L

Autor:Eduardo Jorge Arnoletto
Páginas:101-106
 
EXTRACTO GRATUITO

101
ro. Su posibilidad reside en que la
interacción (de los hombres entre
sí o de los hombres con la Natura-
leza) puede actualizar potenciali-
dades latentes que de otro modo
hubieran permanecido dormidas.
Comprobar que la explotación ra-
cional y conservacionista de la na-
turaleza es más eficaz y producti-
va que su expoliación; verificar
que la vida en democracia y liber-
tad es más eficiente y creativa que
el orden despótico no son consta-
taciones vanas: no hay conoci-
miento político más importante
que el que permite convertir el
juego de suma cero en juego de
suma variable. El concepto tiene
también una faz sombría: del
mismo modo que todos los juga-
dores pueden ganar, también
pueden perder: una interacción
equivocada produce un plus de
disvalor que da un resultado de
suma negativa, con consecuen-
cias aún peores que los juegos de
suma cero; valgan como ejemplos
las políticas económicas que mar-
ginan partes importantes de la po-
blación y terminan volviendo in-
habitables las ciudades para to-
dos; o la desertización de los
campos por sobrecarga en su ex-
plotación, etc.
JUSTICIA: Como principio norma-
tivo, consiste en "dar a cada uno lo
que le corresponde". Es un ideal,
un concepto-límite, al cual se tien-
de, sin alcanzarlo jamás, pero cu-
ya presencia orienta y estimula las
acciones concretas que se inspi-
ran en él de manera más o menos
imperfecta. Presenta dos elemen-
tos esenciales: la alteridad (rela-
ción entre dos sujetos) y la igual-
dad (entre lo que se da y lo que se
recibe). Su forma más elemental
es la conmutativa, que regula las
relaciones entre individuos sobre
la base del principio de igualdad;
la justicia distributiva manifiesta el
deber de la sociedad de realizar el
bien común entre los miembros; la
justicia vindicativa expresa el de-
recho y el deber de las autorida-
des de castigar los delitos; y la jus-
ticia social, de origen más recien-
te, procura corregir las conse-
cuencias inaceptables para la dig-
nidad humana de la aplicación
formal de normas jurídicas sobre
los integrantes más débiles de la
sociedad. Su problema filosófico
fundamental estriba justamente en
determinar qué corresponde a ca-
da uno: qué le es debido y qué
puede exigir cada uno. El criterio
de igualdad es inadecuado; se usa
el criterio de proporcionalidad ,
que plantea un nuevo problema:
sobre qué término se establece la
proporcionalidad . La respuesta
varía con las diversas ideologías:
la dignidad de cada uno en las
concepciones clasistas; el mérito
en las concepciones liberales; la
necesidad en la concepción
marxista.
LATITUD DE DECISION: La po-
testad institucional de decisión de
un funcionario, de una organiza-
ción, de un sistema puede visuali-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA