Sentencia de Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba - Sentencia nº 46 de Sala Contencioso Administrativa, 28 de Junio de 2013

Fecha de Resolución28 de Junio de 2013
EmisorSala Contencioso Administrativa

SENTENCIA NÚMERO: CUARENTA Y SEIS.

En la ciudad de Córdoba, a los veintiocho días del mes de junio de dos mil trece, siendo las doce horas, se reúnen en Acuerdo Público los Señores Vocales integrantes de la Sala Contencioso Administrativa del Excmo. Tribunal Superior de Justicia, D.D.J.S., A.L.T.T. y Armando Segundo Andruet (h), bajo la Presidencia del primero, a fin de dictar sentencia en estos autos caratulados: "CALIERIS, HENRI JOSÉ C/ LOTERÍA DE CÓRDOBA S.E. (L.C.S.E.) Y OTRA - PLENA JURISDICCIÓN - RECURSO DE APELACIÓN" (Expte. Letra "C", N° 30, iniciado el cuatro de noviembre de dos mil nueve), con motivo del recurso de apelación interpuesto por el actor (fs. 331), fijándose las siguientes cuestiones a resolver:-

PRIMERA CUESTIÓN: ¿Es procedente el recurso de apelación?-

SEGUNDA CUESTIÓN: ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?-

Conforme al sorteo que en este acto se realiza los Señores Vocales votan en el siguiente orden: D.D.J.S., A.L.T.T. y Armando Segundo Andruet (h).-

A LA PRIMERA CUESTIÓN PLANTEADA EL SEÑOR VOCAL DOCTOR DOMINGO JUAN SESIN, DIJO:-

  1. - A fs. 331 el actor interpone recurso de apelación en contra de la Sentencia Número Ciento veinticuatro, dictada por la Cámara Contencioso Administrativa de Segunda Nominación el cinco de agosto de dos mil nueve (fs. 308/330vta.), que resolvió: "1) Rechazar la defensa de falta de acción opuesta por Lotería de la Provincia de Córdoba S.E. (LPCSE). 2) Rechazar la demanda contencioso administrativa de plena jurisdicción incoada por el señor H.J.C. en contra de Lotería de la Provincia de Córdoba S.E. (LPCSE) y de la Provincia de Córdoba, confirmando la validez y eficacia de los actos administrativos impugnados. 3) Imponer la costas a la parte actora...".-

  2. - Concedido con efecto suspensivo por el Tribunal a quo (fs. 332), se elevan los autos a este Tribunal (fs. 340), corriéndose traslado al apelante (fs. 342), quien lo evacua a fs. 348/352vta., solicitando se revoque la sentencia, con costas.-

    La expresión de agravios admite el siguiente compendio.-

    Afirma que el Tribunal a quo tuvo por verificado que incurrió en inasistencias injustificadas que superaron el máximo previsto para disponer su cesantía.-

    Refiere que la Sentenciante incurrió en un error al afirmar que los certificados médicos no fueron presentados conforme a la ley.-

    Apunta que de las constancias de autos y lo afirmado por la demandada, surge en forma fehaciente que los certificados originales emitidos por una entidad pública fueron presentados a la Lotería de Córdoba sito en calle 27 de Abril 185 y luego remitidos por fax al Casino de Corral de B..

    Sostiene que ante la disparidad de los criterios médicos, la carpeta otorgada debía considerarse vigente hasta que se produjo la intervención de Reconocimientos Médicos de la Provincia, a lo que corresponde adicionar que conforme el Estatuto había pedido licencia de veinte días por enfermedad de su esposa, por lo que no existieron las inasistencias injustificadas que le fueron atribuidas, circunstancia que la Sentenciante omitió considerar.

    Señala que el Tribunal a quo afirmó que se respetó el debido proceso adjetivo y se garantizó su derecho de defensa, pero ello no fue así en razón que se debería haber valorado que los certificados médicos cumplían los requisitos impuestos por las normas y que los mismos fueron desconocidos por la demandada, quien pretendió que el agente enfermo se trasladara o remitiera los certificados al casino distante a más de quinientos kilómetros de su domicilio, máxime si se tiene en cuenta que el traslado del agente estaba cuestionado.

    Relata que le agravia lo expuesto por la Sentenciante respecto al carácter no suspensivo de la impugnación administrativa realizada por su parte, basado en la presunción de legitimidad y ejecutoriedad que poseen los actos administrativos.

    Expresa que tales caracteres ceden cuando como sucede en el caso se vulneran derechos inalienables del ciudadano.

    Dice que el traslado del Casino de Alta Gracia en el que prestó servicios por más de veinte años implicó alterar sus condiciones de trabajo.-

    Aduce que la Sentenciante incurrió en falta de fundamentación al no expresar las razones que justifican el rechazo de los argumentos expuestos por su parte.-

    Refiere que no existe norma que obligue a trabajar a un agente en forma gratuita, lo que sucede con las condiciones que se pretendían imponerle con su traslado al Casino de Corral de B., lo que implicaba el gasto íntegro de su sueldo.-

    Arguye que el Tribunal de Mérito debió verificar si la Administración se había excedido de la potestas variandi al disponer su traslado y si existieron razones de servicio que lo justificaran.

    Afirma que se omitió ponderar los gastos que acarrea el cambio de destino a más de quinientos kilómetros de su residencia, susceptibles de resentir sus remuneraciones y, por ende, afectar el principio de igual remuneración por igual tarea.-

    Sostiene que le produce agravio la decisión de la Sentenciante de imponer las costas a su parte, ya que debieron ser impuestas por el orden causado, por cuanto se creyó con derecho a litigar.-

    Reitera la reserva del caso federal (art. 14, Ley 48).

  3. - A fs. 353 se corrió traslado por su orden del recurso de apelación a las demandadas, quienes lo evacuaron a fs. 356/360 y 363/365, Provincia de Córdoba y Lotería de Córdoba S.E. respectivamente, solicitando, por las razones que expresan en sus escritos, el rechazo del remedio impugnativo, con costas.-

  4. - A fs. 366 se dicta el decreto de autos, el que firme y consentido (fs. 367/368vta.) deja la presente causa en condiciones de ser resuelta.

  5. - El recurso bajo análisis ha sido oportunamente interpuesto, contra una sentencia definitiva dictada en primera instancia y por parte legitimada, razón por la cual corresponde su tratamiento (arts. 43 y ss. del C.P.C.A.).

  6. - La sentencia de la Cámara a quo contiene una adecuada relación de causa, la cual debe tenerse por reproducida en la presente a los fines de evitar su innecesaria reiteración (art. 329 del C.P.C. y C.).-

  7. - Mediante el pronunciamiento recaído en autos el Tribunal a quo rechazó la demanda contencioso administrativa de plena jurisdicción, confirmando la validez y eficacia de los actos administrativos impugnados: la Resolución de la Subgerencia Departamental de Casinos y Bingos de la Lotería de C.S.E.N.V. de fecha veinte de marzo de dos mil (fol. 4, Expte. Adm. Nro. 0449-03188/2000) y su confirmatoria la Resolución del Señor Interventor de la Lotería de C.S.E.N.C. ochenta y uno del ocho de junio de dos mil seis (fol. 29, expte. adm. cit.), mediante las cuales se trasladó por razones de servicio al Señor Calieris desde el Casino de Alta Gracia al Casino de Corral de Bustos el Decreto Poder Ejecutivo Provincial Número Mil ochocientos veinte de fecha veintiocho de agosto de dos mil uno que dispuso la cesantía del accionante por encontrarlo incurso en más diez días de inasistencias injustificadas conforme las previsiones del artículo 19 inciso a) de la Ley 5944 (cfr. fol. 56 y vta., expte. adm. iniciado por la Gerencia de Casino y B. anexado al Fol. Único Nro. 73 al Expte. Adm. Nro. 0449-046006/2000) y su confirmatorio el Decreto del Poder Ejecutivo Provincial Número Tres mil treinta y siete del veintiséis de diciembre de dos mil uno (cfr. fol. 61 y vta. ib.).

    Contra dicho pronunciamiento alza su embate recursivo el actor señalando que el Tribunal a quo incurrió en una errónea apreciación de los hechos de la causa y en falta de fundamentación al considerar legítimos los actos administrativos impugnados que dispusieron su traslado y posterior cesantía.

  8. - A los fines de la correcta dilucidación de la problemática planteada, se tratan en primer término los agravios vinculados con la decisión de la demandada de trasladar al actor desde el Casino de Alta Gracia al de Corral de B., para luego tratar la crítica impugnativa referida a la confirmación de la legitimidad de la sanción expulsiva dispuesta por el Poder Ejecutivo Provincial.

    9.1.- En orden al primer tema propuesto, cabe tener en cuenta la pacífica doctrina que en materia de empleados de casino ha sustentado esta Sala Contencioso Administrativa, con diversas integraciones y en numerosos pronunciamientos, en los que se trató el tema relacionado al legítimo ejercicio del ius variandi en sus distintas manifestaciones y las facultades discrecionales para su ejercicio dentro de un marco de razonabilidad y juridicidad (vid "Tejeda..." Sent. N.. 4/1996; "J...." Sent. N.. 13/1996; "Polla…" Sent. N.. 20/1996; "Segovia..." Sent. N.. 26/1996; "C...." Sent. N.. 59/1996; "Albertinazzi..." Sent. N.. 58/1999; "C., J.C...." Sent. N.. 130/1999; "I...." Sent. N.. 36/2000; "L., J.Á...." Sent. N.. 115/2000, "J., J.C...." Sent. N.. 21/2005, entre otras).

    Dicha facultad otorgada a la Administración tiene su fundamento y razón de ser en las singulares condiciones y modalidades operativas que impone la explotación comercial de las Salas de Entretenimiento (manejo de valores en una forma sui generis, control de trabajo por la propia conciencia y conducta de los empleados, cfr. art. 88 de la Reglamentación del Estatuto para el Personal de Salas de Entretenimiento de la Provincia de Córdoba) y tal como se expresa en el Mensaje de Elevación de la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR