B

AutorEduardo Jorge Arnoletto
Páginas13-15

13
propio. En sentido estricto, es la
capacidad de darse a sí mismo
sus propias normas de acción.
AUTORIDAD: Es el ejercicio del
poder acompañado de legitimidad.
En primer lugar esto quiere decir
que el centro del poder es creíble:
sus mensajes serán creídos, casi
con independencia de su conte-
nido, al menos durante un tiempo,
porque implican la promesa de ser
compatibles con nuestro sistema
de valores y con las necesidades y
aspiraciones del grupo al que per-
tenecemos y que ese poder aglu-
tina.
AUTORITARISMO: Cuando en un
país un solo partido tiene el mo-
nopolio de la actividad política le-
gal y no admite ninguna excepción
a su poder, se habla de un régi-
men político totalitario. Cuando
ese régimen monopartidista ejerce
un gobierno fuerte pero tolera la
existencia y actuación política de
ciertos grupos de intereses bien
definidos (terratenientes, industria-
les, militares, eclesiásticos) se
habla de un régimen político auto-
ritario. Por otra parte, el concepto
de autoritarismo se aplica a tres
contextos diferentes: la estructura
de los sistemas políticos, las dis-
posiciones psicológicas relaciona-
das con el poder y las ideologías
políticas. Los regímenes autorita-
rios privilegian el mando, el poder,
y menosprecian el consenso. Co-
mo disposición psicológica, la per-
sonalidad autoritaria se caracteriza
por la íntima fusión de dos carac-
terísticas aparentemente opues-
tas: la disposición a la obediencia
y a la obsecuencia respecto de los
que tienen poder y la arrogancia y
el desprecio respecto de los su-
bordinados y los débiles. Final-
mente, las ideologías autoritarias
niegan la igualdad de los hombres,
enfatizan la jerarquía como fuente
de orden y evalúan como virtudes
los rasgos de la personalidad au-
toritaria.
AUTOTRANSFORMACION: Las
sociedades cambian continua y
lentamente, en aspectos limitados
y en algunos objetivos; ocasional-
mente también puede ocurrir que
experimenten cambios profundos,
que permitan hablar de una auto-
transformación, ya sea violenta o
pacífica. Es una expresión de vita-
lidad política, aunque hay que re-
conocer que generalmente se re-
fiere a los aspectos instrumentales
de la cultura más que a los rasgos
esenciales del modo de ser de un
pueblo.
BIEN COMUN: Es un concepto
que proviene del pensamiento po-
lítico católico, desarrollado particu-
larmente por la Escolástica, como
elemento protagónico de su visión
social, asentada en la solidaridad.
Es el principio formador de la so-
ciedad y el fin al cual esta debe
tender en su dimensión natural-
temporal. Se distingue del bien in-
dividual y del bien público, que es
el bien de todos en tanto que con-

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba