Sentencia nº 36737 de Segunda Cámara Civil de Apelaciones de la Provincia de Mendoza, Primera Circunscripción, 29 de Octubre de 2012

PonenteGIANELLA, FURLOTTI, MARSALA
Fecha de Resolución29 de Octubre de 2012
EmisorPrimera Circunscripción

Expte: 36.737

Fojas: 273

En la ciudad de Mendoza, a los veintinueve días de octubre de dos mil doce se reúnen en la Sala de Acuerdos de la Excma. Cámara Segunda de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Mi-nas, de Paz y T., los Sres. Jueces titulares de la misma D.. S.F., G.D.M. y H.C.G. y traen a deliberación para resolver en definitiva la causa N° 6.605/36.737, caratulados: "Z.C. c/ Asociación Vecinal Parque de las Co-linas p/ acción de amparo” originaria del Tribunal de Gestión Asociada n° 1, de la Primera Circunscripción Judicial, venida a esta instancia en virtud del recurso de apelación interpuesto a fs. 254/260, por la parte actora, contra la sentencia de fecha 4 de setiembre de 2012, obrante a fs. 244/248, la que decidió: rechazar la acción de amparo, imponer las costas a la actora perdidosa y regular los honorarios a los profesionales intervinientes.

Habiendo quedado en estado los autos a fs. 188, se practicó el sorteo que determina el art. 140 del C.P.C., arrojando el siguiente orden de votación: D.. G., F. y Marsa-la.

SOBRE LA PRIMERA CUESTION, EL DR. GIANELLA DIJO:

  1. En contra de la sentencia agregada a fs. 244/248 de este expediente nro. 6.605 “ZA-RANTONELLO CLAUDIA C/ ASOCIACIÓN VECINAL PARQUE DE LAS COLINAS P/Acción de amparo”, dictada por la Sra. Juez del Tribunal de Gestión Asociada n° 1, de la ciudad M., apeló la actora, según su escrito de fs. 254/260.

    La decisión consistió en el rechazo de la acción de amparo interpuesta por C.Z., impuso las costas a la actora perdidosa y reguló los honorarios de los profe-sionales que actuaron en la causa.

  2. Los antecedentes del litigio, tal como los ha relatado adecuadamente la Sra. Juez, son los que, en síntesis, siguen:

    La Sra. C.Z. promovió acción de amparo en contra de Asociación Ve-cinal Parque de las Colinas, con el fin de obtener la declaración de inconstitucionalidad y nuli-dad de la resolución dictada por el Consejo de Disciplina de la Asociación Vecinal Barrio Par-que de las Colinas, por la aplicación de la sanción de la multa por el importe mensual que de-talla.

    Sostiene la amparista que la acción resulta la vía más idónea, por cuanto al accionar contra el que se reclama resulta palmariamente ilegítimo y arbitrario, y existe un daño cierto, actual, grave e irreparable.

    Refiere que remitir la dilucidación de la cuestión a vías normales implicará un retardo de justicia que concluirá en una real frustración del derecho de su parte.

    Afirma que los miembros de la Comisión Directiva de la Asociación Vecinal Parque Las Colinas, elevaron denuncia al Consejo de Disciplina de la Asociación alegando que la actora posee un gran número de perros que, además de insoportables ruidos molestos, provo-can hedor en el lugar con el peligro de transmisión de enfermedades que todo ello conlleva, por lo que sostuvieron se estaría violando los arts. 8 y 9 del Reglamento de Convivencia.

    Señala que efectuó una presentación mediante la cual les explicó que el reglamento era nulo y que el Consejo de Disciplina y la Asociación Vecinal resultaban incompetentes y negó los hechos que se le imputaban.

    Indica que en su domicilio existe permanentemente un número variable de perros por participar activamente en la Sociedad Mendocina Protectora de Animales y que resulta inacep-table que la Unión Vecinal, a través de su Consejo de Disciplina pretenda atribuirse facultades que les corresponda a las autoridades municipales y que sancionen un reglamento que altere el ejercicio del derecho de propiedad. Que en un lote de 750 mts.2 sólo se pueda tener dos perros constituye una conducta intolerante y discriminatoria, y también una reglamentación irrazona-ble y nula.

    Expresa que se opuso expresamente a la inspección ocular ofrecida como prueba por el Consejo de Disciplina y que el mismo dictó una resolución que le aplica una sanción de multa por $40 mensuales.

    Refiere que la Asociación Vecinal aprobó el reglamento en asamblea que se convocó al efecto y que por ello entendían que era competente el Consejo de Disciplina para aplicar la sanción, se rechazó el planteo recusatorio realizado por su parte y se tuvieron por probados los hechos mediante un acta de constatación municipal del año 2006 y con la fuerte presunción en contra que le otorga la oposición a prueba que formuló.

    Destaca la forma de configuración de la ilegalidad manifiesta y las diversas especies de ilegitimidades manifiestas que contiene el acto atacado, entre ellas la violación del derecho de propiedad, la violación a la libertad de asociación y conciencia, la violación al derecho de de-fensa y del debido proceso legal y considera que la medida es irrazonable, que se quebrantó el principio de seguridad jurídica y se transgredió el principio de legalidad.

  3. La juez de grado, en cuanto ha sido materia de agravios, basó su decisión sobre la base de los siguientes fundamentos:

    1. Luego de exponer sobre la excepcionalidad de la acción de amparo refirió que para la procedencia de esta acción debe existir un hecho, acto u omisión que provenga de autorida-des públicas o particulares, y que en forma actual e inminente y con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta altere, amenace, lesione, restrinja o impida el ejercicio de los derechos reconocidos explícita o implícitamente por la Constitucional Nacional o Provincial, un Tratado, o una ley.

    2. Para determinar si la resolución que ataca la accionante reúne los caracteres reseña-dos para que proceda la acción de amparo conviene recordar algunos conceptos respecto de los barrios cerrados. Se entiende por “urbanización privada residencial” a un área territorial, con inmuebles o unidades funcionales o parcelas privativas y comunes, destinadas las prime-ras a viviendas y las segundas a la práctica de actividades deportivas, sociales y/o culturales, en una relación funcional y jurídica que las convierte en un todo inescindible, vinculadas con su destino. Existen dos modalidades de urbanizaciones privadas especiales; los countries (clu-bes de campo) y los barrios cerrados.

    3. La creación de este tipo de urbanizaciones genera una red de relaciones complejas patrimoniales, que necesariamente deben ser enmarcadas jurídicamente, careciendo nuestro país, de un régimen legal especial, quedando en diversas ocasiones enmarcadas ya sea en el ámbito de la propiedad horizontal, o en el de sociedades anónimas, o asociaciones civiles con personería jurídica, entre otros.

    4. Ya sea por sometimiento al régimen previsto por la ley 13.512, o por el carácter de asociación, o sociedad anónima, los propietarios (o quien ocupe su lugar) deben cumplir con las normas previstas en el reglamento y observar las limitaciones y prohibiciones legales y contractuales.

    5. Verificó que la Asociación Vecinal Parque de las Colinas es una asociación sin fines de lucro y posee personería jurídica n° 1189, a tenor de la aprobación de su estatuto y la auto-rización para funcionar, de conformidad con el decreto n° 14, de fecha 8 de enero de 1980.

    6. La Asociación posee un reglamento de convivencia correspondiente al Barrio Parque de Las Colinas, aprobado por la Asamblea de socios el 10 de abril de 2010.

    7. El art. 1° dispone que a partir de la entrega a los vecinos no se podrá alegar el desco-nocimiento del mismo, mientras que el 8° dispone que se permite la tenencia de hasta dos animales domésticos no peligrosos por cada vivienda, debiendo los propietarios arbitrar las medidas necesarias para mantenerlos dentro del perímetro del domicilio; el art. 9 establece que “los propietarios deberán arbitrar los medios necesarios para evitar que sus mascotas ensucien, contaminen, produzcan olores… Los propietarios de las mascotas serán responsables por los daños que éstas ocasionen a personas o bienes de vecinos y/o terceros”.

    8. El art. 17 dispone las sanciones en caso de transgresión de las normas previendo el apercibimiento y multa. El art. 19 regula el procedimiento a seguir en caso de verificación de cualquier infracción.

    9. Con posterioridad a la sanción del reglamento se inició el sumario a la parte actora, de conformidad al mismo, por lo que no fue su accionar ni su resolución contraria a derecho, ostensiblemente arbitraria o ilegítima, ni vulneró su derecho de defensa o de libertad de aso-ciación o propiedad.

    10. Demostrado que la actora posee animales en cantidad y que con su conducta viola el reglamento del barrio, la decisión de la Comisión de Disciplina no resultó violatoria...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba