos treinta y un mil quinientos ($ 31.500) e imponiéndole las costas.

  2. ) El decisorio fue recurrido por Triunfo Cooperativa de Seguros Ltda., expresando agravios a fs. 340/6, manifestando disconformidad con el fallo apelado. Se agravia porque considera que el a quo se ha limitado a repetir los hechos descriptos por la actora sin ingresar al análisis de las responsabilidades en juego de cada uno de los partícipes, lo que la torna insuficiente y arbitraria.

    Cuenta que el codemandado D. conductor del Ford Taunus, único culpable del hecho fue condenado en sede policial por su transgresión y por no haber respetado la prioridad de la derecha que poseía S., por haber resultado el vehículo impactante y además hacerlo a alta velocidad sobre la parte trasera de la camioneta de S., cuando la ley de tránsito lo obligaba a ceder el paso a todo vehículo que circulase por una arteria situada a su derecha.

    Menciona luego la jerarquización que la ley de tránsito otorga a quien circula por la derecha, por lo que concluye que quien resultó único responsable del accidente fue D., no atribuyendo conforme a pericia ninguna transgresión a la camioneta asegurada (Ford Ranger), obteniendo idéntico resultado en sede administrativa por el que se condena a D. y sobresee a S..

    Que la actora sostuvo ser tercera ajena a la mecánica del hecho, por lo que no tiene la obligación de investigar la mecánica del accidente, pudiendo dirigir la acción en contra de cualquiera de los intervinientes, pero que el juez debe definir si ambos son culpables, si existió concausalidad o si se configuró la ruptura del nexo causal respecto de alguno de los intervinientes, que es lo que ocurrió en el presente caso, reiterando sus argumentos en cuanto a la asignación a su asegurado de la prioridad absoluta de paso y haber sido el vehículo embestido, no habiéndose demostrado que el Taunus detuvo su marcha o la disminuyó a los 20 km/h reglamentarios, por lo que concluye se interrumpió el nexo causal, resultando causa eficiente exclusiva la actividad de D..

    Considera a la sentencia arbitraria y carente de fundamentos, al no haber analizado las circunstancias del caso ni la mecánica del hecho, no tuvo en cuenta razones y defensas esgrimidas por la apelante, no aplicó la ley de tránsito y no advirtió la ruptura del nexo causal.

  3. ) A fs. 350/1 la actora apelada contesta la expresión de agravios, solicitando el rechazo de los agravios y por ende la confirmación del fallo apelado.

  4. ) A fs. 358 se ordena notificar al codemandado M.T.D., el traslado de los agravios, los que no contesta, quedando los presentes en estado de resolver.

  5. ) El agravio de la citada se sustenta en la falta de conexión causal entre la intervención de su asegurado y el resultado dañoso que por estos autos se pretende resarcir, por considerar que quien resultó único responsable del accidente, fue el sr. D. conducto...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR